La innovación revoluciona los agronegocios en África

Refrigeradores solares, tractores de alquiler vía móvil, aplicaciones climatológicas, equipos de riego solar… transforman el sector que más empleos genera en el continente.

El eslogan “África podría ser el futuro granero del mundo” ha resonado ampliamente los últimos años. Y no es de extrañar. Con más del 60% de la tierra cultivable no cultivada del mundo, además de un 10% de los recursos de agua dulce, el inmenso potencial agrícola del continente es innegable. La agricultura, asimismo, es el principal motor económico de África. El sector representa actualmente más de la mitad de puestos de trabajo de la región subsahariana, y el mercado alimenticio podría generar aún muchos más. A pesar de todo, el continente tiene uno de los rendimientos agrícolas más bajos del mundo y según el último informe de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) sobre el Estado de la seguridad alimentaria y la nutrición, el 23% de los africanos padece desnutrición crónica.

Las razones de esta contradicción son numerosas y complejas. Los efectos devastadores del cambio climático, grandes extensiones de tierra fértil no utilizada, variedades de semillas de bajo rendimiento, sistemas de irrigación ineficientes, elevado coste de los fertilizantes, carencia o inadecuación de almacenamientos, alto precio del transporte e infraestructuras precarias para la distribución de mercancías, falta de capacitación técnica e investigación, baja mecanización, escasez presupuestaria y/o dependencia de la ayuda externa, volatilidad de los precios de los productos agrícolas… Sin embargo, la explosión demográfica que está experimentando el continente requiere de respuestas rápidas para alentar el crecimiento de la productividad agrícola. De tal forma que, la gran cantidad de tierra cultivable y una masa de población joven que para 2050 alcanzará los 830 millones, sean más una oportunidad que un reto.

Pero, ¿cómo intensificar la producción de tierras agrícolas de forma sostenible, cuando, según el Banco Africano de Desarrollo, África gasta 35.000 millones de dólares en importaciones de alimentos anualmente? “África necesita modernizar sus sistemas alimentarios”, señalaban recientemente los hermanos Joan, Josep y Jordi Roca, chefs y embajadores de buena voluntad del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). La modernización agraria y los agronegocios deben ir de la mano de tal forma que, en los próximos años, puedan convertirse en grandes dinamizadores del crecimiento económico de África. Entendidos por la FAO como “la expansión comercial en el sector agrícola y rural, y sus cadenas”, los agronegocios y la adopción de nuevas tecnologías serán el punto de inflexión para darle un empujón definitivo a la principal fuente de empleo del continente.

Y ya hay diferentes iniciativas punteras. Aquí, una pequeña muestra:

Hello Tractor, el Uber de los campesinos

Las zonas rurales de Nigeria, Kenia, Senegal, Sudáfrica, Tanzania o Mozambique disponen de Hello Tractor, una aplicación que está solucionando el problema de la baja mecanización del campo. Permite que los agricultores que no pueden comprar maquinaria para trabajar sus tierras, alquilen tractores a través de sus teléfonos móviles y de forma asequible. Pero, ¿y si el agricultor no tiene teléfono móvil? Hello Tractor dispone de una red de agentes de reservas locales para facilitar el servicio y acortar la brecha tecnológica.

Aprovechando que en África solo hay un promedio de 13 tractores por cada 100.000 kilómetros cuadrados, Hello Tractor conecta a los agricultores con las flotas disponibles y sus propietarios, quiénes, a su vez, pueden monitorizar sus vehículos y optimizar su comercialización a través de la aplicación digital. Como ocurre con empresas como Uber, el rendimiento de la máquina o el buen uso por parte del arrendador se pueden evaluar a través del teléfono móvil, garantizando la optimización de los servicios y dando seguridad a los usuarios.

El éxito ha sido tal que, en menos de cuatro años, más de 250.000 clientes de la empresa se han beneficiado de este sistema. Su fundador, el norteamericano Jehiel Oliver, asegura: “Les permite plantar 40 veces más rápido a un tercio del costo”.

SunDanzer, un refrigerador solar para los pequeños productores de leche

Un novedoso sistema de refrigeradores solares ayuda a los pequeños productores lecheros de Kenia y Ruanda a mantener sus productos lácteos frescos y reducir su deterioro. Debido a la limitada electrificación en las zonas rurales, el 85% de las 800.000 granjas lecheras de Kenia no tienen acceso a almacenamiento y transporte refrigerados. Esta deficiencia en las cadenas de distribución da como resultado que menos de la mitad de la leche producida llegue a los procesadores. En consecuencia, muchos productores y procesadores pueden perder ganancias.

Pero SunDanzer ha desarrollado un sistema de refrigeración portátil diseñado para abastecer el mercado lácteo de Kenia con energía limpia. El sistema comprende un refrigerador fotovoltaico (PVR) que usa energía solar para enfriar el contenido de esta pequeña nevera. Gracias a una batería para el almacenamiento de la energía, permite que los granjeros mantengan fría la leche recolectada en contenedores de aluminio esterilizados mientras la transportan a instalaciones de procesado.

Digital Green, el YouTube de los agricultores

Lanzado en 2008 en India, este sistema ya ha ayudado a alrededor de 1,2 millones de agricultores, entre los que se encuentran pequeños campesinos de Etiopía, Mozambique, Tanzania, Ghana, Malawi y Níger. Se trata de una plataforma de videos dirigidos a la comunidad agrícola y difundidos a través de redes sociales locales para alentar a los agricultores a adoptar nuevas prácticas para mejorar sus medios de vida y compartir conocimientos con otros agentes del sector.

El enfoque de la compañía se basa en una especie de red de grupos de autoayuda, que impulsa la producción local de videos de bajo costo, incluyendo no solo consejos sobre las cosechas o el clima, sino también sobre alimentación infantil o el autocuidado durante el embarazo.

La estrategia de éxito de esta organización es darse cuenta de que cada contexto tiene sus necesidades específicas, con calidades del suelo, acceso al agua, idioma o capacidades de los agricultores concretas para cada país. Por ello, los agricultores locales se hacen cargo de la producción de los vídeos, y quedan conectados con expertos en la materia a través de las redes sociales.

Techno Brain y Microsoft Corporation, el software para la resiliencia climática

La compañía de desarrollo de aplicaciones software líder en África, Techno Brain, y la empresa tecnológica líder mundial, Microsoft, han lanzado una plataforma digital conjunta para ayudar a los agricultores africanos a mejorar el rendimiento de los cultivos y aumentar sus ingresos, a la vez que plantan cara al desafío climático.

El proyecto piloto está ya en marcha en Malawi y Tanzania, con la Asociación Nacional de Pequeños Agricultores de Malawi (NASFAM) y ETG Farmers Foundation, respectivamente. El sistema funciona de tal forma que los agricultores reciben información a través de sus dispositivos móviles con un servicio de mensajes cortos (SMS) y plataformas de voz sobre la semana óptima de siembra, alertas por plagas, avisos meteorológicos adversos, información del mejor momento para la cosecha, sobre los precios del mercado o consejos agrícolas diversos. Estos son desarrollados en colaboración con socios expertos del sector y los propios ministerios medioambientales de los Gobiernos africanos.

Mediante el uso de coordenadas del Sistema de Posicionamiento Global (GPS), lluvia esperada y patrones climáticos, del tipo de tierra y nutrición del suelo, la información se sube a la nube donde se generan ideas para ayudar a los agricultores africanos a tomar las mejores decisiones agrícolas, con el objetivo de mejorar su eficiencia.

El equipo tanzano de riego solar inteligente

El Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) y el centro de Optimización de la Investigación Agrícola Inteligente (SAROS) han creado un dispositivo de Agricultura Climáticamente Inteligente en el norte de Tanzania que se basa en el riego inteligente habilitado con Internet, combinando sensores de agua automatizados con el análisis de datos en la nube para mejorar el rendimiento de los cultivos y reducir el uso del agua.

La energía solar minimiza la utilización de recursos hídricos en la agricultura, y un sensor de humedad del suelo integrado en el equipo dispara automáticamente el riego en función de los déficits hídricos, lo que resulta en un 40% menos de uso de agua y un 60% de ahorro de mano de obra. Además, gracias a la plataforma móvil Mwanga se ayuda a los pequeños productores a superar algunas lagunas de información. En ella, los agricultores están al día de las actividades del proyecto, reuniones u oportunidades de capacitación, y les sirve como canal para tener asesoramiento y generar sinergias entre ellos.

M-Shamba, una aplicación para la gente de campo

Esta plataforma interactiva, diseñada en 2012 en Kenia, toma su nombre de la palabra suajili shamba (campo). Se trata de una aplicación accesible a partir de teléfonos inteligentes tanto como de dispositivos de gama baja. La empresa utiliza un sistema de SMS regular proporcionando al suscriptor información sobre su producción, la mejor época para la cosecha, datos para optimizar la comercialización de sus productos, consejos para acceder a créditos o información meteorológica.

Los suscriptores pagan una tarifa mensual por el servicio y a cambio reciben información personalizada en función de su ubicación, lo que les permite saber qué cultivar dentro de cada temporada dependiendo de dónde se encuentren, el clima del momento o los precios del mercado. De la misma forma, los agricultores suscritos a M-Shamba también pueden compartir información entre ellos y conocer de primera mano las novedades más recientes en sus distintos campos de interés.

ICOW, la amiga telefónica de los granjeros africanos

Esta aplicación tiene como objetivo reducir las tasas de mortalidad de las vacas y educar a los agricultores sobre las prácticas agrícolas adecuadas para que puedan sacar más rendimiento de su ganado. Creada por el granjero Su Kahumbu, es totalmente gratuita y funciona incluso en teléfonos móviles básicos. Desde su creación, ha conseguido registrar a más de 60.000 agricultores de Kenia, Tanzania y Etiopía.

Los agricultores inscriben a cada vaca en la aplicación, con información sobre su peso o las fechas de parto. A partir de los datos informados, iCow envía recordatorios personalizados vía SMS al agricultor para no olvidar los horarios de ordeño, las fechas de vacunación u otros consejos de nutrición y reproducción. Además, la aplicación también sirve para poner a los agricultores en contacto con los veterinarios locales, mejorando la salud de las vacas y la calidad de su carne y leche, que a su vez, reporta mayores beneficios a los granjeros y un mayor control de calidad en el sector.

TIGO KILIMO, un aliado digital contra las estafas a los minifundistas

Con sede en Tanzania, Tigo Kilimo –Tigo es una compañía telefónica y Kilimo significa agricultura en kisuajili– es una aplicación que proporciona información sobre agronomía, precios del mercado o climatología a millones de pequeños agricultores tanzanos poco conectados a la cadena de valor de sus productos.

Funciona principalmente a través de SMS, principalmente para evitar que los pequeños campesinos sufrieran timos por parte de los intermediarios a la hora de vender sus productos agrícolas y poder, así, sacar mejor rendimiento de sus mercancías comprobando los precios reales en el mercado de productos como los tomates o las patatas.

FUENTE

Deja un comentario