La innovación de España para producir semillas de alta calidad

La gestión de calidad de los cultivos es una de las actividades más importantes a la hora de poder garantizar la obtención de buenos resultados en una cosecha. Realizar un examen minucioso de la muestra gracias a la incorporación de la tecnología, se puede llevar a cabo de forma rápida y sencilla en un laboratorio, lo que permite conocer distintos elementos fundamentales, como la pureza o el vigor del cultivo.

Mediante la gestión de calidad de los granos también conseguiremos aumentar su pureza y su uniformidad, además de eliminar cualquier tipo de característica infecciosa que pueda dañar o perjudicar la evolución del cultivo. Para el análisis técnico de estos productos se necesitan medidores de humedad, cortadores y contadores, germinadoras y mecanismos de conservación y secado. Maquinaria que se puede adquirir a través de empresas como Tecno Agro, “una de las más competentes y profesionales del sector”. David V. Willey, uno de los socios de la entidad, nos ha dado su opinión sobre la importancia de la tecnología en la validación del grano: “El control de calidad de semillas es muy importante para asegurar su germinación y el rendimiento en el campo”. También nos informa sobre la rentabilidad que proporciona el uso de la tecnología, destacando que: “Nuestras máquinas facilitan la fiabilidad y el control de los resultados con menos trabajo y sin especulaciones”.

La certificación de semillas es uno de los procesos más importantes de la explotación agrícola tanto en España como en el resto de países de la Unión Europea, aportando grandes beneficios para el sector. Según datos estadísticos de la Asociación Nacional de Obtentores Vegetales (Anove), el mercado español de grano alcanza los 585 millones de euros y Europa un total de 7.000 millones de euros, repartidos en cereales y leguminosas, maíz, semillas de patata y hortícolas.

A través de estas cifras, es lógico que en nuestro país se autentificaran un total de 446.384.227,51 kilos de semillas entre 2016 y 2017, como afirman los últimos informes del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama).

FUENTE

Deja un comentario