La importancia de mantener los suelos vivos

La importancia de mantener los suelos vivos

La Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid) nació para promover un sistema de producción basado en el cuidado del suelo. Treinta años después apunta a seguir evolucionando, esta vez abandonando el concepto de ‘barbecho’ como período necesario para el descanso del suelo y apostando a una agricultura que mantenga los suelos vivos. “Siempre vivo, siempre verde” fue el lema elegido para el próximo Congreso que se desarrollará del 18 al 28 de agosto.

El suelo tendrá un rol protagónico con su simposio exclusivo “Gabriel Garnero” que se desarrollará el 25 de agosto. “Los suelos son algo viviente y toda la vida en la tierra depende de ellos. Deben ser parte de toda agenda que aborde el cambio climático, la seguridad alimentaria y agua”, afirma Rattan Lal, especialista en suelos reconocido con el World Food Price 2020, que pasará por el evento para hablar del rol de los suelos en el futuro de la humanidad.

Estos conceptos se alinean con los avances en las técnicas de biología molecular que ofrecen nuevos conocimientos sobre el rol de los microorganismos del suelo en la regulación de procesos ecológicos clave para la agricultura como el ciclado de nutrientes, el secuestro de carbono, la estructura física y circulación del agua, la promoción del crecimiento y la protección de los cultivos.

En su último libro “Growing a Revolution”, el geólogo de la Universidad de Washington David Montgomery llama a devolver la vida a los suelos como única alternativa para una agricultura rentable y duradera. “La rizosfera, ese espacio en el suelo que rodea las raíces, es una de las regiones vivas más ricas del planeta.”, afirma quien será una de las figuras del Simposio de Suelos.

Los microorganismos no sólo proveen a las plantas de nutrientes, sino que además cumplen un rol fundamental en la puesta a disposición de sustancias estimulantes del crecimiento y de protección contra enfermedades. “Los microorganismos del suelo contribuyen con el sistema inmunológico de las plantas, de una forma sorprendentemente parecida a lo que ocurre con nuestra flora intestinal”, advierte Montgomery.

Luis Wall, bioquímico de la UNQ que colabora con Aapresid en investigar el rol de la biología de suelos en la agricultura, explica que indicadores biológicos como perfiles enzimáticos, lipídicos o de ADN son muy buenos predictores del estado de salud de un suelo, y que todos ellos están fuertemente determinados por el manejo.

Y de esto sabe la Chacra Aapresid Pergamino, que también pasará por el Simposio de Suelos para hablar de sus 9 años explorando el impacto de distintos manejos sobre el suelo y la productividad. Apostando a superar las típicas rotaciones de tercios con la inclusión de diversos cultivos de grano y de servicios, lograron reducir en hasta un 50% las aplicaciones herbicidas y aportar hasta 100 kg/ha de N vía fijación biológica. En términos económicos, aquellas secuencias con mayor proporción de cultivos no cosechables (CS) tuvieron mejor margen bruto que las de mayor frecuencia de cultivos de grano.

Las secuencias de mayor tiempo de ocupación o “más verdes”, fueron además las que menos emisiones netas de gases de efecto invernadero (GEI) generaron por unidad de producto.

Pero la Chacra Pergamino no es la única: desde la otra punta de América Dwayne Beck, profesor de la Universidad de Dakota del Sur, también pasará por el Congreso para hablar del Dakota Lakes Research Farm, un campo experimental dedicado a desarrollar sistemas en siembra directa que aseguren el sustento de las empresas agrícolas y al mismo tiempo protejan los suelos.

FUENTE

Comentario

  1. No comparto la idea de no remover el suelo con tractor despues de cada cosecha, las raices nacen en suelos flojos y desarrollan mejor, mas bien hay que aplicar microorganismos y una buena nutricion vegetal en cada ciclo para obtener buenos rendimientos, ami me ha funcionado…

Deja un comentario