La historia de dos patatas

La historia de dos patatas

Echa un ojo a esta imagen, la historia de dos patatas. La de la izquierda es una papa Desiree común, muy buena para asados y frituras, pero desafortunadamente algo propensa a infección fúngica.

patatas

La excusa para el lamentable aspecto de la patata de la derecha es que es un pariente silvestre de la Desiree, que de hecho es venenosa, pero tiene una característica altamente deseable: ha desarrollado una resistencia natural a las infecciones fúngicas que causan la roya.

Ahora puedes ver hacia dónde va esto, y si los científicos en el Centro John Innes cerca de Norwich han logrado cruzar estas dos variedades mediante mejoramiento vegetal convencional -produciendo una papa con todas la cualidades culinarias de Desiree, pero con el beneficio agregado de una alta resiliencia- sería entonces aclamada como una súper patata.

Pero eso no es precisamente lo que ha sucedido. Los investigadores, liderados por el profesor Jonathan Jones, han logrado cruzar las papas, pero lo hicieron mediante modificación genética –aislando los genes que conferían resistencia a la roya de dos especies silvestres de papas, e insertándolos en el genoma de la variedad Desiree convencional.

Los resultados -en la forma de 300 plantas de papas modificadas genéticamente- están siendo hoy plantados en una parcela experimental detrás del Laboratorio de Sainsbury en el Centro John Innes. “Es muy sencillo, dice el profesor Jones, “Identificamos un gen para la resistencia a la roya en una papa silvestre de Sudamérica, y usamos biotecnología para separar ese gen de los otros 30.000, y luego transferirlos a la variedad de papa cultivable”.

Lo que está en juego es importante. La roya es la enfermedad que ha causado la hambruna de la papa en Irlanda, y los agricultores del Reino Unido gastan entre £30 mil y £50 mil al año rociando sus cultivos hasta 15 veces con fungicidas. Material traducido por Agriculturers.com. Si las pruebas van bien, dice el profesor Jones, podrían llevar al desarrollo de nuevas variedades que no necesitarían de todos esos caros tratamientos.

Es un signo de los tiempos que mientras las plantas son cultivadas, una reja de 15 pies erizada con cámaras haya sido erigida también en la parcela de pruebas. Pruebas anteriores de cultivos GM han sido apuntadas por campañas ambientalistas que aseguran que los riesgos asociados a los alimentos genéticamente modificados son simplemente muy altos.

Kirtana Chandrasekaran de la fundación Amigos de la Tierra señaló que la verdadera razón de por qué los cultivos GM no han despegado en el Reino Unido era porque no ofrecían un beneficio a los consumidores, los problemas alrededor de la seguridad de los alimentos se han mantenido irresolutos, y avances similares se pueden lograr mediante métodos convencionales de mejoramiento vegetal a una fracción del costo.

Material traducido por Agriculturers.com

FUENTE: bbc.co.uk

Deja un comentario