La covid podría ser un acelerador para la agricultura digital en India

La covid podría ser un acelerador para la agricultura digital en India

Las tecnologías digitales en la agricultura están ayudando a abordar los problemas vinculados  a la seguridad alimentaria y a las interrupciones de la cadena de suministro, debido  a las medidas para  contener a la covid-19  en India, al tiempo que aumentan los ingresos de los pequeños agricultores.

Aprovechar la tecnología para igualar la oferta y la demanda de recursos y alimentos es clave para superar las restricciones al suministro de alimentos, aseguró  Anshul Sushil, presidente ejecutivo y  cofundador de Wizikey,  una plataforma en línea  que vincula a más de 500 negocios relacionados con la agricultura.

«La agrotech finalmente recibe gran atención y la innovación y la investigación que actualmente se realiza en  India cambiarán la forma en que todos llevamos los alimentos desde  las granjas a la mesa. La transformación de la tecnología en la industria garantizará un suministro directo y una distribución más flexible», afirmó Sushil en diálogo con IPS.

Según el empresario, hay un importante  crecimiento de la agrotech, un neologismo que designa a la aplicación  e integración de las tecnologías en la actividad agropecuaria, en todas sus fases, desde el cultivo a la comercialización y que incluye el uso de drones, big data, geolocalización y robotización.

El concepto trasciende la digitalización y comienza a cambiar todos los procesos, en todas las escalas, para beneficio de productores y consumidores.

Sushil citó en ese campo a empresas como Ninjacart, la plataforma de cadena de suministro más grande de la India, así como Dehaat y Jumbotail, que apuntan a reforzar el ecosistema de agrotech, al maximizar la productividad, aumentar la eficiencia de la cadena de suministro y mejorando los vínculos con el mercado.

Una serie de nuevas empresas urbanas de agrotech han aprovechado el modelo de facilitación de transacciones directas entre comunidades y agricultores, facilitando a estos aprovechar la demanda en las ciudades.

Digital Green, una organización que capacita a los agricultores indios en prácticas sostenibles está desarrollando un chatbot (servicio automatizado de charlas, que no requieren bajar una aplicación) dentro de la plataforma de mensajería instantánea de WhatsApp, habilitado para voz.

La tecnología proporcionará conexiones  ininterrumpidas con el mercado, permitiendo a los pequeños agricultores mejorar sus ingresos en medio de las interrupciones de actividades por la covid-19.

Los agricultores podrán, por ejemplo, el chatbot por WhatsApp para compartir el tipo, la cantidad y el precio de los cultivos que desean vender.

A su vez, los compradores, incluidos los pequeños compradores de la comunidad local que buscan alimentos nutritivos, los grandes compradores industriales y minoristas, utilizan la misma interfaz de chatbot para descubrir los productos disponibles, utilizando fotos cargadas por los agricultores para evaluar la calidad.

Después, los compradores pueden contactar directamente a los agricultores a través de WhatsApp para completar la transacción.

«En el mejor de los casos, los agricultores indios tienen opciones de venta limitadas, típicamente a comerciantes locales o mercados regionales, que presentan precios bajos y altos costos de transacción (tiempo y dinero) para volúmenes relativamente pequeños”, explicó Rikin Gandhi, director general de Digital Green.

Añadió  a IPS que «las restricciones de transporte y los cierres del mercado debido a la covid-19 restringieron aún más sus opciones, con importantes implicaciones para los medios de vida, el suministro de alimentos de la India y la economía rural».

A juicio de este especialista, el uso de la tecnología permitirá a los agricultores vender sus cultivos durante la pandemia y la pospandemia, signada por la incertidumbre, y mejorar sus precarios márgenes de ganancia, en esta situación de precios a la baja.

De hecho, el colectivo agrícola de India se considera uno de los más vulnerables a los impactos devastadores de la pandemia.

Según las estadísticas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), 43,9 por ciento de la fuerza laboral total de India trabajó en la agricultura en 2018.

Casi 700 millones de indios, la mitad de la población del país,  dependen directa o indirectamente de la agricultura. La agricultura y los sectores conexos contribuyen 16,5 por ciento del producto interno bruto (PIB) del país, de 2,6 billones (millones de millones) de dólares, según la Encuesta Económica Nacional 2019-2020.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas estima que la covid conducirá a un aumento en el número de personas que enfrentan inseguridad alimentaria aguda, lo que conducirá a un aumento en los casos de desnutrición infantil y retrasará el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Los 1400 millones de habitantes de India afrontan un enorme desafío ante la pandemia, en un país que es el tercero del mundo en número de contagios del coronavirus, solo por detrás de Estados Unidos y Brasil, pese a haber tenido una de las cuarentenas (confinamientos)  más estrictos del mundo, entre el 25 de marzo y el 18 de mayo.

Esa parálisis, reveló una encuesta realizada en 12 estados indios, provocó que más de la mitad de los encuestados redujo las veces que come al día y 68 por ciento mermó sus compras de alimentos.

Un análisis del Banco Mundial predice que 12 millones de indios se sumirán este año en la pobreza extrema (sobreviviendo con menos de 1,9 dólares diarios), sumándose a los aproximadamente 400 millones de personas que ya viven por debajo del umbral de pobreza en los sectores rurales de India y que son quienes ganan menos de 100 dólares mensuales.

CSC Sekhar, profesor de economía del Instituto de Crecimiento Económico de la Universidad de Delhi, aseguró en su columna para The Economic Times que los ingresos de los agricultores de cultivos perecederos y productos avícolas se reducirán drásticamente  debido a la pérdida de cultivos, problemas de almacenamiento y alto de las redes de transporte.

El experto aboga por una combinación juiciosa de políticas, combinando pagos directos con suministro gratuito de alimentos, además de proporcionar empleo bajo el esquema de empleo de una ley laboral de 2005 que garantiza el derecho a trabajo y el acceso económico y físico a los alimentos para las capas de la población más vulnerables.

Pero la disponibilidad y el acceso se vuelven críticos en el contexto actual, escribe Sekhar.

«Los compradores del sector público y privado están buscando formas de acceder de manera confiable a los productos y luchan por encontrar un suministro agregado confiable”, dijo Gandhi, de Digital Green.

A su juicio, “estos cambios han puesto de manifiesto la necesidad de un nuevo mercado digital que permita menores costos de transacción para compradores y vendedores, y una mayor captura de valor para los pequeños agricultores «.

Además de tales innovaciones, que requieren asociaciones público-privadas, la red de seguridad alimentaria del país también debe ampliarse, dijo a IPS un funcionario del Ministerio de Agricultura y Bienestar de los Agricultores, que pidió mantener el anonimato.

FUENTE

Deja un comentario