La biodiversidad mejora la producción de cultivos

Los ecologistas y los biólogos compararon datos de alrededor de 1,500 campos agrícolas en todo el mundo, incluidos los campos de maíz en las llanuras americanas, los campos de colza en el sur de Suecia, los cafetales en la India, las plantaciones de mango en Sudáfrica y los cultivos de cereales en los Alpes.

Analizaron dos servicios del ecosistema (es decir, procesos regulados por la naturaleza que son beneficiosos y gratuitos para los humanos): el servicio de polinización provisto por insectos silvestres y el servicio de control biológico de plagas, que es la capacidad de un ambiente para usar artrópodos depredadores presentes en el ecosistema para defenderse de los insectos dañinos.

En paisajes heterogéneos donde la variación de cultivos, setos, árboles y prados es mayor, los polinizadores silvestres y los insectos «beneficiosos» son más abundantes y diversificados.

No solo aumenta la polinización y el control biológico, también aumenta el rendimiento del cultivo. Por otro lado, los monocultivos son la causa de aproximadamente un tercio de los efectos negativos sobre la polinización que resultan de la simplificación del paisaje (medido por la pérdida de riqueza de polinizadores).

Este efecto es aún mayor con el control de insectos dañinos, donde la pérdida de riqueza natural del enemigo representa el 50 por ciento de las consecuencias totales de la simplificación del paisaje.

«Nuestro estudio muestra que la biodiversidad es esencial para garantizar la provisión de servicios ecosistémicos y mantener una producción agrícola alta y estable», explica Matteo Dainese, biólogo de Eurac Research y primer autor del estudio.

«Por ejemplo, un agricultor puede depender menos de los pesticidas para deshacerse de los insectos dañinos si los controles biológicos naturales se incrementan a través de una mayor biodiversidad agrícola». Los investigadores recomiendan proteger los entornos cuya salud se mantiene a través de la biodiversidad y diversificar los cultivos y los paisajes tanto como sea posible.

«En condiciones futuras con cambios globales continuos y eventos climáticos extremos más frecuentes, el valor de la biodiversidad de las tierras agrícolas que garantiza la resistencia contra las perturbaciones ambientales será aún más importante», subraya el ecologista animal Ingolf Steffan-Dewenter del Departamento de Ecología Animal y Biología Tropical en el Universidad de Würzburg, el iniciador del estudio dentro del proyecto de la UE «Liberación». «Nuestro estudio proporciona un fuerte apoyo empírico para los beneficios potenciales de nuevas vías hacia la agricultura sostenible que tienen como objetivo conciliar la protección de la biodiversidad y la producción de alimentos para el aumento de las poblaciones humanas».

FUENTE

Deja un comentario