La almendra se mantiene como cultivo estrella en la agricultura

Granada es la provincia que aporta más superficie de Andalucía, con más de 96.000 hectáreas.

El almendro, el fruto seco mayoritario en Andalucía, alcanzó las 190.469 hectáreas cultivadas en 2016 (el último año analizado), sobre el total de las 197.809 dedicadas a estas variedades de cultivos en toda Andalucía, según la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos en Cultivos (Esyrce), una cifra que representa un “máximo histórico” según la Consejería andaluza de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural.

Por provincias, son Granada y Almería las que aportan una mayor superficie con 96.076 y 49.678 hectáreas respectivamente, aunque es en Córdoba y Sevilla, en las que tiene menor presencia este cultivo, donde más ha aumentado, con un 49% y un 42%.

La encuesta, que analiza un período de diez años, resalta que este valor máximo de la superficie se produce en 2016, una cifra superior a la de 2006, fecha en la que había 184.757 hectáreas para disminuir, posteriormente, hasta las 169.447 de 2011. Por su estado productivo, se aprecia también un incremento de almendro comercial frente a cierto estancamiento de los estados no comercial y abandonado.

Así, más del 70% de la superficie de almendro en Andalucía se encuentra en estado adulto productivo, de las que corresponden 69.398 hectáreas a Granada; 42.767, a Almería; y 17.686, a Málaga como provincias mayoritarias. Un 16% de esta superficie corresponde al almendro joven o de un año y sólo un 10% del total ha sido abandonada o no es comercial.

En cuanto al régimen hídrico, en el 91% de las plantaciones de almendro productivo predomina el secano, asociado, en general, a las provincias con mayor peso, como Granada y Almería. Mientras, en las que tienen menor superficie de cultivo (Córdoba y Sevilla) se emplea mayoritariamente el regadío. Esta misma distribución se aprecia también en el riego del almendro joven. Por otro lado, el localizado es el tipo de riego más utilizado en todos los cultivos de frutos secos en Andalucía, alrededor de tres cuartas partes, aunque el riego por gravedad, en el caso del almendro, predomina en las provincias de Almería y Huelva.

En cuento al mantenimiento del suelo, en las plantaciones de almendro en Andalucía el más empleado es el laboreo mínimo, un 49%, frente al laboreo tradicional o la cubierta vegetal espontánea, 28% y 15%, respectivamente. En lo que se refiere a la asociación del almendro con otros cultivos, aparece unido al olivar en su mayor parte, con una superficie de 39.683 hectáreas, un 94,1% de los casos. La higuera, con 684 hectáreas, el viñedo (298) y el cerezo y guindo (273) representan las otras asociaciones más comunes.

Deja un comentario