La agricultura de precisión y la teledetección contribuyen a incrementar la productividad de las explotaciones agrarias

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural de la Junta de Castilla y León, Jesús Julio Carnero, ha visitado, en Cabreros del Río (León), las instalaciones del centro de control que lleva a cabo la gestión y el mantenimiento de aproximadamente 40.000 hectáreas pertenecientes a tres comunidades de regantes: Páramo Bajo, Los Payuelos y el Canal de la Margen Izquierda del Porma. Se atienden al año más de 200.000 solicitudes de riego procedentes de casi 1.200 regantes y, más de la mitad de ellas, son pedidas a través de aplicaciones web, smartphone o riego automático calculado según evotranspiración potencial.

El riego por teledetección pretende automatizar de manera integral la demanda de riego. El sistema actualmente está en período de pruebas. El centro de control en cuestión se dedica a planificar las campañas de riego de forma completamente automatizada.

En la visita, Carnero ha destacado “que la evolución de la agricultura sostenible, modernizada y tecnificada, es decir, agricultura de precisión, ayudará al sector agrario a ser más competitivo en los mercados globalizados, partiendo de varias premisas fundamentales:

  • transformación y modernización de los regadíos,
  • la posibilidad de alternancia de cultivos, y
  • la tecnificación, a través de la digitalización y la teledetección”.

Los beneficios de las zonas de riego

El Valor Agregado Bruto por hectárea del regadío en Castilla y León es 3,5 veces superior que el del secano. El número de incorporaciones de jóvenes agricultores es 6,5 veces superior en zonas de alta intensidad de riego, que en zonas de secano. La densidad de población es 3 veces superior en zonas de regadío de alta intensidad respecto a zonas de secano.

Importancia del cooperativismo en Castilla y León

El movimiento cooperativo factura en Castilla y León 2.566 millones de euros al año, cuenta con 44.650 socios cooperativistas y genera más de 3.500 empleos (directos y fijos) en la economía regional. Desde la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural se va a apoyar a este sector a través de cinco instrumentos:

  • Con la nueva Ley de Cooperativas Agrarias de Castilla y León que se acaba de aprobar, en la que ha participado activamente Urcacyl (Unión Regional de Cooperativas Agrarias de Castilla y León) mediante la Ley 7/2018 de 18 de junio.
  • Apoyando a las 140 cooperativas que integran Urcacyl, que en volumen total suponen el 80% de toda la facturación de cooperativas de Castilla y León.
  • Con el “Plan estratégico del cooperativismo agroalimentario de Castilla y León 2019-2023”, elaborado por las cooperativas, a través de Urcacyl, para intentar incrementar el volumen de negocio cooperativo en un 40%, para llegar a 3.600 millones de euros y aumentar el número de socios jóvenes y de mujeres.
  • Apoyando las fusiones y las integraciones de cooperativas para facilitar el beneficio común y hacerlas más fuertes y competitivas.
  • Fomentando las Entidades Asociativas Prioritarias. Actualmente hay 38.

Datos y actividades de Ucogal

La Unión Comercial de Agricultores y Ganaderos de León (Ucogal) fue creada en 1992 y actualmente cuenta con 663 socios pertenecientes a toda la provincia. De ellos, 107 son mujeres y 77 jóvenes menores de 40 años.

Mantiene 28 puestos de trabajo fijos anuales (de ellos, 8 son mujeres) y otros 4 trabajadores eventuales.

La facturación de la cooperativa en el año 2018 ascendió a 17 millones de euros procedente de todas las actividades que realiza:

  • comercialización de cereales: trigo, avena, centeno, cebada, triticale y maíz
  • comercialización de oleaginosas: girasol y colza
  • deshidratado de forrajes: alfalfa, veza y ray-grass
  • contratación colectiva de remolacha
  • venta de semillas, fertilizantes y fitosanitarios.
foto

El objetivo de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural es actuar en 30.000 hectáreas de regadío en la presente legislatura. Foto: Ucogal.

El uso de las geotecnologías es una prioridad del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León

El Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl) tiene entre sus funciones principales el apoyo tecnológico al sector agrario y agroalimentario, con un gran potencial en el uso de geotecnologías.

Se prestan servicios de interés directo para el sector agrario apoyándose en distintos medios: imágenes de satélite, servicios de posicionamiento de alta precisión, sistemas de información geográfica y diversos proyectos relacionados con la agrometeorología, edafología y la modelización de cultivos.

Actualmente se esté trabajando para conseguir los objetivos en más de una docena de proyectos y líneas de trabajo en este ámbito y con el impulso que se dará en esta legislatura se empleará un presupuesto de más de 600.000 euros al año, contando con la financiación precedente de los acuerdos suscritos con los diferentes organismos y con la financiación europea de los proyectos del Horizonte 2020.

Un ejemplo: teledetección

La gran variedad de satélites operativos hace que el uso de imágenes y datos capturados desde el espacio se haya incrementado de forma exponencial en estos últimos años. Se ha incrementado el uso de las imágenes un 30%.

La gestión agronómica y la clasificación de las diferentes coberturas del suelo son algunos de los campos en los que la facilidad de acceso a las imágenes suministradas por los satélites ha supuesto el desarrollo de aplicaciones operativas. Hecho que conforma una de las grandes fortalezas que identifica al Itacyl como una entidad de peso, pionera en España y referencia a nivel europeo. En este ámbito el Instituto participa en dos proyectos europeos H2020 que tienen entre sus objetivos la aplicación de estas tecnologías al sector agrario (mapas de cultivos, simplificación de gestión, integración de los datos con la maquinaria agrícola).

foto

Otro ejemplo: agricultura de precisión

El Itacyl trabaja tanto con sistemas de dosificación variable como con servicios de posicionamiento para el guiado autónomo de maquinaria agrícola. Los sistemas de dosificación variable permiten una optimización de los insumos, es decir, manejar la parcela subdividiéndola en unidades más pequeñas (de unos 100 metros cuadrados). Eso facilita un mejor aprovechamiento de su potencial y minimiza los gastos en insumos (fertilizante, semilla, fitosanitarios, etc.) aportando importantes beneficios ambientales y económicos.

Otro componente esencial de la agricultura de precisión son los sistemas de guiado y autoguiado que ayudan a la conducción de los vehículos agrícolas y descargan de trabajo al conductor. Su utilización es cada vez más frecuente porque permiten trabajar durante la noche, reducen la fatiga, optimizan las pasadas y reducen los costes por solapes. En este ámbito el Instituto provee a toda la Comunidad de un servicio de correcciones RTK gratuito que permite a cualquier usuario posicionarse dentro del territorio de la comunidad con una precisión de 1 ó 2 centímetros gracias a una red de 50 estaciones de referencia que monitorizan los errores de las señales de navegación de los satélites. La Red alcanza ya casi los 5.000 usuarios registrados. Hasta el 15 de julio de 2019 se han registrado casi 280.000 horas de uso repartidas entre todos los usuarios. Esto representa un crecimiento del 39% respecto al año anterior.

FUENTE

Deja un comentario