Kokedama, naturalezas desde Japón

Una técnica de cultivo de plantas traducida como ‘bola de musgo’ que necesita de pocos cuidados, pero que dará un toque a tu casa que te encantará y que, además, podrás realizar tu misma.

Japón es fuente de inspiración constante. Las tendencias que nos llegan desde el país del Sol Naciente resultan fascinantes porque en Occidente se perciben como exóticas, y sectores como la moda o la gastronomía han terminado cayendo rendidos a las influencias niponas. La japonesa es una de las culturas más ancestrales y poco a poco se va expandiendo por todo el mundo dada su riqueza. Y si hay un sector en el que Japón está más presente que nunca desde hace unos años, éste es el de la decoración.

Las líneas simples y el minimalismo de la decoración japonesa han ejercido una gran atracción entre los decoradores de todo el mundo y no es raro encontrar en las revistas más importantes casas enteras que siguen la línea del estilo nipón, marcado fundamentalmente por la sencillez de las formas.

Espacios abiertos y tonos claros que favorecen ambientes luminosos y que hacen del hogar un remanso de paz y tranquilidad. Futones, biombos o paneles reconvertidos en cortinas son sólo algunos de los elementos que ya forman parte de muchas casas de cualquier rincón y que evidencian el gusto por el estilo japonés.

Una de las tendencias que quizás aún no conozcas pero que está pisando fuerte en lo que a decoración de interiores se refiere es la denominada kokedama, una técnica de cultivo de plantas con la que pondrás un toque de verde en tu hogar y que resulta muy vistosa y fácil de mantener.

Su traducción literal: ‘bola de musgo’

Básicamente, una kokedama es una planta cultivada sobre una bola de musgo y sustrato, pero sin maceta. Una técnica muy antigua que literalmente se traduce como ‘bola de musgo’ y que tiene que ver con el cultivo de los bonsáis, en tanto en cuanto que ambas utilizan una pequeña porción de tierra, aunque en el caso del kokedama se requieren menos cuidados, por eso si quieres incorporar elementos de la naturaleza a tu casa pero no dispones de tiempo, quizás sea la mejor opción para no renunciar al ambiente acogedor que proporcionan las plantas.

Además de resultar muy originales por su forma redondeada, en general los kokedamas suelen colgar del techo, con lo que, además, obtendrás un elemento decorativo muy interesante para algún rincón, del salón por ejemplo, al que quieras dotar de un encanto especial.

El proceso para realizar kokedama -que también se puede adquirir en tiendas- es bastante simple, ya que sólo necesitas mezclar tres partes de turba con una de sustrato arcilloso, mezcla que deberás humedecer para formar la bola. Cuando esté lista, simplemente hay que hacer un agujero y meter la planta elegida dentro. Después, la bola se recubre de musgo y listo. Para colgar, es solo necesario meter la kokedama en una red y poner en el techo. Prueba con varias plantas y diferentes alturas parar conseguir un efecto visual más llamativo y obtendrás un espacio que no pasará desapercibido.

Mejor plantas de interior

Lo bueno de esta técnica es que se puede usar casi cualquier tipo de planta. No obstante, se recomienda el uso de plantas de interior, porque aunque necesita luz, no es apropiado que ésta incida directamente sobre la bola, para que no se reseque el musgo.

Para mantener húmeda la bola y mantener el kokedama, con sumergirla en agua y escurrir una vez cada dos semanas en invierno y una vez o dos a la semana en verano es suficiente, así que los cuidados son mínimos. Ahora que usamos la calefacción, que reseca el ambiente, se puede pulverizar de vez en cuando la bola para que la planta que hayamos elegido se mantenga.

FUENTE

Deja un comentario