Jóvenes se alejan de la ciudad

Un número creciente de jóvenes estadounidenses están dejando sus trabajos de escritorio para hacer agricultura.

Liz Whitehurst incursionó en varias carreras antes de terminar empacando rúcula recién cortada en el frío de principios de noviembre.

Las horas eran mejores en sus trabajos sin fines de lucro. También lo fueron los beneficios. Pero hace dos años, Whitehurst, de 32 años, quien se graduó de una facultad de artes y creció en los suburbios de Chicago, abandonó Washington, D.C., por una granja de 3 hectáreas en Upper Marlboro, Maryland.

Se unió a un movimiento creciente de agricultores novatos altamente educados, que aprovechan la creciente demanda de los consumidores de alimentos locales y sostenibles y que, según los expertos, podrían tener un amplio impacto en el sistema alimentario. Traducido por agriculturers.com.

Por única vez en los últimos 100 años, el número de agricultores menores de 35 años está aumentando, según el último Censo de Agricultura del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA).

Esta nueva generación no puede aspirar a reemplazar los números que la agricultura está perdiendo con la edad. Pero ya está contribuyendo al crecimiento del movimiento de alimentos locales y podría ayudar a preservar el lugar de las granjas medianas en el paisaje rural.

“Vamos a ver un cambio radical en la agricultura estadounidense a medida que la próxima generación llegue a la tierra”, dijo Kathleen Merrigan, directora del Instituto de Alimentos de la Universidad George Washington y subsecretaria del USDA durante la presidencia de Barack Obama.

El número de agricultores de entre 25 y 34 años creció un 2,2 por ciento entre 2007 y 2012, según el censo de la USDA de 2014, un período en el que otros grupos de agricultores, salvo el más antiguo, se contrajeron por dos dígitos. En algunos estados, como California, Nebraska y Dakota del Sur, la cantidad de agricultores principiantes ha crecido en un 20 por ciento o más.

Una encuesta realizada por Merrigan para la National Young Farmers Coalition, un grupo de defensa, muestra que la mayoría de los jóvenes agricultores no crecieron en familias agrícolas.

También son mucho más propensos que la población agrícola general a crecer orgánicamente, limitar el uso de pesticidas y fertilizantes, diversificar sus cultivos o animales y participar en sus sistemas alimentarios locales a través de programas de agricultura respaldados por la comunidad (CSA) y mercados de agricultores. Traducido por agriculturers.com.

Los jóvenes agricultores de hoy también tienden a operar pequeñas granjas de menos de 20 hectáreas, aunque ese número aumenta con cada año de experiencia sucesiva.

Cosecha a mano

Whitehurst compró su granja, Owl’s Nest, de un agricultor jubilado en 2015.

La granja se encuentra al final de un camino de grava, una serie de campos de verduras que se extienden desde una colina empinada coronada por su pequeña casa blanca. Al igual que el agricultor que trabajó esta tierra antes que ella, alquila la casa y los campos de una pareja vecina en sus 70 años.

Ella cultiva pimientos, coles, tomates y ensaladas ecológicamente certificados, desde la col rizada hasta la rúcula, rotando sus campos para enriquecer el suelo y plantar cultivos de cobertura durante la temporada baja.

Los martes, jueves y viernes, ella y dos viejos amigos de Washington se despiertan en semioscuridad para cosechar a mano antes de que el sol los marchite. Las tres mujeres, que también viven en la granja, se ganan la vida con los productos que Whitehurst vende, ya sea a restaurantes, a través de acciones de CSA o en un mercado de agricultores de D.C.

Las finanzas pueden ser apretadas. Las mujeres admiten que han renunciado a niveles de vida más altos para cultivar. Traducido por agriculturers.com.

“Quería tener un impacto positivo, y eso me pareció muy distante en mis otros trabajos fuera de la universidad”, dijo Whitehurst. “En la agricultura, por otro lado, tú haces la diferencia. Tu impacto es inmediato “.

Ese impacto podría crecer a medida que los jóvenes agricultores crezcan y se conviertan en una parte más grande del sistema de alimentos comerciales, dijo Merrigan.

Varias cadenas nacionales de tiendas de comestibles, incluyendo Wal-Mart y SuperValu, ya han desarrollado programas locales de compra de alimentos, según AT Kearney, una firma de consultoría de gestión.

Los jóvenes agricultores también están creando sus propios “centros de comida”, lo que les permite almacenar, procesar y comercializar los alimentos colectivamente, y suministrar cadenas de supermercados y restaurantes a un precio competitivo con los proveedores nacionales.

Eso refuerza el movimiento de alimentos locales y orgánicos, dicen los expertos.

“Recibo llamadas todo el tiempo de los agricultores, algunos de los agricultores más grandes del país, que me preguntan cuándo se acabarán las modas locales y orgánicas”, dijo Eve Turow Paul, una consultora que asesora a granjas y compañías de alimentos sobre preferencias milenarias. “Es un placer decirles: miren a esta generación. Sube a bordo o cierra el negocio “.

También hay esperanzas de que la afluencia de jóvenes agricultores pueda contrarrestar el envejecimiento de la agricultura estadounidense. Traducido por agriculturers.com.

La edad del agricultor estadounidense promedio se ha deslizado hacia 60 durante varias décadas, poniendo en riesgo la seguridad de las granjas familiares medianas donde los niños no están interesados ​​en tener éxito con sus padres.

Entre 1992 y 2012, el país perdió más de 250,000 fincas comerciales medianas y pequeñas, según el USDA. Durante ese mismo período, más de 35,000 granjas muy grandes se pusieron en marcha, y las grandes granjas que ya existían consolidaron su superficie.

Las granjas medianas son críticas para las economías rurales, generando empleos, gastos e ingresos fiscales. Y si bien son lo suficientemente grandes como para abastecer a los mercados principales, también son lo suficientemente pequeños como para responder a los cambios ambientales y la demanda del consumidor.

Si los jóvenes agricultores de hoy en día pueden continuar ampliando sus operaciones, dijo Shoshanah Inwood, un sociólogo rural de la Universidad Estatal de Ohio, podrían reforzar este tipo de granjas y en el proceso evitar que la tierra caiga en manos de operaciones industriales a gran escala o desarrolladores residenciales.

“Las granjas familiares multigeneracionales se están reduciendo. Y las granjas grandes son cada vez más grandes “, dijo Inwood. “Para la resiliencia del sistema alimentario y de las comunidades rurales, necesitamos más agricultura que esté al medio”.

Traducido por agriculturers.com.

FUENTE

2 Comentarios

  1. en nuestro pais ser agricultor es considerado lo mas bajo y por ello nadie quiere serlo todos los agricultores quieren que sus hijos no sigan sus pasos por lo dificil y mal remunerado y la falta de apoyo de las autoridades un agricultor debe tener el mismo valor que una persona con titulo academico yo soy agricultor y valgo tengo mis conocimientos como lo tiene cualesquier otro

  2. Pingback: La nueva Reconquista: Soberanía alimentaria y el mundo rural. – Un Foramontano

Deja un comentario