Investigadores descubren microbio del suelo capaz de bloquear la absorción de arsénico en el arroz

Investigadores descubren microbio del suelo capaz de bloquear la absorción de arsénico en el arroz

Investigadores de la Universidad de Delaware (Estados Unidos) han descubierto un microbio del suelo capaz de movilizar lo que los investigadores llaman un “escudo de hierro” para bloquear la absorción de arsénico en el arroz. El arsénico es tóxico y su exposición crónica está relacionada con la aparición de cáncer, enfermedades de corazón y diabetes. El microbio del suelo identificado como EA106 se encuentra entre las raíces de una variedad de arroz norteamericana cultivada comercialmente en California.

Como el arroz se cultiva bajo el agua, el cultivo asimila 10 veces más arsénico que otros granos de cereales como el trigo y la avena. Los investigadores han descubierto que el microbio EA106 tiene la capacidad de movilizar el hierro que, compitiendo con el arsénico, es capaz de bloquearlo. Harsh Bais, director del equipo de investigación, explica que “se forma una placa de hierro en la superficie de las raíces que no permite que el arsénico suba a la planta de arroz.”

El equipo realizó el estudio con cientos de plantas de arroz cultivadas en suelos e hidropónicos. Los estudios demostraron que las inoculaciones con EA106 mejoran la absorción del hierro en las raíces de las plantas a la vez que reducen la acumulación de arsénico en los brotes de las plantas. Actualmente el equipo de Harsh Bais se encuentra trabajando en conseguir la reducción de acumulación de arsénico en el grano, la que califica como “la prueba definitiva”.

“Crecí muy cerca de un campo de arroz en la India, así que tengo un interés especial ante este problema”, explica Bais. “Estos pequeños agricultores no tienen mucho para alimentar a sus familias. Cultivan arroz en pequeñas parcelas con tierra y agua contaminada con arsénico. El trabajo que estamos haciendo es importante para ellos, y para la seguridad mundial del arroz.”

FUENTE: fundacion-antama.org

Deja un comentario