Inversionistas de materias primas adoptan el comercio algorítmico

La digitalización del sector eleva el campo de acción de la información. A medida que los modelos informáticos y los programas algorítmicos ejercen una influencia cada vez mayor en los precios de las materias primas, los comerciantes están tratando de asirse de las fuerzas digitales que están cambiando cómo se compran y venden las materias primas.

BayWa, el comerciante agrícola de Alemania, anunció esta semana que se asoció con Molinero Capital Management, una empresa de los EEUU que se especializa en intercambio “cuantitativo” basado en computación. traducido por agriculturers.com. El interés en la inversión sistemática y algorítmica, ha explotado en años recientes, y las materias primas no han sido la excepción.

El grupo alemán aseguró que el objetivo de su alianza (que sigue a su cooperación con la empresa alemana Quantumrock Capital, que se enfoca en estrategias de intercambio de matemática de alta frecuencia) es ganar entendimiento sobre los modelos algorítmicos y automáticos de intercambio, y que no buscan usarlos como fuentes de lucro.

BayWa quiere “aumentar su entendimiento del mercado, para así alcanzar una predicción mejor de la evolución de los precios”. Louis Dreyfus, otro comerciante de materias primas agrícolas, ha estado desarrollando su propia capacidad de investigación algorítmica. Su ejecutivo en jefe, Gonzalo Ramirez Martiarena, aseguró a la cumbre global Financial Times Commodities este año, que estaba trabajando en aumentar el “análisis predictivo algorítmico” del grupo.

El comercio automático se posiciona
Porcentaje de volumen total dentro del grupo de productos en el CME

Hasta hace poco, el mercado de las materias primas había estado impulsado por los factores de oferta y demanda de los materiales físicos, y los actores que manejaban información extra sobre los flujos físicos de estos materiales, ganaban un margen en relación a los otros participantes del mercado.

Sin embargo, los mercados se han vuelto más accesibles a un número mayor de inversionistas gracias al aumento en la transparencia y el incremento de la disponibilidad de la información. Muchas casas de intercambio de materias primas han estado buscando comprar bienes como refinerías, capacidad de almacenamiento, y puertos, para aumentar su acceso a la información y ganar control de las redes de distribución.

La digitalización del comercio de materias primas es el último desarrollo en el sector. Muchos comerciantes de la “vieja escuela” que se apoyan en los fundamentos de la oferta y demanda, están luchando contra los modelos informáticos que procesan ya información a escala de nanosegundos en vez de milisegundos.

El comercio especulativo de materias primas agrícolas estuvo bajo la línea de fuego durante la crisis alimentaria del 2008-2009, que levantó revueltas en varios países, y el aumento del precio de los granos luego de la sequía del 2012 en los EEUU.

A pesar de las críticas, el comercio a corto plazo de materias primas alimenticias por parte de especuladores como Hedge Funds, se ha elevado, y en la actualidad comprenden casi la mitad de la cantidad de acuerdos futuros realizados.

De acuerdo a un estudio del gobierno de los EEUU llevado a cabo por dos investigadores analistas de la Comisión de Intercambio Futuro de Materias Primas, los sistemas de comercio automáticos comprenden el 48 por ciento de todos los acuerdos agrícolas futuros en el CME (Intercambio Mercantil de Chicago) en comparación al 38 por ciento de dos años atrás.

“Estamos viendo un gran impacto estos días del manejo de dinero”, asegura Stefan Vogel, líder de investigación de materias primas agrícolas del prestamista Holandés Rabobank.

Como resultado, los inversionistas y comerciantes están más atentos que nunca a las posiciones tomadas por los inversionistas especulativos y que han sido reveladas por el CFTC, ya que las variaciones de los precios de las materias primas agrícolas durante los últimos años han estado muy vinculadas a sus apuestas.

Aunque la dirección de los intercambios está mayormente definida por la oferta y demanda, los modelos informáticos también están reaccionando a factores técnicos y a razonamientos macro, tales como las tasas de interés, el intercambio de divisas, y los movimientos de capital.

“La mayor parte del volumen que se transa proviene de algos”, afirma Santiago Torres León de Pathway Agriculture, un gerente de inversiones en Ginebra. traducido por agriculturers.com. Una pequeña ventaja de información respecto de otros actores del sector no es suficiente. “Hay tanto ruido, que un pequeño margen en los fundamentos no significa nada”, asegura.

Antti Belt y Eric Boudier del Boston Consulting Group aseguran que “la práctica histórica de intercambio por medio de la intuición, respaldada por un poco de análisis, está siendo reemplazada por un intercambio más sistemático, basado en máquinas, que utiliza algoritmos para apoyar la recolección y procesamiento de la información, así como el proceso de toma de decisiones”.

En un informe reciente de digitalización del comercio de materias primas, se sugiere que para competir en un ambiente como este, los participantes del mercado necesitan invertir en infraestructura de comercio y personal que se enfoquen en el desarrollo de software y matemática.

traducido por agriculturers.com.

FUENTE

Deja un comentario