Imágenes para decidir

La información agronómica generada a partir de imágenes satelitales permitirá masificar la agricultura de precisión en Chile.

La agricultura enfrenta hoy en día importantes desafíos debido al cambio de condiciones ambientales que generan el cambio climático y la disponibilidad hídrica. En este contexto, producir alimentos se ha vuelto cada vez más complejo. A pesar de que a nivel global la agricultura de precisión crece en forma importante, con aumentos en la competitividad en países como Estados Unidos, Nueva Zelanda y Australia, en Chile se estima que menos del 10% de los productores usa esta tecnología.

Si bien en el pasado los problemas se relacionaban con los altos costos que implicaba su implementación, en la actualidad el principal problema es la falta de interpretación y calibración de los datos para representar adecuadamente el comportamiento de los cultivos, condiciones y variedades que se producen localmente y en las que el Chile es líder. Y sin ese adecuado procesamiento e interpretación de la información, la tecnología termina por no agregar valor al agricultor al no poder hacer un uso práctico de la misma.

Ejemplo de la variabilidad espacial de temperaturas en un cuartel de uva de mesa en la comuna de Melipilla.

Una de las empresas que lidera esta transformación digital en Chile es ViLab, que desde hace dos años entrega el servicio de monitoreo ambiental para la industria. Hacen uso práctico de las imágenes satelitales, principalmente para conocer variables como temperatura y la evolución del desarrollo de los cultivos, lo que les permite conocer, por ejemplo, las variaciones de temperatura al interior de cada cuartel del predio, identificando masas de aire cálidas y frías, zonas expuestas a heladas o efectos debido al relieve y la altitud.

Ejemplo de desarrollo de un cuartel de cerezos en la comuna de Mostazal, Región de O’Higgins, caracterizado a partir de la evolución anual del índice de vegetación, obtenido desde imágenes satelitales.

Esta información es utilizada tanto para desarrollar informes agroclimáticos que permiten evaluar nuevos proyectos así como para desarrollar modelos locales de fenología del cultivo y de plagas, ajustados a las condiciones de humedad, temperatura y grados días de cada campo y potrero. ViLab entrega este servicio en la actualidad a más de 25 empresas en 5.000 hectáreas de frutales y hortalizas, en cultivos que van desde cerezos, cebollas, arándanos, ciruelos, paltos, cítricos, arroz y tabaco entre otros. No requiere instalación ni mantención de equipos o sensores en el campo. La habilitación se realiza en 48 horas y el agricultor accede a través de internet o del teléfono móvil a la información ya interpretada para las particularidades de cada sector del campo.

Variabilidad espacial del vigor de vegetación en el cuartel de cerezos para una fecha específica y que permite identificar sectores con anomalías o diferencias en el desarrollo de las plantas.

INFORMACIÓN OBJETIVA

Una de las empresas que confió en esta herramienta es British American Tobacco, quienes trabajan con 450 agricultores que van de la VI a VIII Región. Esteban Ponce, Support and blend manager de la empresa, explicó que el objetivo fue estandarizar y objetivizar la estimación de materia seca del cultivo. “Hasta ahora la única herramienta con que contábamos es la experiencia de nuestros jefes de zona. Recurrimos a ViLab principalmente por la información que ellos nos podían proporcionar para generar un modelo predictivo de cosecha”.

De esta manera lo que logran es integrar de mucho mejor modo el proceso agrícola al logístico e industrial. Hoy la empresa está desarrollando un plan piloto que abarca cerca de 120 hectáreas de siete agricultores. “La idea es, en algún futuro cercano, abarcar la totalidad de 1.800 hectáreas con las que trabajamos. Y que el propio agricultor tenga acceso a toda esa información”, señala Esteban Ponce. En ese caso, la herramienta les permite además analizar variables como perfil de suelos, perfil climático e hídrico para la toma de decisiones en las distintas etapas del cultivo.

Esteban Ponce, Support and blend manager de British American Tobacco

Deja un comentario