Identifica plagas en papas

La Red de Alerta e Información Fitosanitaria de Andalucía (RAIF) ha hecho público un informe sobre el estado fitosanitario de la patata, cultivo que destaca en el panorama nacional por 67.000 ha, de las que cerca de 10.000 ha están en la comunidad andaluza. El 45% de la superficie total se encuentra en Sevilla, seguida por Cádiz con un 22%, y Málaga con un 9%.

Respecto a los diferentes tipos de este tubérculo que se cultivan en Andalucía (extratemprana, temprana, media estación y tardía), la patata temprana es la que mayor relevancia tiene, suponiendo más del 50% de toda la superficie sembrada, seguida de la patata de media estación, que ocupa cerca del 25%.

En cuanto a las plagas y enfermedades presentes en este cultivo, destacan los gusanos de alambre, la podredumbre blanda de los tubérculos y pie negro, la viruela de la patata, alternaria, mildiu, podredumbre parda, podredumbre anular de la patata, zebra chip de la patata, pulguilla de la patata, polilla guatemalteca.

¿Cómo reconocerlos?

Para evitar la aparición de gusanos de alambre, la RAIF recomienda la aplicación, y posterior incorporación, de insecticidas granulados en el terreno, con el objetivo de controlar las larvas de este coleóptero. En el caso de la podredumbre blanda, el tejido infectado se vuelve blando, tomando un color claro pardo en el centro de la lesión y más oscuro en los bordes, aunque la pobredumbre puede expandirse por toda la planta. Sin embargo, el pie negro suele presentar necrosis y reabsorción del tallo subterráneo, o una necrosis negra y húmeda en el cuello.

La viruela de la patata provoca lesiones en toda la planta en general, pudiendo llegar a causar su muerte. Produce pequeñas manchas pardas irregulares en las hojas. Al crecer, las lesiones aparecen zonas concentricas muy visibles, quedando la necrosis con el aspecto de una diana, lo que la diferencia del Mildiu. Por su parte, el Mildiu es una de las enfermedades que más daño causa en la patata. Este hongo se ve favorecido por la humedad superior al 90%, sin embargo, las temperaturas superiores a 27 o 30 grados suelen detener su desarrollo.

Otros peligros

La podredumbre presenta dos variantes muy similares, la podredumbre parda y la anular de la patata, la primera es un organismo de cuarentena, pero ambas detienen el suministro de agua al taponar las haces del tallo, provocando el marchitamiento de la planta.

La zebra chip de la patata es una bacteria transmitida generalmente por insectos vectores, aunque también puede darse por injerto, por semilla o por tubérculos de patata afectados. Finalmente, la RAIF cita la pulguilla de la patata y la  polilla guatemalteca. La pulguilla es un escarabajo que produce pequeñas verrugas en la planta, pero que solo afecta a nivel estético. La polilla guatemalteca aún no ha tenido presencia en Andalucía.

FUENTE

Deja un comentario