Hidropónicos a favor de la salud y el medio ambiente

Hidropónicos a favor de la salud y el medio ambiente

La hidroponía es una técnica a partir de la cual las plantas se cultivan en agua, sin entrar en contacto con la tierra, generalmente en piletas o tubos dispuestos dentro de un invernadero. Con la llegada del coronavirus, el impacto del ser humano en el medioambiente y el control de calidad de los alimentos pasó a un primer plano. En este sentido, la hidroponía se ofrece como una alternativa más que interesante frente al problema de la degradación y contaminación de la tierra, a la vez que permite un control mucho más preciso en relación a la incidencia de plagas en las plantas.

En diálogo con diario Hoy, José Luis Castañares, ingeniero agrónomo y técnico de la Agencia Lujan del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), destacó: “Si bien no existen estadísticas del consumo de este tipo de alimentos, el número de productores hidropónicos, la comercialización de estas hortalizas en muchos supermercados y verdulerías y el conocimiento básico de la gente sobre lo que es una verdura hidropónica, son una clara señal de que el consumo aumentó en los últimos años”.

En relación a los beneficios de está técnica, Castañares señaló: “Dado que las plantas crecen aisladas del suelo, la incidencia de malezas, insectos y microorganismos se reduce significativamente, motivo por el cual es posible minimizar o eliminar la necesidad de plaguicidas, obteniéndose así, alimentos más saludables para el consumidor”.

Asimismo, al no requerir un suelo óptimo para su implementación, la hidroponía permite cultivar cerca de los grandes centros de consumo, lo que disminuye la necesidad de transportar los productos a grandes distancias, disminuyendo así el impacto sobre el medioambiente. Además, el ingeniero explicó: “Al cultivar en tierra, parte del agua se pierde por escurrimiento en el suelo. Si bien esta técnica se lleva a cabo en agua, el consumo de agua se reduce entre un 50 y un 70%”.

Los dispositivos hidropónicos varían de acuerdo al tipo de planta que se busca cultivar, con lo cual puede implementarse en distintas especies, tanto de hoja (lechuga, rúcula y albahaca) como de fruto (frutilla, tomate y morrón).

Aunque se requiere un cierto nivel de inversión inicial, una mayor necesidad de especialización y agua de buena calidad, el especialista sostuvo que “la hidroponía es una alternativa interesante frente al problema de degradación y contaminación del suelo”, sobre todo teniendo en cuenta que la Argentina es el tercer país del mundo con mayor con mayor cantidad de superficie de tierras salinizadas. En este sentido, el técnico del INTA explicó: “Estas sales pueden afectar el crecimiento de los cultivos de distintas maneras y, además, a esto se le suma la contaminación con microorganismos y metales pesados, potencialmente perjudiciales para las personas”.

FUENTE

Deja un comentario