Hay más vegetación en la Tierra

A pesar de la percepción general de que los pulmones vegetales del planeta se están perdiendo, los resultados de un reciente estudio muestran que en las últimas dos décadas la vegetación se ha recuperado.

Entre los años 2000 y 2017, la Tierra ganó un 5 por ciento de cobertura vegetal, alrededor de 5,5 millones de kilómetros cuadrados de bosques, campos y prados, el equivalente de la superficie de la cubierta de la selva amazónica, en gran parte gracias a China e India. Pero esta figura esconde una realidad mucho menos positiva de lo que parece.

Más vegetación

Para el estudio, los investigadores hicieron uso de los datos tomados por el espectrorradiómetro de imágenes de resolución moderada (Modis), un sensor clave a bordo de los satélites Terra y Aqua de la NASA.

Esta herramienta capta el “reverdecimiento” (ganancia neta del área cubierta de hojas) y el “pardeamiento” (pérdida de color del área cubierta de hojas) en todo el mundo, y permite seguir con precisión el uso de los terrenos y el tipo de vegetación.

Para sorpresa de muchos, los datos satelitales revelaron que los principales impulsores de esta recuperación son China e India, el primer y segundo país más poblado y en vías de desarrollo del mundo.

Cada año, alrededor de 10 a 11 mil millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) se emiten a la atmósfera, principalmente por la quema de combustibles fósiles y la deforestación tropical.

A través de la fotosíntesis, las hojas verdes producen azúcares utilizando la energía de la luz solar para mezclar el CO2 que se absorbe del aire circundante con el agua y los nutrientes absorbidos del suelo.

Estos azúcares, cuya producción ayuda a eliminar el CO2 de la atmósfera, son la fuente de alimentos, fibra y combustible para la vida en la Tierra.

Sobre la base de este entendimiento, se podría afirmar que más vegetación suena como algo bueno, sin embargo, hay que tener en cuenta ciertos aspectos que resultan de gran importancia.

Parte del efecto verde en China se puede atribuir a una ambiciosa iniciativa de plantación de árboles conocida como la Gran Muralla Verde. Sin embargo, la mayor parte del incremento de la vegetación en China e India proviene del uso agrícola intensivo de la tierra que ayuda a alimentar a los 1.400 y 1.300 millones de personas que viven en esos países.

La otra cara de la moneda

Desde principios de la década de 2000, en conjunto, China e India tienen aproximadamente dos millones de kilómetros cuadrados de tierras de cultivo, lo que ha permanecido sin muchas variaciones hasta el presente. En contraste, la producción total de alimentos, incluyendo granos, vegetales y frutas ha aumentado enormemente, alrededor de 35 al 40 por ciento, en el mismo periodo de tiempo.

Este notable incremento de la producción de alimentos se ha desarrollado en gran medida a costa de una mayor rotación de cultivos, riego excesivo y un uso desmesurado de fertilizantes.

Aunque los esfuerzos de plantación de árboles aumentan la capacidad de nuestro planeta para absorber el CO2 atmosférico, el incremento de la vegetación lograda a través de la agricultura intensiva no tiene el mismo efecto.

Este tipo de cultivo es mucho menos favorable para el medio ambiente ya que el CO2 que absorbe se libera rápidamente en la atmósfera.

Aunque la evidencia de una Tierra más verde puede ser un indicador plausible, si el incremento de los niveles de vegetación del planeta conduce al agotamiento de las reservas de agua, el agotamiento del suelo y la contaminación de los ríos, no hay mucho de qué alegrarse.

FUENTE

Comentario

  1. Rafael Estrada

    Nuestra madre tierra tiene la capacidad de equilibrar todos los procesos para mantener lo mas importante que es la vida. El agua no puede escasear por evidentes razones al igual que la tierra solo hace falta un uso óptimo y de recuperación exitoso que garantice su sustentabilidad.

Deja un comentario