Guerra comercial obliga a buscar nuevos mercados para la fruta chilena

La combinación entre la guerra comercial de Donald Trump con China y la abundante cosecha que floreció tardíamente en Estados Unidos ha frenado la cantidad de uvas de mesa frescas que se importan de Chile cuando el clima se enfría.

Las uvas de California se cosechan hasta el otoño, pero en diciembre, a medida que se disipan estos suministros, EE.UU. recurre a Chile para comprar fruta fresca. Sin embargo, este año sobra un montón de inventario nacional y hay indicios de que la demanda estadounidense de importaciones se reducirá. El resultado: Chile, el mayor exportador mundial de uvas de mesa, arándanos frescos, ciruelas y cerezas, se ve obligado a buscar destinos alternativos. Entre ellos, según comentó Ronald Bown, presidente de Asoex, destaca el Sudeste Asiático.

En California, la principal fuente de uvas en EE.UU., también hay una cosecha tardía que ha comenzado a competir con las granjas del hemisferio sur. A medida que esa fruta continúa llegando a las tiendas de comestibles, y con el exceso interno de la guerra comercial, “tiene sentido” que los proveedores rivales en el extranjero estén buscando otros mercados, dijo Kathleen Nave, presidenta de la California Table Grape Commission.

Efecto en las nueces

Pero esta no es la única situación con la que está lidiando nuestro país. También ha tenido problemas en el comercio de las nueces.

India elevó los aranceles sobre las compras de nueces desde 30%  a 100%, en respuesta a la decisión de Trump de enfocarse en los envíos mundiales de acero y aluminio. India aplicó el gravamen de represalia en todos los ámbitos, no solo en las nueces estadounidenses. Chile es uno de los tres principales exportadores del mundo.

Los contenedores de nueces chilenas que se dirigían a este mercado fueron desviados a otros países en mayo cuando los clientes intentaron eludir las tarifas, dijo Nicolas Di Cosmo, presidente de la asociación Chilenut.

Di Cosmo comentó que usualmente las crisis crean oportunidades pero que la guerra comercial está afectando el flujo saludable de bienes hasta el punto de anular cualquier tipo de oportunidad que pueda haber.

FUENTE

Deja un comentario