Foodtopia: Contra el colapso de la agricultura

Las cifras cantan: El kilo de patata que en origen se paga a 0,15 euros le cuesta 1,20 euros al consumidor, es decir, el precio ha aumentado un 700%. El de la cebolla aumenta un 625% y el de la naranja lo hace un 574%. Con sus protestas, las personas que trabajan en el campo dan fe del impacto de la especulación de la industria agroalimentaria en la era del pico del petróleo.

Mientras claman por un cambio en la política económica que haga sostenible nuestra forma de alimentarnos a golpe de cartera, miles de personas se plantean quién quiere sostener un modelo basado en la desigualdad, que genera pobreza y agrede al planeta.

Hay miles de personas en España que están logrando revertir este modelo participando en un modelo de producción, comercialización y consumo de alimentos más justo y respetuoso con el planeta y quienes lo habitan. Sus iniciativas son tan contrahegemónicas que han necesitado acuñar nuevos términos para estas nuevas soluciones: Consumocracia, Ganadería regenerativa, Ecocracia… Conceptos que aún tardarán en ser admitidos por la RAE.

No se trata sólo de abaratar costes o asumir los costes de una producción más justa, sino de modificar el proceso de manera integral y desde el origen, con el fin de devolver al planeta lo que le hemos restado, en conexión con el lugar en el que vivimos, asumiendo la unicidad del ecosistema al que pertenecemos y creando condiciones para lograr un mundo más vivo, más bioproductivo, más abundante y más justo.

Una alternativa en el corazón del conflicto

Foodtopia es “un proyecto de economía local resiliente” creado en Murcia que ofrece al consumidor un plato equilibrado, rico nutricionalmente y de baja huella ecológica por precios que oscilan entre 1 y 2,5 euros. Su fórmula para lograr esta oferta es atender a la “eficiencia energética” desde el origen del alimento a su presentación en la mesa. El precio es, por tanto, el resultado de un proceso que persigue ofrecer comida altamente nutritiva y energéticamente eficiente. El modelo que propone Foodtopia es tan innovador que acaba de ser objeto de estudio en universidades de EE UU (Ohio y Michigan) por ser “una excepción que está transformando la cultura alimentaria de algunos barrios de Murcia al tiempo que muestra el camino hacia una cultura culinaria contrahegemónica socialmente deseable, económicamente viable y ambientalmente regenerativa”.

Precios bajos, subida de los costes de producción, caída de la renta agraria un 9% en la Región de Murcia, veto ruso, aranceles americanos, exportación de terceros países, una Política Agraria Común europea que está pendiente de ser presupuestada… Estas son las causas que empujaron a 7.000 agricultores y ganaderos de Murcia a protestar por la crisis por la que atraviesa el sector. Protagonizaron una manifestación histórica que hacía evidente el desequilibrio de la cadena agroalimentaria.

En este mismo ámbito geográfico, Jesús Pagán, cofundador de Foodtopia, plantea el problema desde otro lugar: “Para producir nuestro alimento, el modelo agroindustrial vigente consume 10 veces la energía que el alimento contiene (lo que equivale a 2,7 kilos de petróleo por persona y día). Por tanto, deberíamos asumir que el petróleo es el principal ingrediente de nuestra dieta”.

Frente a esta realidad, su propuesta es ofrecer platos cuyo consumo energético sea 4 veces menor y al mismo tiempo nutra de manera saludable.

Para lograr este objetivo ha relocalizado y conectado cooperativamente los eslabones de la cadena agroalimentaria en Murcia, lugar de origen de esta iniciativa, evitando los intermediarios corporativos e implicando a agricultores, productores, distribuidores y consumidores.

Un método contrahegemónico, regenerativo y rentable

Aunque el modelo es circular, puede tomarse como punto de partida el origen del alimento. El modelo de Foodtopia implica adquirir productos de la agricultura urbana y periurbana cercanos al lugar en el que se cocinan, lo que ahorra la forzada refrigeración de los productos, con menor desperdicio de agua y de energía, pues se recurre a distribuidores locales. Para minimizar el impacto ecológico evitan también tirar esas materias primas que son rechazadas por las regulaciones de mercado debido a su tamaño o belleza, al tiempo que utilizan granos y legumbres como principal aporte de proteínas y amino-gramas, lo que promueve un modelo de consumo alejado de la sobre-producción animal.

En cuanto al procesamiento, Foodtopia ha construido y diseñado cocinas urbanas en barrios de Cartagena, Alcantarilla, La Alberca y Murcia capital, (preferiblemente de no más de 3.000 habitantes) con equipos capaces de cocinar los alimentos con eficacia energética. Cocinar a presión (pensando en los granos integrales), sofreír en woks y proveerse de un molino “para hacer producción residente y asequible” no es un capricho, sino que se trata de una estrategia: alimentar con lo que la tierra puede dar.

Estas cocinas urbanas utilizan envases retornables con el objetivo de desvincularse totalmente de la energía fósil y no generar ningún residuo en todo el proceso. Así es como reparten unos 12.000 menús a la semana en una quincena de tiendas libres de plástico distribuidas por la comunidad murciana.

Todo esto tiene una consecuencia última: la creación de una oferta culinaria ajustada a la fragilidad de un planeta agotado. Si no cambiamos nuestro imaginario gastronómico, seguiremos elaborando recetas energéticamente insostenibles. Los menús de Foodtopia combinan un plato de cuchara equilibrado energéticamente, ensalada y fruta. Así es posible que una persona desayune, coma y cene por 6 euros al día respetándose a sí mismo, al productor (tan castigado por los mercados) y al planeta. Además, todo esto revierte en la economía local. Jesús Pagán calcula que por cada 10 euros que una persona gasta en comida de Foodtopia, 9 aproximadamente se quedan en la economía de los barrios o municipios en los que ha instalado su proyecto.

FUENTE

2 Comentarios

  1. Todo sea por alimentos sanos, buenos rendimientos en campo y buenas ganancias para los agricultores…saludos

Deja un comentario