Evita la deficiencia de calcio

Evita la deficiencia de calcio

 

Todas las plantas necesitan calcio para crecer. El calcio desempeña un papel crítico en el crecimiento vegetal al fortalecer las paredes celulares, haciendo más difícil que los patógenos invadan las plantas. El calcio también contribuye al crecimiento de tallos más fuertes.

Bitter pit o carencia de calcio en manzana
Bitter pit o carencia de calcio en manzana

Las plantas pueden experimentar una serie de problemas si no tienen suficiente calcio. La deficiencia de calcio también puede manifestarse en forma de clorosis, necrosis o anormalidades en las puntas y orillas de las hojas jóvenes, así como bulbos y frutos deformes. Una vez fijo dentro de la planta, el calcio se vuelve inmóvil y no se moviliza en las plantas. El tejido vegetal más viejo no puede ceder su suministro de calcio a los brotes de crecimiento más jóvenes y por lo tanto, los síntomas aparecen con más frecuencia en los brotes de crecimiento.

En el medio de crecimiento, el calcio también contribuye a regular la capacidad del medio. Tener un pH alto en el medio de cultivo no significa necesariamente que haya suficiente calcio. Algunos cultivos que presentan deficiencias de calcio incluyen la col ornamental y la col rizada, los tomates y las nochebuenas.

Factores que afectan la absorción

En la col y la col rizada, la deficiencia de calcio se relaciona con mala transpiración bajo condiciones de verano calientes y húmedas.

Puede haber calcio en el medio de cultivo, sin embargo no hay traslocación desde las raíces hacia las partes superiores de las plantas, dando como resultado quemaduras en los bordes de las hojas. Las aplicaciones foliares de nitrato de calcio como fertilizante (15.5-0-0, ó 15-0-15) a dosis recomendadas por su asesor técnico reducen en gran medida la incidencia de quemaduras en las orillas de las hojas.

Las aspersiones con calcio deben realizarse una vez por semana, cuando las condiciones favorezcan la deficiencia, hasta que el clima se vuelva más frío y menos húmedo.

Programar las aplicaciones durante la mañana o por la tarde, ayudará a evitar problemas de fitotoxicidad por las aspersiones.

Deficiencia vs. enfermedad

Con frecuencia se confunde la pudrición apical en los tomates con una enfermedad, sin embargo la deficiencia de calcio es la causa principal. Los síntomas empiezan como áreas hundidas en descomposición, en la zona apical de los frutos. La pudrición apical primero aparece en los frutos que están más alejados del tallo. Las plantas son especialmente susceptibles cuando son expuestas a periodos súbitos de sequía y alto contenido de sales solubles. La disponibilidad del calcio para el fruto del tomate disminuye cuando el contenido total de sales en el medio de cultivo o en la solución hidropónica aumenta.

Las fluctuaciones en la humedad del medio de cultivo deberán ser evitadas, en especial durante el desarrollo de los frutos. Tomen las medidas necesarias para mejorar la transpiración al disminuir la humedad y aumentar el movimiento del aire. Realicen aspersiones foliares semanales de nitrato de calcio junto con el surfactante. Una aspersión foliar con cloruro de calcio dihidratado junto con el surfactante podría ser substituido por la aspersión de nitrato de calcio.

FUENTE

2 Comentarios

  1. hugo delgado

    Muy buena la publicacion

  2. Gustavo Ernesto Valenzuela Quevedo

    Muy comprensible todo muchas gracias por tanta información que desconocía.me podrás mandar toda la información a mí correo por favor es gusvalqe@gmail.com. te lo agradecería mucho…

Deja un comentario