Estudian termotolerancia del trigo para mejorar los cultivos en un contexto de aumento de temperatura a consecuencia del cambio climático

Estudian termotolerancia del trigo para mejorar los cultivos en un contexto de aumento de temperatura a consecuencia del cambio climático

La primera semana de septiembre, Francisca Castillo sembró un ensayo de trigo en la Estación Experimental Agropecuaria Austral, UACh-Valdivia, con distintos niveles de termotolerancia en campo.

Ella es investigadora postdoctoral del Instituto Milenio de Biología Integrativa iBio en el Laboratorio de Nutrición y Genómica de Plantas, donde se ha planteado el desafío de avanzar en el conocimiento sobre el cultivo de trigo, específicamente sobre los mecanismos que permiten a los cultivos soportar las alzas de temperatura en un contexto de cambio climático. Esto, considerando que los eventos extremos, como las olas de calor, son cada vez más frecuentes y constituyen una seria amenaza a la productividad de cultivos a nivel global.

La bioquímica y doctora en Ciencias Agrarias recuerda que el trigo es uno de los cereales más consumido en el mundo. “Provee alrededor de un 20% de las calorías diarias, y por cada 1°C de aumento por encima de las temperaturas óptimas en etapas clave del desarrollo del cultivo, se generan pérdidas de un 5-6% en la productividad de trigo, por esto su investigación resulta clave para la seguridad alimentaria global”, comentó.

Por eso sembró 14 líneas de trigo que provienen del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT). Estas se caracterizan por presentar distintos niveles de termotolerancia en campo, que es la capacidad de un cultivo de mantener su productividad en condiciones de estrés por altas temperaturas.

En este experimento preliminar se evaluará la expresión basal de algunos genes candidatos involucrados en procesos de termotolerancia, y se medirá el rendimiento de cosecha que se realizará a fines de enero 2021. En un próximo ensayo, explica Castillo, se llevarán a cabo tratamientos de choque térmico para evaluar la respuesta fisiológica / molecular de estas líneas de trigo en nuestro ambiente, lo que permitirá complementar los resultados del proyecto.

“Lo que estamos estudiando en iBio es caracterizar la funcionalidad de ciertos genes candidatos en el proceso de termotolerancia mediante una estrategia de genómica funcional a través de la inducción de pérdida y ganancia de función (tanto en trigo como en Arabidopsis thaliana), y explorando la variación que ofrece este panel de líneas de trigo CIMMYT, para aportar al conocimiento y lograr en un futuro obtener cultivos más resilientes al estrés por calor” explicó la investigadora.

FUENTE

Deja un comentario