Esta es la parte más saludable de la manzana

¿Te encanta comer manzanas? Según un nuevo informe, podría perderse la mejor parte de la fruta.

Investigadores de la Universidad Tecnológica de Graz en Austria realizaron recientemente un estudio, publicado en la revista Frontiers of Microbiology , para explorar cómo las bacterias de los alimentos, muchas de las cuales promueven la salud intestinal, afectan el cuerpo humano.

Para hacerlo, evaluaron el contenido bacteriano de los diferentes componentes de una manzana , incluido el tallo, la cáscara, la pulpa de la fruta, las semillas y el cáliz. Examinaron manzanas compradas en tiendas tanto orgánicas como convencionales.

Después de analizar los resultados, encontraron que una manzana orgánica o convencional típica de 240 g contiene alrededor de 100 millones de bacterias, y gran parte se encuentra en el núcleo de la fruta, particularmente en las semillas. Solo 10 millones de células bacterianas viven en la carne.

«Para los héroes entre ustedes que comen la manzana entera: además de fibra extra, flavonoides y sabor, también están consumiendo 10 veces más bacterias por fruta que sus contrapartes que descartan el núcleo», dijeron los autores en un comunicado.

Pero las manzanas orgánicas tienen una ventaja sobre las convencionales, porque «albergan una comunidad bacteriana más diversa y equilibrada, lo que podría hacerlas más saludables y sabrosas que las manzanas convencionales, así como también mejores para el medio ambiente», dijo el equipo.

Por ejemplo, Escherichia shigella , que incluye patógenos conocidos, se encontró en la mayoría de las manzanas convencionales pero no en las orgánicas. Lactobacilos, que es un tipo de probiótico, se encontró en la mayoría de las manzanas orgánicas, pero no en las convencionales. Y la metilobacteria, conocida por mejorar la biosíntesis de los compuestos de sabor a fresa, fue más prominente en las manzanas orgánicas.

Los científicos ahora esperan continuar sus investigaciones para comprender mejor la composición bacteriana de otras frutas.

«Los perfiles de microbioma y antioxidantes de los productos frescos pueden algún día convertirse en información nutricional estándar, que se muestra junto con macronutrientes, vitaminas y minerales para guiar a los consumidores», concluyeron los científicos. «Aquí, un paso clave será confirmar en qué medida la diversidad en el microbioma alimentario se traduce en diversidad microbiana intestinal y mejores resultados de salud».

FUENTE

Deja un comentario