Energía, Entropía y Exergía: Nutrir en función del trabajo ejercido por la planta

Nutrir es muy diferente de fertilizar. Nutrir es muy diferente de aplicar programas o planes de nutrición.

Nutrir es hacer una relación cuantitativa del Trabajo ejercido por la planta en su microambiente. Para hacerlo correctamente es imprescindible identificar y cuantificar las relaciones de balance de energía, exergía y entropía del Sistema:

La Energía es la capacidad para efectuar Trabajo y la consideramos en Cuatro formas interdependientes: Macroscópica, Microscópica, Nanológica y Femtológica.

grafica-12

La Energía Macroscópica cambia en función de la velocidad y la elevación de los objetos emisores, por ejemplo el sol, la luna y los elementos mecánicos diseñados por el hombre para proporcionar luz, calor, aire, humedad, etc., normalmente es la más considerada en todos los cálculos para agricultura protegida.

La Energía Microscópica es la relativa a la actividad celular. Algunas veces es considerada en mediciones termodinámicas cuándo se habla de sistemas productivos de alta tecnología.

La Energía Nanológica es la energía de las estructuras celulares. Es la energía interna. La energía de los organelos que interactúan unos con otros secuencialmente, desde la vacuola hasta el aparato de Golgi, ribosomas, mitocondrias y retículo endoplasmático, todos los organelos y sus membranas, todas sus fracciones intrónicas y exónicas. Es la base de la arquitectura celular. Esta energía solo se acostumbra evaluar en ciertas investigaciones muy especializadas y normalmente están fuera del alcance de los productores, aún de los más tecnificados.

La Energía Femtológica es la ineherente a las estructuras moleculares y atómicas. Es la base de la arquitectura molecular. Es la energía más sofisticada y potente. La energía más activa. Es la energía de la vida. Su evaluación se restringe a estudios mucho más especializados, dónde la glicómica, proteómica, genómica, transcriptómica y espleciosómica son aplicadas para entender e interactuar con los niveles más profundos de la vida intracelular.

Este mismo paradigma se aplica epistemológicamente a la Entropía y a la Exergía.

Entropía es la energía en acción. Es un desorden, un caos de potencia y cinésis que se aplica a un sistema para interactuar dando vida. La entropía es el potencial de hacer trabajo, es la fuerza que en la distancia se convierte en Trabajo efectivo, es la energía aplicada a un punto definido dónde se convierte en los diferentes estados de la materia y en diferentes materias que dan estructura y función a los organelos, células, tejidos, órganos e individuos.

La Exergía es la cantidad de energía y entropía que se convierten en materia viva puntual, es decir, materia con una estructura, función y operatividad definida y precisa. Aquí hablamos de acumulación de materia viva en función del tiempo. Cuantificando los índices Metabólico Total, Catabólico, Anabólico, Fosforilación Proteínica, Fotorespiración y Exérgesis efectiva, entre otras variables, podemos modelar sistemáticamente la fisiología completa del organismo en estudio.

grafica-71

Así las cosas, la nutrición de una planta y su conjunto debe hacerse de forma tal que los elementos aplicados en tiempo, forma y cantidad sean directamente proporcionales a la Función Exergética del Cultivo, determinada ésta mediante la simulación matemática de las funciones relativas al metabolismo basal, es decir, considerando la intensidad lumínica, humedades relativas, temperaturas, fotosíntesis, respiración y fenómenos REDOX.

Cuando manejamos esta información entonces y solo entonces estaremos dando a la planta una nutrición en función del Trabajo ejercido por ella, de acuerdo al medio ambiente y sus múltiples variables.

 

La aplicación de protocolos basados en un sistema que integre vehículos coloidales de nutrición son hasta ahora el mejor ejemplo de Nutrición Entrópica y Exergética, basada en la naturaleza de las plantas y su estrecha correlación con el medio ambiente que las rodea.

En la actualidad los protocolos de nutrición convencionales muestran un considerable rezago científico-tecnológico para atender las demandas de la producción agrológica de alimentos, es por eso que una buena solución son los sistemas de transferencia de nutrientes de base coloidal que permiten establecer lecturas basadas en correcta, real y comprobable asimilación de nutrientes y sus efectos Entrópicos y Exérgicos al interior de las células vegetales y de los organélos responsables de los ciclos de desarrollo vegetativo y de crecimiento de los cultivos.

Debido a la lógica de la naturaleza que expresa el sistema suelo-agua-planta-ambiente, es posible llevar a cabo una secuencia nutricional bio sinérgica que potencie en 4 fases el correcto desarrollo de la planta y los objetivos económicos que el productor espera de forma anticipada.

Así, los conceptos REDOX (reducción-oxidación) del suelo, integración de humato biodinámico orgánico a la estructura arcillo-húmico-cálcico del suelo así como la desmovilización de nutrientes, el balance de la energía catiónica presente en el suelo y la ultra asimilación de nutrientes mediante la transferencia a niveles nano y femto en las células vegetales, cobran una alta relevancia para la producción ordenada y con bases tangibles y medibles, que permitan establecer estadísticas y métricas que integren de verdad todas las variables que impactan de manera positiva o negativa en los cultivos en las diversas etapas fenológicas y en diferentes ciclos productivos.

La introducción y uso de mecanismos biotecnológicos de alta precisión, están permitiendo tomar lecturas en campo en tiempo real para establecer estadísticas del impacto de los sistemas que integran bases coloidales de nutrición, midiendo desde el comportamiento de la planta al cambiar la intensidad lumínica o la velocidad de aire, la temperatura de la humedad del suelo o la cantidad de agua aplicada; estas variables permiten al productor agrológico y técnico asesor establecer verdaderas estrategias de nutrición basadas en el comportamiento interno y real de la planta y no en suposiciones empíricas que son las que generalmente ponen en riesgo la salud productiva de los cultivos.

La gráficas que se muestran a continuación, son un ejemplo de lecturas reales en el laboratorio in vivo del Instituto Lightbourn Research, donde nuestro equipo científico cruza diversas variables en campo para determinar objetivamente bajo una metodología científica las estrategias de nutrición correctas en cada zona o región.

grafica-14

Sin duda la aplicación de sistemas que integren bases de nutrición coloidales, sumada al uso de nuevas biotecnologías de monitoreo y medición nano y femto Entrópicas y Exergéticas en los cultivos, marcará una diferencia en la alta productividad de alimentos vegetales para consumo humano de calidad en el futuro inmediato.

FUENTE

Comentario

  1. Pingback: Energía, Entropía y Exergía: Nutrir en función del trabajo ejercido por la planta

Deja un comentario