“El objetivo es conseguir una buena calidad, mis berenjenas se venden bien por eso”

El 8 de marzo es el día internacional de mujeres como Isabel María Ruiz. Una agricultora de La Mojonera que lleva una finca de siete mil doscientos metros de berenjena sin ayuda de nadie desde hace 3 campañas. Otra mujer, Mónica Martín, técnico de Alóndiga La Unión, supervisa, cuida y vigila que todo vaya bien en el invernadero de nuestra protagonista. Con la ayuda de Leticia RZ, la variedad de berenjena de Rijk Zwaan que cultiva, logra llevar a la subasta 18,5 kilos por metro.

Isabel María Gallardo Ruiz tiene 41 años, es de La Mojonera, está casada y tiene dos hijas de 21 y 14 años. Ha trabajado como limpiadora y envasadora hasta hace tres años, que decidió arrendar una finca y dedicarse a la agricultura intensiva. Aunque es hija de agricultores, su padre nunca cultivó berenjena, producto al que Isabel apuesta desde sus comienzos, concretamente a la variedad de Rijk Zwaan, Leticia RZ. Al principio muchos dudaron de que pudiera conseguir sacar adelante una finca de 7.200 metros sola, sin ayuda de nadie. Tres campañas después, Isabel comercializa 130 mil kilos de berenjena por temporada. Los técnicos de Alhóndiga La Unión la miman. Recibe asesoramiento, información y orientación para conseguir la mejor calidad de producto y, con ello, los primeros precios de la subasta, el sistema de comercialización preferido por nuestra protagonista.

Isabel y Mónica
Isabel y Mónica

Acompañados por Mónica Martín, técnico de Alhóndiga La Unión, visitamos el invernadero de Isabel María. Nada más entrar en la finca notamos que está llevada por una mujer, aunque nuestra protagonista nos rectifica: “no creo que sea una cuestión de hombres y mujeres. Los hay muy apañados que llevan su finca de una forma muy organizada. A mí me gusta apuntarlo todo, el orden y la limpieza”.

-¿Qué dificultades encuentras como mujer en tu trabajo en el invernadero y en tus relaciones con otros agricultores?
No he tenido ni tengo ninguna dificultad por ser mujer. En cuanto al trabajo físico no me parece una actividad excesivamente dura. No tengo problema para cargar la furgoneta o mover las cajas. En cuanto al trato con el resto de agricultores en la subasta o el almacén, todo normal.

-En relación a la conciliación familiar, ¿cómo lo llevas como agricultora?
Mi marido trabaja en una empresa. Tenemos dos hijas de 21 y 14 años. Es ahora cuando puedo administrar mejor mi tiempo. Yo he trabajado limpiando casas, también en almacenes como envasadora… ahora puedo asistir a hablar con los profesores de mis hijas, puedo disfrutar de algún día de fiesta, hacer algún cursillo o disponer de mi tiempo sin necesidad de pedir permisos o tener que cumplir un horario. Trabajo 13 horas al día, como antes, pero el tiempo me lo administro yo.

-¿Cuando dices sola, ¿qué significa?
Sola, sin ayuda de nadie para arrancar, limpiar, sembrar.

-¿Esta es la tercera campaña como empresaria, cómo fueron los comienzos al frente de una finca de 7.200 metros?
Al principio no se creían que me iba a atrever a llevar una finca sola. Algunos me dijeron que no sería capaz. Ahora vienen a visitar el invernadero con otros peritos para que les muestre el sistema que llevo con la berenjena .

-¿Cuál es ese secreto?
Dicen que la llevo muy bien, muy controlada, los tallos por su sitio… pero sobre todo saco muchos kilos a Leticia RZ, a pesar de que el invernadero no es muy bueno para la berenjena. Sin embargo, en la pasada campaña recogí 18,5 kilos por metro de berenjena. Las puse el 25 de agosto y las arranqué el 26 de mayo. El primer año las sembré también en agosto y las arranqué en junio. Aproximadamente saco unos 130 mil kilos por campaña.

-¿Tu objetivo es conseguir un buen precio?
Mi objetivo es conseguir una buena calidad. Mi producto se vende bien por eso.

¿Dónde comercializas tus productos?
Desde el principio en Alhóndiga La Unión

¿Prefieres el sistema de subasta?
No me gusta el sistema que utilizan las cooperativas, tampoco me fío de los pequeños almacenes que de pronto aparecen y se forman para comercializar los productos. Se oyen muchas cosas. No te digo que todos sean iguales, pero te dicen un precio, luego te pagan otro. La alhóndiga tiene sus requisitos, tienes que llevar el producto arreglado, hacer cola para descargar. Pero si los he vendido a 30 céntimos, son 30 céntimos. En otros sitios te dicen a los dos meses que tu producto se ha pagado a una cantidad y a lo mejor en la alhóndiga se pagó más caro ese día.

-¿Por qué eliges berenjena?
Porque la berenjena es un cultivo de largo recorrido con el que puedo beneficiarme de los momentos en los que se cotiza más alto el producto. Con la berenjena pillas cuando está muy bien de precio y cuando está mal. Sin embargo, si pones otra cosa, puede pasar que cuando se esté cotizando a muy buen precio, ya lo hayas arrancado o todavía no esté listo para arrancar.

-¿Alguna variedad de berenjena en especial?
Sí. Desde que comencé, siempre he sembrado la misma variedad de berenjena, Leticia de Rijk Zwaan, como te he dicho me va muy bien de kilos y me gusta el producto.

-¿Cuál es la principal característica de esta variedad?
Leticia RZ F1 está recomendada para la época del año en la que yo siembro, de agosto a junio. Aguanta muy bien el frío, no tengo Botritys, da muchos kilos y aguanta bien en la mata hasta el final de la campaña con lo que me permite estar pendiente de la pizarra de precios. El fruto es alargado y mantiene el color a pesar de las bajas temperaturas y nunca tiene espinas en el cáliz.

-¿Cómo solventas los problemas del día a día en tu finca?
En esta zona no hay problemas de virosis. Me gusta probar nuevos productos. Cada vez que experimento con alguno, consulto a los técnicos de La Unión para que ellos me den el visto bueno. Me atienden bien y el trato, ya lo ves, excepcional.

-¿Cómo es esta zona en cuanto a robos?
Este invierno intentaron robarme el almacén. Y hace unas semanas, al precio que han estado las berenjenas, casi me tengo que venir a dormir al invernadero. Es el día a día, si no te toca a ti, a tu vecino.

-¿Cuál es el balance de estas tres campañas?
Los dos primeros años fueron malos. Esta campaña va mejor, pero hay que esperar a que termine. No he llegado a perder dinero, pero no he alcanzado el objetivo que me había fijado.

-De la agricultura de antes a la forma en la que se produce ahora hay mucha diferencia. ¿Cómo te has formado para ser agricultora?
Aparte de haber visto y ayudado a mi padre desde pequeña, es cierto que he tenido que aprender más de cien nombres de productos, bichos buenos y malos, fómulas químicas, matemáticas. He realizado cursillos fitosanitarios. Hablo con muchos peritos. Siempre estamos aprendiendo y buscando la forma de solventar los problemas o de mejorar la calidad del producto.

¿Alguna anécdota?
El año que comencé en la finca, sobre el mes de febrero, le salieron rebrotillos a las berenjenas. Yo les veía muchos bichos verdes y chispicas blancas, y pensaba “madre mía, qué cantidad de Nesidiocori le están saliendo”. (El Nesidiocori es un chinche depredador que se alimenta de huevos y larvas de Tuta absoluta y de la mosca blanca de los invernaderos). Hasta que vino el perito, los vio y me dijo: “lo que tienes es pulgón”. Y efectivamente, poco después se me pusieron todas las matas infectadas de pulgón. Ahora cada vez que veo uno en una mata le enchufo el pulverizador.

FUENTE

Comentario

  1. Pingback: “El objetivo es conseguir una buena calidad, mis berenjenas se venden bien por eso”

Deja un comentario