El mercado de la agricultura orgánica

Los consumidores en la actualidad están adoptando con más frecuencia estilos de vida limpios. Estudios especializados advierten que el mercado mundial de alimentos orgánicos está creciendo y genera cada año nuevas posibilidades que permiten proyectar ventas globales de USD 90 000 millones anuales. Si a eso se añade que, desde enero, la UE implementa un procedimiento más simplificado para autorizar el ingreso de productos identificados como ‘Novel Foods’ (alimentos nuevos) y también se añade la categoría de ‘alimentos tradicionales procedentes de terceros países’, existen más oportunidades.

Información de la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias de Chile, publicada en el 2017, indica que la producción orgánica mundial se genera en 179 países, con una superficie total de 90 millones de hectáreas y con una tendencia a incrementar el espacio.

En este concepto, Ecuador quiere tener más protagonismo y para ello ha dado un paso interesante. Esta semana se publicó el catálogo ‘Ecuador Certificado’ que contiene los principales productos orgánicos y con certificaciones de la oferta exportable nacional. La certificación exige cumplimientos relacionados con el comercio justo, control de residuos químicos, buenas prácticas agrícolas o de manufacturas, responsabilidad social, entre otros parámetros exigidos por los consumidores alrededor del mundo.

Más de 80 compañías ofertan sus productos con este catálogo. No obstante, esa cantidad puede crecer y para ello es indispensable que desde la gestión pública y privada se apoye a aquellas pymes que también han incursionado en este tipo de producción, pero que aún no han dado el paso hacia la certificación internacional. El potencial agrícola del Ecuador es inmenso, pero la falta de atención es la cuenta pendiente desde la gestión pública. Una situación que se repite en casi todos los países de Latinoamérica.

FUENTE

Comentario

  1. Los alimentos naturales no existen porque todo fruto, vegetal y animal para el consumo humano es producto de la manipulación genética y no brota prístino en la naturaleza. Un sello orgánico es una estrategia de mercadeo, no certifica que un alimento sea más sano ni más nutritivo. Las posturas oficiales de defensa de los alimentos orgánicos se adoptan por sus réditos políticos.

Deja un comentario