El manejo de los datos define el perfil de la nueva agricultura

Durante una jornada a campo organizada por Claas, los productores se capacitaron sobre el uso de la tecnología de la información.

La abundancia de datos y su adecuado uso es el desafío de la agricultura actual. Y ese fue uno de los grandes ejes de la primera edición de “Experiencia en Cosecha”, la jornada de entrenamiento a campo organizada por la empresa Claas Argentina en su campo de Oncativo (Córdoba) el viernes pasado. El encuentro, que replica el modelo implementado en sus jornadas Experiencia Forrajera _la próxima se realizará el 30 de junio en Sunchales_ reunió a más de 300 productores, técnicos y contratistas.

La compañía Claas es sinónimo de tecnología de avanzada a nivel global y así fue puesto de manifiesto en el campo donde se desarrolló “Experiencia en Cosecha”. Sobre un lote de maíz de la firma KWS, dos cosechadores tope de gama _la Lexion 780 equipada con sistema de rodamiento Terra Trac y el cabezal MDD 100 de Mainero y la Tucano 570 equipada con un cabezal maicero de Allochis_ hicieron su trabajo ante un público que atentamente siguió en pantallas gigantes los datos provistos por la telemetría.

Señal de ajuste. Pero ¿qué es la telemetría? José Suñe, especialista en agricultura de precisión de Claas Argentina, explicó que estas cosechadoras traen incorporada esta tecnología de fábrica y se trata del sistema a partir del cual la máquina recoge más de 200 parámetros con un intervalo de 15 segundos y los transmite en forma remota a un servidor para que sean consultados desde una pc o tableta.

Estos datos refieren a la regulación de la máquina, consumos de combustible y tiempos operativos, que sumados al mapa de rendimiento permiten tomar decisiones de manejo agronómico en la campaña siguiente y ajustar tiempos y costos operativos.

A su vez, todas las máquinas cuentan con un piloto GPS que permite ahorrar costos, mejorar la eficiencia, disminuir el estrés del operario y la compactación del suelo. “El piloto puede ser utilizado con una señal gratuita o una paga”, explicó el técnico. Dijo además que “en el primer caso se obtiene una precisión de 15 a 30 centímetros y en el otro, de 5 a 10 centímetros”.

Pero lo más relevante es el impacto económico que tiene evitar dobles pasadas por el mismo sector del lote. “Utilizando piloto automático con una precisión de entre 5 y 10 cm se calculan 53 pasadas, un 5,66 por ciento más de eficiencia. En una campaña de 2.000 hectáreas esto equivaldría a 113,2 hectáreas que se dejan de cobrar”, puntualizó Suñe.

Y agregó que a 1.200/1.500 pesos la hectárea cosechada equivale a unos 135.840 pesos. En tanto “se afronta un gasto extra de combustible de 22.640 pesos por la misma superficie”.

Cabezal que todo lo puede. Marcos Formica, de la empresa Mainero, explicó el trabajo que el cabezal MDD 100 realizó en “Experiencia en Cosecha”. Este desarrollo, que ya va por su cuarta campaña de vida comercial, sigue siendo el único en el mundo que puede cosechar a cualquier distancia y dirección. “Hay entre 700 y 800 trabajando en el país y unos cuantos más en distintos mercados. Nos enorgullece todo lo que podemos lograr con un cabezal tan simple y de tan poca sofisticación mecánica”, dijo.

Un híbrido por ambiente. El uso de la información también fue eje de la disertación de Joaquín Ferreyra, de KWS. El técnico destacó que, cuando se va a comprar un maíz, es clave consultar cómo es el ambiente en el que se va a sembrar, en qué fecha, con qué densidad y sobre qué suelo.

De ese modo, en base a una serie de ensayos que la compañía viene realizando en distintas regiones del país con todo su portfolio de híbridos podrá aconsejar el material más adecuado a las necesidades de cada productor. “El objetivo es tener un manejo más preciso del producto y tenemos datos para lograrlo”, dijo Ferreyra.

Control de malezas. Diego Ustarroz, de Inta Manfredi, abordó el problema de malezas en la región centro de Córdoba. “Estamos viendo barbechos muy largos entre la cosecha de la soja a mediados de abril y la siembra tardía de un maíz en diciembre y esto nos obliga a hacer demasiadas aplicaciones de herbicidas”, dijo con preocupación.

“Si bien podemos rotar los modos de acción de los herbicidas, se trata de una estrategia poco sustentable y que ocasiona un excesivo uso de herbicidas y riesgo de nuevas resistencias”, expresó.

A la hora de las recomendaciones, el técnico sugirió incluir un cultivo de trigo como puente entre dos de verano o bien realizar cultivos de cobertura. En el caso de estos últimos se interrumpen antes de que lleguen a fin de ciclo lo que genera una buena cobertura y excelente supresión de las malezas. El desafío en este caso es medir el agua disponible en el suelo.

Otra estrategia para reducir el período de barbecho es adelantar la fecha de siembra de maíz, de mediados de septiembre a mediados de octubre. “Esto es posible en la zona y tenemos excelentes herramientas de control en maíces tempranos”, concluyó.

Nutrientes. Nicolás Sosa, de Inta Manfredi, aportó un tema que cierra el círculo productivo: el uso de efluentes de la producción porcina para la fertilización de maíz.

“El efluente porcino contiene una gran cantidad de nutrientes que un cultivo puede utilizar”, dijo. “En cerdos de terminación, aproximadamente el 39 por ciento del nitrógeno ingerido a través de la ración luego es recolectado a través de heces y orina y puede ser volcado nuevamente al sistema”, puntualizó.

Pero la clave es garantizar aplicaciones de dosis agronómicas y no sobre dosificar. Para esto es necesario realizar un análisis del efluente y de los requerimientos del suelo para poder determinar la dosis.

“No es lo mismo un efluente de un purin de terminación que si hablamos de lechones cerca de ir a faena que son mucho más ricos en nitrógeno y fósforo, que los efluentes provenientes de un ciclo cerrado donde se mezclan los de todas las categorías del establecimiento”, describió Sosa y ejemplificó: “si queremos fertilizar un maíz de 80 qq/ha hay que aplicar unos 30/35 m3 de purín o de un efluente de estrato de terminación. En cambio, si hablamos de un ciclo de maternidad hay que duplicar la dosis debido a que el contenido nutricional es de casi la mitad”.

El clima que viene. Por su parte, Carlos Di Bella, de Inta Castelar, sostuvo durante la jornada que en Córdoba se esperan lluvias similares a la media hasta octubre. “Se estiman unos 350/400 mm que dependerá de si caen todos juntos o no cuál es el impacto sobre suelos que en muchos casos ya vienen saturados”.

“Si tenemos cultivos de cobertura que puedan absorber esta agua o si estamos en barbecho hará la diferencia”, dijo. “Según los pronósticos, hay un 75 por ciento de probabilidades de que tengamos situaciones iguales o con mayor cantidad de lluvias que lo normal para esta región. Algo similar se prevé en lo que hace a temperatura”, puntualizó.

En tanto Nicolás Udaquiola, de Globaltecnos, hizo hincapié en que el negocio agrícola es de márgenes y no de precios, y las decisiones se tienen que tomar en función de cada negocio.

“Venimos de tres campañas récord consecutivas a nivel mundial y si la demanda amaga a disminuir, impactaría de lleno en los precios. En los próximos tres meses se define la cosecha de Estados Unidos, hay volatilidad de precios y un ambiente macroeconómico y político mundial con turbulencias”, enumeró el especialista y aclaró que los momentos del mercado no son los mismos que los productivos.

“Guardar grano no siempre es la mejor opción y si se guarda es importante fijar precios”, apuntó para recordar que existen herramientas para fijar sin comprometer mercadería.

La economía que nos espera

Finalmente el economista José Luis Espert les habló a los productores presentes en la jornada y consideró que este año la economía crecerá alrededor del 3 por ciento, “no muy lejos de lo que el gobierno tiene en el presupuesto”, expresó.

“La inflación estará entre el 21 y el 23 por ciento, arriba de las metas del Banco Central, pero hay que tener en cuenta que la inflación del año 2016 fue de más de 40 por ciento”, agregó.

“El año que viene la economía puede volver a repetir números positivos pero cuidado que puede haber algún cisne negro de parte del mundo. La situación en Europa no está del todo clara”, disparó Espert.

Sobre las próximas elecciones, el economista opinó que Mauricio Macri tiene alguna chance de ganar. Y en materia de rentabilidad del sector agropecuario advirtió que continuará el atraso cambiario. “Si el gobierno no cambia sustancialmente su política podemos esperar una devaluación adicional de alrededor del 11 o el 12 por ciento, muy similar a la de este año”, apuntó el economista y agregó que ve una Argentina retomando el sendero del crecimiento en 2017/18, con un nivel de inflación similar al actual y perspectivas poco sostenibles debido a la permanencia de un dólar barato, una creciente deuda pública y un alto déficit fiscal.

“El gobierno debería abrir más la economía”, expresó.

FUENTE

Deja un comentario