El futuro de la agricultura no es la agricultura

Desde tractores sin conductor y recogedores robóticos, a tecnologías que preservan los productos frescos 5 veces más, estamos obsesionados con el uso de la tecnología para resolver los muchos, muchos desafíos en nuestro sistema alimentario. Pero después de pasar unos días en Omaha esta semana, compartiendo con algunos de los agricultores más avanzados y progresistas de Estados Unidos, me di cuenta de que la tecnología es realmente sólo una pequeña parte de la solución que estamos buscando. El verdadero futuro de la agricultura no es el crecimiento de plantas o animales; es el crecimiento de negocios.

No nos confundamos, las granjas ya son negocios, increíblemente uso intensivo de capital y negocios altamente riesgosos en eso. En un año, un agricultor podría comprar unos cuantos millones de dólares en insumos y activos, vender unos cuantos millones de dólares en cultivos básicos y llegar al final con algo así como $ 30.000- $ 40.000 al año en “ganancias”. Esa es una cantidad aterradora de riesgo a tomar por una recompensa escasa. Y los agricultores lo hacen. Y ahora, en un momento en que los precios de las materias primas son muy bajas, están buscando mitigar algo de ese riesgo con nuevos negocios en sus granjas.

¿Qué tipo de negocios?, literalmente todo tipo de negocios que te puedas imaginar. Quizás está convirtiendo el maíz como una materia prima a un bien más elaborado en el estante de un supermercado, un whisky de la granja a la mesa o el bourbon con una destilería en la misma granja. O la construcción de un invernadero en el centro de Nebraska para cultivar hierbas para las tiendas de comestibles en el del Medio Oeste. O un granjero de Montana tratando de colocarle marca a su trigo, pan o tocinería. O convertir un antiguo establo de partos en una operación hidropónica de tilapia y lechuga. U ofreciendo experiencias de educación agrícola con la ayuda de AirBnB. O alquilar tiendas no utilizadas o graneros para bodas o eventos en temporada baja. O la creación de semillas de algodón a sábanas de lino. Estas fueron sólo algunas de las ideas de negocios (planeadas, iniciadas y completadas) de las que he oído hablar, y sin duda hay muchos, muchos más.

La conclusión es que los agricultores más exitosos en Estados Unidos no están duplicando hasta el máximo rendimiento el maíz y la soja a cualquier costo. Están buscando mejorar los recursos existentes en sus fincas (sea el propio cultivo, las instalaciones, etc.) para obtener ingresos alternativos. Y eso es algo que todos deberíamos estar entusiasmados. ¿Por qué? Porque más dinero en los bolsillos de los agricultores significa más oportunidades para el cambio.

Gran parte de la discusión en torno a la agricultura y el cambio del sistema alimentario coloca a los agricultores en una de dos categorías; Pequeños, sostenibles, granjas orgánicas que luchan contra las fuerzas de los grandes negocios para sus comunidades locales, y todos los demás. El “todo los demás” tiende a ser pintado a grandes rasgos como la “fábrica” sin corazón la cual lidera miles de hectáreas de monocultivos, mientras el dueño cuenta su dinero y ríe maniacamente del medio ambiente y los impactos a la salud de sus malos esfuerzos.

Traducido por http://agriculturers.com/

He hablado una o dos veces antes acerca de cómo esta caracterización es probablemente la barrera número uno para el cambio en la agricultura de los Estados Unidos, por lo que no voy a hablar de ella nuevamente. Pero incluso si sientes que hay un tono de verdad en el párrafo anterior, nada debería alegrarte más que oír que los agricultores están desviando algo de su enfoque para alejarlo desde la producción final de sus operaciones. Para otros, como los que piensan que los agricultores son personas, debería hacerte sonreír que los agricultores, siendo audaces e innovadores como siempre, están encontrando el coraje para iniciar nuevos negocios que los protegerán a ellos y al legado de sus familias en los próximos años.

Si queremos un sistema alimentario más sostenible, no podemos empezar convenciendo a los agricultores para que cambien sus prácticas. Primero tenemos que asegurarnos de que es posible que ellos hagan eso. No es posible para un agricultor plantar cultivos de cobertura si no están obteniendo los ingresos suficientes para poder comprar semillas de cultivos de cobertura. Un agricultor no puede preocuparse por el agotamiento del acuífero Ogallala, si el riego es la única cosa entre ellos y la bancarrota. Un agricultor sin acceso a un comprador orgánico no puede justificar el costo del cultivo orgánico. Aunque hay muchos colaboradores a los problemas en estos ejemplos, uno significativo es siempre limitaciones financieras. De esta manera, los negocios nuevos ayudan a los agricultores a ganar al menos un poco más de dinero y seguridad, lo cual es un gran paso hacia la posibilidad de tomar decisiones (o cambiar) en torno a las prácticas de producción.

Y los agricultores que invierten más allá de la cosecha crean beneficios que todos podemos disfrutar. Por ejemplo, cuando los agricultores construyen marcas y tienen una mano en la comercialización de sus productos o servicios directamente con los consumidores, nosotros – los que comen, que beben y los usuarios – tenemos la experiencia de interactuar con las personas detrás del producto. Por ejemplo, cuando un agricultor fabrica whisky, lo hace con una experiencia no sólo en la destilación, sino también en los matices de las variedades de maíz, la calidad del suelo y la forma en que el clima afecta la salud de las plantas. Esperamos este nivel de experiencia con algunos productos, a saber, el vino, pero con los agricultores más involucrados en la comercialización de sus productos agrícolas, podemos esperar una gran cantidad de productos de mayor calidad y conocimientos sobre ellos. Los agricultores también obtienen más de los beneficios financieros (que es más probable que gasten en sus comunidades locales) y pueden adaptarse más rápidamente a las demandas de los consumidores, ya que trabajan directamente con sus usuarios finales.

Una parte significativa de hacer posible estos negocios agrícolas alternativos es que los agricultores están buscando maneras de enfocarse menos en crecer más (en términos de superficie) y crecer más (en términos de aumentar los rendimientos), y centrarse en cambio, en el crecimiento más inteligente.

La realidad importante aquí es que, contrariamente a la creencia popular, no necesitamos que los agricultores sean más productivos. Hay un mito por ahí que los agricultores son los únicos responsables de aumentar la producción en un 70% para las personas que habrá en 2050. Pero incluso hoy en día, hay más que suficientes calorías produciéndose para erradicar completamente el hambre. Los verdaderos problemas radican en la distribución de alimentos, no en la producción. Los agricultores estadounidenses son, en particular, de lejos algunos de los agricultores más productivos del mundo. Los agricultores no tienen que estar corriendo alrededor tratando de exprimir cada celemín de cosecha de cada acre. Mejorar la calidad de vida de los agricultores de hoy (que incluye ser capaz de pagar un sueldo, lo cual es raro en muchas granjas este año) será mejor para todos, incluso para nuestro sistema de alimentos en el futuro. Diversificar las empresas agrícolas y ayudar a los agricultores a crear negocios que no sólo apoyan a sus familias, sino que podrían emplear a otros – es un camino hacia comunidades rurales sostenibles, alimentos sostenibles y un futuro sostenible.

Traducido por http://agriculturers.com/

A pesar del hecho de que el 97% de las granjas en los Estados Unidos todavía son de propiedad familiar, las operaciones familiares luchan por mantenerse independientes en momentos en que el dinero es escaso. La agricultura estadounidense está experimentando actualmente un nivel sin precedentes de consolidación (tanto en el lado de los negocios como en el de la granja), y esa consolidación ejerce una presión cada vez mayor sobre los agricultores para que crezcan comprando o alquilando más superficie, a pesar de las rentas exageradamente altas. Los negocios más allá de la producción son una de las pocas maneras en que los agricultores pueden realmente luchar contra esa consolidación sin comprar a sus vecinos (que es una buena manera de hacer enemigos en una pequeña ciudad) o arriesgarse a la bancarrota en un mal año. Los negocios adicionales tienen más probabilidades de ganar dinero todo el año, y no necesariamente requieren poseer los medios de producción. Por ejemplo, si un granjero de cebada en Montana instala una cervecería de artesanía, un mal año en sus campos de cebada no lo pondrá fuera del negocio, porque puede comprar cebada de otros agricultores y seguir ganando dinero en el lado de la comercialización (mientras apoya a otros agricultores locales también).

De esta manera, los agricultores son el mayor aliado y recurso de cada uno. Los agricultores pueden ser un grupo notoriamente independiente y reservado, pero si pueden adquirir las tecnologías disponibles, en particular en los próximos 5-10 años, aunando recursos (compartir maquinaria, arrendamiento de almacenamiento, co-inversión, etc.) existe una posibilidad de revertir lo que se siente como la inevitable desaparición de la granja de tamaño medio.

Pero ¿qué podemos hacer para apoyar a los agricultores a medida que avanza con nuevos tipos de negocios agrícolas?, la respuesta es invertir.

En Silicon Valley, casi cualquier tipo blanco con una sudadera con capucha, con gafas y una idea, puede entrar en un centro de capital de riesgo a las 8 am y salir con un millón de dólares al mediodía. No es de extrañar, que no haya casi tanto apoyo financiero para la construcción de invernaderos en Kansas o plantas de etanol en Indiana, pero si hay para el próximo servicio automatizado de lavado de ropa o la aplicación de reventa zapatillas. Pero yo argumentaría que un millón de dólares en el Medio Oeste va mucho más lejos para tener un impacto duradero en el mundo. Y si incluso una pequeña fracción del dinero que se gastó en la mayonesa Hampton Creeks o incluso en las hamburguesas “Impossible Meats”, fuese para apoyar a los agricultores a iniciar negocios, podríamos tener un impacto real en el mundo.

Los agricultores han continuado, sin duda, financiando sus propios proyectos y creando, dirigiendo y construyendo lentamente sus propios negocios como los que utilizan las personas, pero si queremos capitalizar el proceso de cambio, especialmente propiciando un clima políticamente favorable, el cual podría ser el único camino real hacia la sostenibilidad, debemos mantener nuestros ojos y oídos abiertos a las oportunidades de invertir en negocios agrícolas.

Traducido por http://agriculturers.com/

FUENTE ORIGINAL

4 Comentarios

  1. Pingback: El futuro de la agricultura no es la agricultura

  2. Conrado e Sepulveda Briones

    Me perece interesante el artículo
    es una gran realidad , soy agricultor y lo estoy viviendo y me motiva retomar
    una idea que deje pendiente

  3. CESAR GAGLIARDO

    Excelente artículo. Hay que desarrollar las empresas agropecuarias en forma vertical. La tierra no se multiplica, la capacidad emprendedora y empresaria es la que hace la diferencia.

  4. FELIPE DE JESUS CARAVEO L.

    LOS GOBIERNOS DEBERIAN DAR MAS APOYO AL CAMPO, PARA QUE LOS AGRICULTORES SE PREOCUPARAN REALMENTE POR PRODUCIR ALIMENTOS QUE NUTRAN ..,Y NO SOLO ELEVAR RENDIMIENTOS POR EL SOLO AFAN DE GANAR DINERO. HAY UNA TRAMPA EN LA AGRICULTURA CAPITALISTA EXPRIMIDORA DE LOS SUELOS…QUITAR EL HAMBRE NO ES NUTRIR….ECHEMOS UN VISTAZO A LAS ESTADISTICAS DE ENFERMEDAD EN LA POBLACION MUNDIAL. LA MAYORIA TIENEN UN ORIGEN EN LAS DEFICIENCIAS NUTRIMENTALES. LA POBREZA NUTRIMENTAL DE LAS COSECHAS ESTA SIENDO RESPONSABLE EN BUENA MEDIDA DE ESAS PANDEMIAS (LEER AL DR. JOEL WALLACH).

    FELIPE DE J. CARAVEO
    MEXICO

Deja un comentario