El desafío proteínico para 2040: ¿Cómo alimentar a 9 mil millones de personas?

¿Cómo podemos alimentar a nueve mil millones de personas con una cantidad suficiente de proteína de una forma que sea costeable, saludable y buena para el medioambiente?

Es una pregunta difícil, y las respuestas no son simples, pero una coalición única de empresas, académicos, y organizaciones sociales y cuerpos gubernamentales, se ha reunido para intentar encontrar estas respuestas a través de la iniciativa “Desafío Proteína 2040”.

Hoy, la proteína se encuentra en el centro de la atención como nunca antes. Traducido por Agriculturers.com. Es fundamental para la salud humana, pero la manera en que actualmente crecemos y comemos, está causando una fuerte tensión sobre la salud de nuestro planeta y nuestros cuerpos.

De cara a una creciente proporción de dietas basadas en carne, un aumento continuo de la población global, y los impactos proyectados del cambio climático, el Desafío Proteína 2040 cree que debemos entrar en acción ya.

Mucha proteína va al ganado

Vivimos en un mundo enloquecido donde más del 50 por ciento de la proteína vegetal de alta calidad cultivada (trigo, soja, etc.) que podría alimentar a humanos, es alimentada a animales.

Sumado a esto, una buena proporción del pescado es usado para la alimentación de ganado y peces. Traducido por Agriculturers.com. El sistema de producción de proteína para alimentación animal es extremadamente dependiente del cultivo de soja, y el cultivo de la soja a su vez, conduce a la deforestación.

Por lo tanto, no es tan simple como encontrar una forma más sustentable para cultivar vegetales, sino que es también encontrar alternativas y enfrentar la demanda.

No obstante, el escenario es complejo. Algunos de nosotros comemos más proteína de lo necesario; casi 2 mil millones de personas tienen sobre peso o son obesas. Otros enfrentan una seria carencia de proteínas, con más de 700 millones de personas que sufren de hambre. Ambas circunstancias están asociadas a altos riesgos de salud.

Algunas proteínas tienen un mayor valor nutricional que otras, y algunas, en particular las de origen animal, requieren de muchos recursos para su producción y crean impactos dañinos para el planeta como la emisión de gases de invernadero, un alto consumo de agua, y la destrucción de preciados hábitats alrededor del mundo.

Más proteína de origen vegetal

Aunque no pretendemos tener todas las respuestas, mediante una investigación exhaustiva y dos años de vinculación con más de 200 participantes, el equipo del Desafío Proteína 2040, facilitado por la organización internacional de sostenibilidad sin fines de lucro, Foro para el Futuro, está trabajando en tres áreas de acción.

Creemos que se necesita de un enfoque “sistémico”, lo que significa abordar diferentes áreas al mismo tiempo, para alcanzar la escala de nivel mundial que necesitamos.

Nuestro primer foco se centra en incrementar la proporción de proteína vegetal en nuestras dietas, y aumentar el rango de apetecibles opciones disponibles.

En occidente, consumimos mucho más proteína animal, y la demanda está creciendo exponencialmente en países en vías de desarrollo, como en China e India.

Pero no es fácil si se busca cambiar la dieta; por lo general, los menús están centrados en la carne como la estrella del plato, y las opciones vegetarianas son pobres en proteínas, sin mencionar que son aburridas de comer. Traducido por Agriculturers.com. Estamos trabajando con chefs, empresas de comida, y colegios, para desarrollar recetas basadas más en vegetales, además de menús u otros productos, de forma que haya un rango más amplio de deliciosas y sostenibles opciones proteicas disponibles para las personas fuera de sus hogares.

Alimentación animal sostenible

Estamos buscando también que la alimentación animal sea mucho más sostenible. Durante los últimos 60 años, el ganado, los pollos, cerdos, y el pescado, han estado siendo alimentados cada vez más con granos de soja y harina de pescado. Muchos de estos suministros son fuentes de alto nivel proteico que podrían ser usados para alimentar a humanos, particularmente en lugares donde la deficiencia de proteínas es común.

Adicionalmente, el uso de pescado para alimentar animales pone mucha presión sobre nuestros ecosistemas marítimos. El desarrollo de nuevas fuentes de alimentación animal (insectos, pastos, legumbres, etc.) es crítico.

Estamos trabajando también con la industria de la alimentación animal para desarrollar una herramienta de fácil uso que pueda guiarlos hacia la toma de mejores decisiones, al hacer que el tipo de información que necesitan sea clara y fácil de entender.

Menos desechos

Finalmente, estamos trabajando duramente para reducir el desecho de alimentos. A escala mundial, el 30% de todo el alimento producido se desecha, mucho del cual podría ser convertido en fuentes útiles de proteína.Traducido por Agriculturers.com.

Estamos explorando nuevas formas de ayudar a pequeños emprendimientos a reducir la proteína desechada y reutilizar esa proteína para crear nuevos productos que sirvan para la alimentación humana.

150930145714-chart-food-waste-sutter-two-degrees-exlarge-169

En el siglo 21, no sólo enfrentamos una crisis ecológica, sino que también una crisis de salud pública, a causa de la inseguridad alimentaria. Traducido por Agriculturers.com. La proteína se halla en el corazón de estos problemas. La colaboración es clave para encontrar las soluciones que necesitamos, y la iniciativa Desafío Proteína 2040 es un gran lugar para partir.

FUENTE