El ciclo perfecto: acuaponía

¿Te imaginas criar peces debajo de tu huerto urbano? Esta es la propuesta de la acuaponía, integrar la crianza de peces para ahorrar un 90% de agua y eliminar, al mismo tiempo, el uso de productos químicos tóxicos. Un sistema que se está desarrollando tanto para uso particular como para uso industrial.

El término acuaponía se deriva de la combinación de las palabras “acuicultura” (producción de organismos acuáticos) y ‘hidroponía’ (producción de plantas sin suelo). Es un sistema sustentable de producción de plantas y peces.

El sistema es el siguiente: los peces producen el compostaje o fertilizante de la tierra, una vez expulsan los desechos de lo que comen, ricos en nutrientes. Dicho de otra manera, las personas dan de comer a los peces para que estos den de comer, después, a las personas. El ciclo de la vida.

Así, el ‘fertilizante’ natural que expulsan los peces es bombeado hacia la parte superior, donde son absorbidos por las plantas. Al mismo tiempo, las raíces purifican el agua cuando retiran dichos nutrientes, el cual vuelve hacia abajo, a donde están los peces. De esta manera no hace falta introducir agua limpia cada semana.

Este sistema puede ahorrar hasta 90% de agua en relación con la agricultura convencional y eliminar completamente cualquier residuo que se pudiera generar, ya que es un sistema cerrado. Hoy día ya existen sistemas de este tipo tanto para la producción casera como para la producción a escala industrial.

Un sistema de acuaponía doméstico se puede instalar en el medio urbano, en un espacio libre de la casa, en un balcón, que reciba al menos 5 horas de sol al día.Los sistemas de acuaponía comerciales, a gran escala, son también fáciles de administrar y el productor tiene poco que controlar, tanto en producción de cultivos como de peces. Verduras, como por ejemplo la lechuga, se puede cosechar después de cuatro a seis semanas de ciclo corto.

Una técnica con historia.

La técnica del sistema integrado de cultivo de peces y hortalizas reproduce, en realidad, el ciclo natural de los nutrientes en cualquier ecosistema a pequeña escala. No se trata de algo nuevo de ahora: la acuaponía ya era conocida y utilizada hace miles de años por civilizaciones tan dispares como los aztecas o los chinos.

¿Qué peces debemos usar?

Los peces que se emplean en la acuaponía son generalmente tilapias, una especie que es muy resistente y capaz de soportar altas densidades de población. Aunque lo cierto es que el sistema acoge todo tipo de peces de agua dulce. Importante: este sistema funciona mejor en climas cálidos;

¿Qué necesitaremos?

Para llevar a cabo este sistema en casa son necesarios los siguientes elementos: un estanque para criar los peces; una bomba, encargada de transportar el agua con los nutrientes de los paces hacia arriba, donde se encuentra el cultivo hidropónico; canaletas donde plantaremos nuestro huerto, una tubería a través de la cual circule la solución y un sistema de filtrado para que las tuberías no se obstaculicen.

En cuanto al sustrato que emplearemos en este tipo de huertos, serán gravillas que pueden abarcar diferentes tamaños. El riego debe ser continuo, los sistemas de riego por goteo y similares no suelen funcionar bien.

Lo mejor de la acuaponía es que es totalmente ecológico, ya conseguimos un fertilizante no contaminante que es, además, totalmente natural.

Reglas básicas a que seguir en la acuaponía.

Siguiendo unas reglas básicas podrás montar y mantener tu propio sistema sin problemas.

  • Muy importante el tanque. Los tanques para peces son una elección muy importante en la acuaponía. Puede que cualquier tanque te funcione, pero si usas un tanque redondo con fondo plano o cónico te simplificaras la vida, ya que son más fáciles de limpiar.
  • La aireación y circulación del agua fundamental. Piensa en usar bombas de agua y de aire para garantizar que el agua tenga altos niveles de oxígeno disuelto y un buen movimiento de agua para que sus animales, bacterias y plantas se mantengan sanos. Usa la energía fotovoltaica cuando te sea posible, ya que cualquier corte eléctrico puede ser fatal para tu sistema.
  • La calidad del agua es crucial. El agua es vital en un sistema de acuaponía. Es el medio a través del cual se transportan todos los nutrientes esenciales a las plantas y donde viven los peces. Hay cinco parámetros de calidad del agua importantes que hay que seguir y controlar: oxígeno disuelto (5 mg/litro), pH (6-7), temperatura (18-30° C), nitrógeno total y alcalinidad del agua.
  • No hay que llenar mucho los tanques. La densidad recomendada es de 20 kg/1000 litros, lo que deja un área de crecimiento sustancial para las plantas.
  • No a la sobrealimentación. Alimenta a los peces todos los días, pero elimina cualquier alimento no consumido después de 30 minutos y ajusta la porción del día siguiente en consecuencia.
  • Elige y espacia las plantas con cuidado. Las hortalizas de hoja verde funcionan muy bien en acuaponía, junto con algunas hortalizas de fruto más populares, como tomates, pepinos y pimientos.
  • Buen equilibrio entre plantas y peces. Es importante contar con una fuente segura de plantas y peces jóvenes, así que asegúrate de tener en cuenta el suministro en la fase de planificación.

FUENTE

Deja un comentario