El cherry, el más perjudicado por la crisis del tomate

El cherry, el más perjudicado por la crisis del tomate

Los mercados no pagan la apuesta por el sabor de los productores almerienses, que se ven abocados a reducir sus hectáreas de cherry a causa de sus mayores costes, sobre todo de mano de obra.

El sector productor de Almería prepara ya la próxima campaña 2020/2021, un ejercicio en el que todo apunta a que el tomate perderá hectáreas de nuevo. “La superficie de tomate, en general, volverá a caer”, afirma en declaraciones a la revista MERCADOS Albert Alcón, Area Manager de la casa de semillas italiana ISI Sementi, y las tipologías que consumen más mano de obra, como por ejemplo el cherry, podrían ser las más afectadas.

En los últimos años, el tomate cherry en sus distintos tipos y colores se presentó al sector como una posible salida a su crisis. “Una de las formas de aportar rentabilidad al cultivo era apostar por variedades de sabor, muchas de ellas de cherry”, recuerda Andrés Góngora, responsable de Frutas y Hortalizas de COAG. Años más tarde, la realidad es que “las variedades de sabor no han funcionado” y, de hecho, en esta campaña, “no hemos obtenido buenos resultados, económicamente hablando”, lamenta Góngora.

A esto hay que sumar otro factor, y es que el tomate cherry demanda mucha más mano de obra que otras tipologías, lo que eleva aún más sus costes, que no se ven recompensados. “La calidad no se paga”, afirma con contundencia el responsable de COAG.

Esta situación está dando lugar a que, incluso en cooperativas líderes en cherry, como es el caso de Coprohníjar, haya agricultores que aún duden si lo cultivarán la próxima campaña. A priori, “la mayoría de nuestros socios va a mantener el cultivo”, comenta su presidente, Juan Segura, quien en todo caso señala que “hay algunos que se han ido a tomates gordos, e incluso, a calabacín”.

No sin altibajos, Coprohníjar ha logrado “defender” su producto estrella en los mercados durante esta campaña; sin embargo, su presidente no esconde su preocupación por el futuro del cherry, sobre todo como consecuencia de esa alta necesidad de una mano de obra que cada día escasea más.

A falta de datos definitivos de esta campaña, desde el ejercicio 2016/2017 al pasado, el 2018/2019, el precio medio del tomate cherry ha caído de forma considerable, pasando de los 1,28 euros/kg a 1,12 euros/kg, o lo que es lo mismo, un 12,5%, según datos de la Junta de Andalucía.

Cabe recordar que esta tipología es la segunda en volumen comercializado anualmente por los productores almerienses (en torno a 186.300 Tn en la campaña 2018/2019) y la que más valor genera, con el 33% del total (unos 210,8 millones de euros).

En 2019/2020, y según datos de Coexphal, la superficie de tomate en Almería ha descendido un 8%, cifra que se ha elevado hasta el 16% en el caso de tipo cherry. De confirmarse este nuevo descenso previsto para el próximo ejercicio, las hectáreas del tomate quedarían lejos de las 11.000 de hace años.

FUENTE

Deja un comentario