El almendro, cultivo de futuro

Actualmente el almendro es uno de los cultivos más rentables y ello se debe a que no hay suficiente producción de almendras para abastecer la demanda mundial, es decir, estamos ante un producto netamente deficitario.

El almendro es muy rentable cultivado en buenas condiciones, destacando las plantaciones en regadío y el cultivo intensivo, pues es mecanizable completamente. Se trata, por tanto, de una gran alternativa a los cultivos tradicionales, tanto de secano como de regadío.

En zonas donde están dejando de ser rentables cultivos como el algodón, la remolacha, los cereales, los cítricos, el olivar de mesa, etc… el almendro se está extendiendo con gran éxito.

Las almendras están dentro de los alimentos saludables de la dieta Mediterránea, tienen múltiples y variadas aplicaciones en panadería, pastelería, heladería, snacks, cosmética…

El estudio científico Predimed ha concluido que el consumo diario de un puñado de almendras y otros frutos secos disminuye el riesgo de padecer numerosas enfermedades y mejora la respuesta del organismo a otras. Dicho estudio, básicamente, analiza los efectos de la dieta mediterránea sobre la prevención primaria de la enfermedad cardiovascular.

El fuerte crecimiento del consumo de almendras se debe a importantes campañas de promoción en Estados Unidos, Australia, China, India, etc., y a que la dieta mediterránea está de moda en el mundo, siendo la almendra uno de sus componentes importantes. Por tanto, la tendencia del consumo es al alza. Los nuevos países de destino para la almendra no dejan de crecer en su demanda, como son los casos de China, India y Emiratos Árabes Unidos.

Estados Unidos, que es el primer productor mundial, está creciendo en su consumo interno de almendras en más de un 5% anual, situando las almendras dentro de los alimentos saludables. El consumo anual de almendras por habitante en el mundo es muy bajo si lo comparamos con el de España, por lo que queda mucho por recorrer.

En Andalucía tenemos la mayor superficie nacional, el 28%, 111.000 hectáreas. Somos el mayor productor de almendras de España con el 25%, 13.330 toneladas de almendra en grano en 2015.

En estos momentos, el camino que recorre la almendra, desde el agricultor hasta el consumidor, pasa por numerosos agentes que intervienen en la comercialización, como son los corredores locales, las partidoras privadas, los intermediarios y brokers, los industriales privados, las cooperativas de almendras y las organizaciones de productores. En cada eslabón de esta cadena el agricultor va perdiendo parte de sus beneficios, por lo que ser miembro de una cooperativa calificada de organización de productores garantiza estar al final de la cadena, y que el agricultor sea el mayor beneficiario del valor añadido de su producción.

Mirando al mercado, las previsiones de la demanda mundial de almendras son de un crecimiento anual superior al 5%. Se espera que países como India y China multipliquen por 15 su consumo interno. España importó de California, sólo en el primer semestre de este año, cerca de 64.000 toneladas de almendra en grano.

La producción nacional está en torno a las 50.000 toneladas métricas (tm.), pero la industria española procesa anualmente en torno a 130.000 tm. La diferencia son almendras que provienen de California y son de inferior calidad organoléptica.

En unos tres años se prevé que se duplique la producción española y unos años más tarde se triplicará, por lo que el reto más importante para el agricultor será garantizarse la comercialización de sus almendras, en las mejores condiciones del mercado.

Almendrera del Sur pone a disposición de los agricultores su modelo cooperativo de comercialización, con una experiencia en el mercado de 40 años y más de 4.500 socios en toda Andalucía. Somos organización de productores desde 1990.

La cooperativa tiene centros de recepción de almendras repartidos por todo el territorio, unos propios y otros de nuestras cooperativas asociadas. Además de cubrir toda Andalucía oriental, donde el cultivo del almendro ha existido tradicionalmente, destacamos nuestras incorporaciones en las zonas emergentes de Sevilla (Campiña- Écija, Sierra Sur; Bajo Guadalquivir y Vega del Guadalquivir), Huelva (El Condado, Costa y Andévalo), Cádiz (Campiña de Jerez y Sierras de Cádiz), y Córdoba (Valle medio del Guadalquivir, Los Pedroches, Alto Guadalquivir, Subbética y Campiña Sur).

Almendrera del Sur exporta más del 70% de la producción. Se realiza la máxima transformación de la almendra, elaborando desde almendra en piel y repeladas hasta harinas, láminas, granillos, almendras tostadas, fritas, ahumadas, etc. Dispone de líneas de producción ecológica y de producción integrada, con instalaciones en permanente innovación.

Tenemos implantadas las normas ISO 9000, trazabilidad, calidad certificada, NOP USDA, IFS, etc. Almendrera española tiene como fortalezas: una almendra de excelentes características organolépticas, una industria adaptada a las necesidades del mercado europeo, facilidad logística con Europa, fuerte incremento de la producción ecológica, previsión de incremento de la demanda futura, almendras de moda en el mercado, amplio abanico de productos con almendra como ingrediente, fuerte incremento de la demanda de leche de almendras e incremento de la producción futura debido a las nuevas plantaciones.

Para disponer de una buena oferta, el sector debe buscar un aumento de la producción, lo que se puede conseguir con las nuevas variedades de floración tardía y alto rendimiento, mejoras en las técnicas de cultivo, los regadíos, y las nuevas plantaciones. También precisa concentrar la oferta, erradicar la almendra amarga y mejorar los sistemas productivos de la industria. El futuro está asegurado.

FUENTE

Comentario

  1. Pingback: El almendro, cultivo de futuro

Deja un comentario