Detecta un insecto desde tu oficina

Uno de los sectores en los que Israel puso toda su fuerza innovadora es la producción agrícola, no sólo para superar el problema que implica sembrar en zonas desérticas, sino también para hacer más productivos los territorios fértiles.

Un ejemplo de esto es Taranis, una startup israelí encabezada por el argentino Eduardo Zlotnik, que desarrolla análisis de imágenes provenientes de satélites, aviones y drones. Sus sistemas apuntan a detectar anomalías, plagas, insectos y fallas en la plantación y, a su vez, mejorar las intervenciones.

En el marco de la Misión Institucional y Empresaria a ese país organizada por la Provincia, a la que viajó invitada La Voz, la firma presentó sus últimos desarrollos tecnológicos.

Taranis tiene un equipo de 80 personas. Su sede central está en Israel y opera en Argentina, Brasil, Estados Unidos, Canadá, Rusia, Ucrania, Australia y analiza llegar a Bulgaria. El año pasado levantó una ronda de inversión por 30 millones de dólares.

Su filial en Argentina tiene como clientes a Los Grobo, Bio 4, Bayer y Yabito (el campo entrerriano que perteneciera al polémico empresario Alfredo Yabrán), entre otros. Desde aquí atiende a Uruguay, Paraguay, Chile, Perú y México, ya que con la caída de las ventas en el mercado interno, debió asignarle operaciones en toda Latinoamérica.

“Con esta tecnología, uno puede incluso ver el avance de insectos en una plantación desde la oficina y planificar qué va a hacer antes de ir al campo”, advierte el director de la firma.

Con imágenes tomadas desde el espacio, logra una definición de hasta tres metros por pixel, utilizando un centenar de radares israelíes que ofrecen hasta una foto por hora. Pero también procesa imágenes de alta definición obtenidas por avión y drones, con las que logra una definición de hasta ocho centímetros por pixel.

“Recientemente, se hizo un trabajo con Syngenta. Se dividió un campo en la mitad: una parte se pulverizó completamente y la otra se intervino sólo en las zonas que hacía falta, previo al análisis de las imágenes. El resultado fue una reducción del 27 por ciento en las aplicaciones”, ejemplifica Zlotnik.

Tractor inteligente

Según el directivo, los próximos cinco años serán claves para el sector. Por ejemplo, la industria de la maquinaria agrícola se dirige hacia el desarrollo de tractores inteligentes que podrán realizar en forma automática toda la operatoria en el campo.

En este marco, Taranis selló un acuerdo con la fabricante de maquinaria agrícola John Deere. El plan es que su sistema ofrezca a los vehículos información a través de la aplicación de inteligencia artificial para el tratamiento de imágenes, que aporte datos clave para la toma decisiones.

“El sistema puede señalar las malezas que encuentra en el campo, los emergentes como insectos, problemas de nutrientes, enfermedades que afectan a las plantaciones, entre otros datos. Así, el tractor sabrá en cada lugar qué hacer exactamente, según la evolución de la temporada”, explica Zlotnik.

De todos modos, advierte que el tractor inteligente es un producto que está recién en sus inicios.

“En forma permanente van a ir apareciendo equipos con algo nuevo. La tecnología siempre evoluciona y el camino es claro en este sentido. La agricultura tiene que dejar de ser una actividad intuitiva. Hay un potencial enorme para potenciar la productividad con el mismo dinero que se está gastando ahora”, resalta.

FUENTE

Deja un comentario