Deje de comprar comida ecológica si quiere salvar el planeta

Consumir bio no le hace amigo del medioambiente: supone una amenaza para las selvas tropicales y más emisiones de dióxido de carbono. La salud tampoco los echará de menos.

No pocas etiquetas de productos biológicos (aquellos productos que aseguran no haber sido tratados con ningún tipo de pesticida que no sea natural; que han sido cultivados respetando los ciclos propios de la naturaleza y no han sido modificados genéticamente) le prometen no solo un sabor auténtico, sino que al elegirlos contribuirá a cuidar la naturaleza. El 36% de los españoles que consumen productos ecológicos (sinónimo de biológicos u orgánicos) lo hacen movidos por motivos medioambientales, según una encuesta de 2014 del Ministerio de Agricultura. Si es de los que creen que al comprar estos alimentos contribuye a salvar el planeta, podría estar incurriendo en un error: un reciente artículo publicado en New Scientist asegura que es un tipo de agricultura menos eficiente, con la que no se reducen las emisiones de CO2 y que, además, sus productos no son necesariamente más saludables.

“Está de moda apuntarse a lo ecológico por el atractivo de la palabra, pero nadie tiene idea de cómo se produce”, sentencia el ingeniero agrónomo Marco Antonio Oltra, profesor asociado de Fisiología Vegetal en la Universidad de Alicante. Para este experto, una producción totalmente ecológica no abastecería a toda la población: “Somos 7.000 millones de personas frente a un 1% de producción ecológica. Cambiar a una agricultura ecológica implicaría que la mitad de la población mundial tenga que dejar de comer. Solo se cultiva así en zonas donde faltan medios para agricultura técnica, como en India o en algunos países africanos. Pero no están movidas por respeto al medioambiente, aunque esto el consumidor lo ignora. Muchos consumidores asocian ecológico a bueno”, opina el experto.

Aunque usted no lo perciba, la agricultura ecológica requiere la utilización de más tierras, debido a su bajo rendimiento respecto a la convencional, lo que implica la degradación de ecosistemas como las selvas en las zonas tropicales. Una investigación publicada en Nature en 2012, basada en un metaanálisis (un procedimiento estadístico avanzado) de todos los datos publicados, concluía que la producción orgánica produce entre un 5 y 34% menos que la convencional. “Para satisfacer las necesidades de la población creciente [en 2050 habrá aumentado en 1000 millones de habitantes según la FAO], se necesitaría más superficie para cultivar, esto significa que, si se respetan las normas de la agricultura ecológica, habría que desforestar las selvas para ello. Sin embargo, con la agricultura convencional, tecnológicamente muy avanzada, se podría cultivar en zonas esteparias e incluso en desiertos”, señala Emilio Montesinos, microbiólogo y catedrático de Patología Vegetal y director del Instituto de Tecnología Agroalimentaria-CIDSAV de la Universidad de Girona.

Mayor huella ecológica

Si le hablan de gases de efecto invernadero, seguro que lo que primero que le viene a la mente es la imagen de una metrópoli superpoblada o la de las humeantes chimeneas de una gran industria. Pero la producción agrícola juega también su papel en estas emisiones dañinas para el planeta. De hecho, “la ecológica implica, de media, una mayor emisión de dióxido de carbono que la convencional. Hay que tener en cuenta las labores del campo, la mano de obra, la menor eficacia de los productos fitosanitarios para el control de plagas y enfermedades o de fertilización”, explica Montesinos.

“Por ejemplo, en un programa de producción ecológica de manzanas, el control de una enfermedad muy frecuente denominada moteado requiere aplicaciones semanales o más frecuentes, durante tres meses, de productos poco eficaces como el bicarbonato potásico, el azufre o el caolín. Al final de la campaña, esto puede significar más de doce tratamientos”. Según el microbiólogo, un huerto familiar, donde las labores se realizan a mano, no comportaría una huella de CO2 mayor, “pero en una explotación de una hectárea, la presencia de la maquinaria agrícola es más frecuente y, por lo tanto, aumentan las emisiones. En agricultura convencional, se usarían fungicidas de síntesis mucho más eficientes y menos tratamientos, entre dos o cinco”.

Otro aspecto importante se refiere al coste energético de los productos fitosanitarios. El especialista lo ejemplifica: “En algunos cultivos ecológicos se requiere menos energía, pero a veces se utilizan compuestos derivados autorizados de cobre, pero con un tremendo impacto ambiental. Aunque se consideran naturales, no proceden en primer término de extracciones directas mineras, sino del reciclado de cables eléctricos, entre otros. Este reciclado tiene un considerable consumo energético y emisión de CO2”.

Con el objetivo de reducir las emisiones de efecto invernadero, la tecnología agrícola más prometedora hasta la fecha corresponde a la modificación genética, ya que los cultivos modificados (OGM, por su siglas en inglés) se encaminan a capturar energía solar y así reducir el uso de fertilizantes. De hecho, un estudio de 2014 fijaba en un 36,9% la disminución del uso de pesticidas gracias a la modificación genética. “Tanto los cultivos transgénicos como los convencionales realizan la fotosíntesis y fijan CO2 mediante la captura de energía solar. Los cultivos comerciales actuales todavía no incorporan una menor necesidad de fertilizantes, porque, aunque existen variedades mejoradas OGM, todavía no están en el mercado. En el futuro, estas plantas podrán reducir las emisiones de CO2, incluso utilizarse como sumidero”, asegura Montesinos.

Etiquetado y conciencia

La agricultura ecológica se relaciona constantemente con la salvación de los sabores de antes, lo que el consumidor relaciona con un alimento más saludable, explica Oltra: “Es una idea errónea: si un tomate comprado en una gran superficie no sabe a tomate no es por el tipo de agricultura del que proviene, sino porque, ante una demanda de productos visualmente perfectos (escogemos el tomate por su color y no por su sabor), los productores convencionales priorizan el atractivo de los alimentos sacrificando su sabor”.

Para el bioquímico y divulgador José Miguel Mulet, autor de Los productos naturales, vaya timo (Laetoli) y Comer sin miedo (Destino), “el etiquetado ecológico solo dice que lo que se ha utilizado es natural, pero no que sea mejor ni peor. Tampoco informa si se ha aplicado alguna de las numerosas excepciones que prevé el reglamento. Solo hace referencia a que se ha producido de acuerdo con la normativa, pero nada sobre el impacto ecológico como la huella de carbono [CO2 que se emite en todas las fases de elaboración de un producto]”, apunta.

Aunque el certificado de la huella de carbono no es obligatorio, hay países europeos en los que es habitual que los productos eco señalen este dato en su etiqueta. Para Oltra, este indicador no ayuda a hacerse una idea real de si estamos frente a un producto nocivo para la naturaleza o no. “La certificación es muy importante, pero solo cuando la puede entender el usuario final. Hay otros conceptos, como la huella hídrica (cuantificar el agua que se ha utilizado), que son más comprensibles. Pero sobre todo es necesaria una comparación: si se lee que un producto ha utilizado 18 litros para un kilo y para otro 32, nos queda más claro. Con la etiqueta, se premiaría la eficacia desde un consumo verde, y no solo en el uso de agua, también en fertilizantes o tratamientos fitosanitarios”, observa.

Todo vale la pena ¿por la salud?

Otro motivo por el que la gente elige productos ecológicos es porque se preocupan por su salud. Mulet considera que comer bio no es más sano: “La calidad nutricional es similar tanto en convencional como en ecológico. Otra cuestión es la seguridad alimentaria, donde queda claro que las mayores alertas se han producido en ecológico, empezando por la crisis del 2011 que ocasionó 47 víctimas”.

“Cuando no hay problema de plagas y de nutrición en las plantas, la agricultura ecológica no requiere actuaciones importantes para su control como el uso plaguicidas autorizados. Sin embargo, en la práctica, plagas, enfermedades y malas hierbas comprometen alrededor del 33% de la producción potencial en pérdidas en la convencional. Es de suponer que en la ecológica aún sea mayor debido a la menor eficacia de los sistemas de control. Esto se traduce en que sus productos presenten un mayor deterioro y no se conserven tan bien como los convencionales, ocasionando podredumbres fúngicas. Algunos de esos hongos producen micotoxinas, hoy uno de los problemas toxicológicos alimentarios más preocupantes”, concluye Emilio Montesinos.

FUENTE

28 Comentarios

  1. Pingback: Deje de comprar comida ecológica si quiere salvar el planeta

  2. Walter nuñez

    Lamentable artículo ..
    La pérdida de suelo suelo agrícola en el mundo actualmente ronda los 13 millones de hectáreas gracias a la agricultura convencional. Se seguir así, en poco tiempo, ya no tendremos donde producir nuestros alimentos.
    La agricultura ecológica detiene la velocidad de perdida suelo con lo cual la agricultura se hace sostenible.

  3. Impresentable artículo…. La agricultura convencional es la que no se sostiene puesto que usa recursos no renovables…La agricultura ecológica no trata sólo de producir sin agroquímicos….Esa es una visión muy pobre de la agricultura ecológica….La agricultura ecológica preserva y respeta al medio ambiente…La agricultura convencional que está en manos de multinacionales son las que destrozan el planeta…Es cierto que aún falta más investigación en agricultura ecológica pero es la única salida a una alimentación sana y sostenible

  4. Deje de comprar comida ecológica si quiere salvar el planeta?, no se trata de producir alimento en volumen, se trata de producir de manera sustentable, y pensar que la famosa revolución verde está a traído y está trayendo abajo el futuro de la agricultura.

  5. Manuel López

    Hay que combinar ambos método de producción

  6. Hay que tener valor para escribir tanta barbaridad junta y tener unos intereses economicos muy claros. Nadie pretende salvar el mundo por consumir productos ecologicos, pero si evitar el consumo de productos agrotoxicos y quimicos dañinos para la salud, causantes de enfermedades, intolerancias y alergias. Los productos ecologicos son una tendencia al alza en paises desarrollados, cada vez mas concienciados con este tema. La cuestion de la alimentacion mundial va a ser un problema a este ritmo de crecimiento poblacional pero la agricultura ecologica ni es la culpable ni es la solucion. Lo de la huella de carbono es otra fantasmada mas, ya que la produccion en ecologico no consume mas medios que la agricultura tradicional, es mas, tiende a consumir menos, tecnicas como la siembra directa o el minimo laboreo en agricultura extensiva reducen las labores agricolas. En cuanto al sabor centrandonos en horticolas, las cualidades organolepticas son tan importantes para la variedad elegida, como su vejez en camara, su tamaño, forma y color. Y sí, el sabor se ve afectado, simplemente con los excesos de nitrogeno usados en produccion intensiva.
    Asi podriamos seguir con cada punto de este articulo, el cual es un desproposito total, no se cual es el objetivo del autor pero envenenar internet con tanta calumnia no es de buena gente. No me declaro defensor de lo ecologico pero si de la verdad, y la verdad hay que saberla y saber lo que uno come, despues decidir si tienes opción y medios. Yo al igual que algunos citados en el articulo soy Ing. Agricola.

    • Agriculturers se encarga de recopilar diversas fuentes de información agrícola, desde todas las visiones que existen en el rubro.Nos interesa que compartan sus opiniones. Los invitamos a buscar en nuestra página los artículos relacionados con agricultura ecológica, productos orgánicos, etc que de seguro encontrarán un centenar de articulos relacionados.
      Saludos

  7. CESAR GAGLIARDO

    BUEN ARTÍCULO. LA RESPONSABILIDAD EN EL DAÑO AL MEDIO AMBIENTE ES RESPONSABILIDAD DEL HOMBRE. LOS CASOS EXTREMOS NO AYUDAN. EL USO RESPONSABLE DE FITOSANITARIOS ES EL CAMINO ADECUADO. AL IGUAL QUE SEGUIR INVESTIGANDO PARA LOGRAR CADA VEZ MÁS CANTIDAD DE PRODUCTOS DEGRADABLES E INOCUOS CON EL MEDIO

  8. Victor urzola capella

    Desde mi punto de vista como agricultor lo veo así :
    Los reponables de destruir el planete con el uso de quimicos no son las multinacionale, son los consumidores los unicos responsables ya que obligan a los agricultres a usar quimicos . Porque ? Porque los consumidores quieren comprar un producto PERFECTO y en los campos hay insectos que ocupan comer y vivir, productos de los que producimos y que generalmente lo que dañan un poco es la cascara y generalmente la cascara se bota NO se come y los consumidores no lo compran.
    Que sucede no uso agroquimicos y tengo que botar mi cultivo porque el consumidor lo quiere perfecto y perfecto es muy difícil producir sin quimicos.
    Hay que educar al cosumidor a comprar productos que tengan pequeños daños que normalmente NO afectan lo que estamos comprando..

  9. Francisco José

    – “Sin embargo, en la práctica, plagas, enfermedades y malas hierbas comprometen alrededor del 33% de la producción potencial en pérdidas en la convencional. Es de suponer que en la ecológica” Suponer es muy científico…
    – “Está de moda apuntarse a lo ecológico por el atractivo de la palabra, pero nadie tiene idea de cómo se produce” Por supuesto, sólo ustedes que no salen del laboratorio, los ingenieros que trabajamos a pie de finca no tenemos ni idea…
    – “Una investigación publicada en Nature en 2012, basada en un metaanálisis (un procedimiento estadístico avanzado) de todos los datos publicados, concluía que la producción orgánica produce entre un 5 y 34% menos que la convencional.” Es una pena que no utilicen datos más actualizados que no van precisamente en ese camino ( el analisis se publica en 2012 con datos de años muy anteriores a este), ustedes saben de sobra que la agricultura ecológica como disciplina existe hace muy poco tiempo, y necesita de investigación. Aun así esos datos están muy desfasados.
    – ““Para satisfacer las necesidades de la población creciente [en 2050 habrá aumentado en 1000 millones de habitantes según la FAO]” La archiconocida respuesta de la industria…desde 1950 acabando con el hambre en el mundo! y todavía no han solucionado nada. Sin embargo, ya que citan a la FAO, podrían decir que dice la FAO en cuanto a erradicar el hambre: http://www.fao.org/americas/noticias/ver/es/c/297484/ exactamente lo contrario de lo que ustedes defienden, y en el 2016, no hace 4 o 5 años.
    Y ya que ha citado a la FAO, ahí les dejo otros trabajos en los que se busca solución a la seguridad alimentaria, al cambio climatico y a la degradación de suelos, y en ningún caso aparece la agricultura convencional, y si la agroecología y la agricutura ecológica.
    http://www.fao.org/documents/card/es/c/c75d121d-375a-4342-9163-83b905a2ca51/
    http://www.fao.org/fileadmin/user_upload/soils-2015/docs/Fact_sheets/Es_IYS_ClCng_Print.pdf

    Y para acabar, estuve dos años trabajando y haciendo el proyecto en el departamento de ciencias y recursos agrícolas, en el área de producción vegetal (en una universidad española) y se que significa que BASF y compañía te paguen una semana de vacaciones a ti y a tu pareja en Alemania o Francia para ir a ver la presentación de no se que producto, o que syngenta te pague una investigación de 7 u 8 años, o que heineken le pague una investigación a ese laboratorio privado que no es tuyo, pero que casualmente tiene tu hija o tu colega de carrera, y por el cual tu no te llevas “nada”. O que te paguen un libro, como algunos de los que hay aquí citado.

  10. Francisco José

    Y me dejaba fuera lo mejor…
    – “Otra cuestión es la seguridad alimentaria, donde queda claro que las mayores alertas se han producido en ecológico, empezando por la crisis del 2011 que ocasionó 47 víctimas”
    La mentira más gorda. Primero, la conocida bacteria se produce precisamente en la ganadería convencional, el aumento de piensos y el descenso de hierbas naturales en la alimentación del ganado ha provocado la aparición de esta cepa virulenta (“El ‘culpable’ más habitual de las intoxicaciones por esta bacteria suele ser la carne de ganado vacuno picada, por lo que la ‘E. coli’ enterohemorrágica O157:H7 (como la que está actuando en Alemania) comenzó denominándose ‘la bacteria de las hamburguesas’. “Esta bacteria es endémica en el intestino de ganado vacuno, en regiones desarrolladas como Europa, EEUU o Japón”, aclara Fernández, “y se calcula que al menos un 30% del ganado puede estar infectado sin tener síntomas”. Curiosamente, la ‘E. coli’ enterohemorrágica es mucho menos frecuente en las regiones pobres del planeta, donde su ‘pariente’, la ‘E. coli’ enteropatógena, suele ser la más habitual.” Noticia completa aquí: http://www.elmundo.es/elmundosalud/2011/05/26/nutricion/1306420241.html

    Y segundo y más grave aun, a día de hoy ya se sabe que esa bacteria provenía de un cultivo de semillas Egipcias convencionales, es decir, que incluso esta alerta puede ser adjudicada a la agricultura convencional lo mires por donde lo mires. En cualquier caso la aparición de esta bacteria tenía mucho que ver con la agricutlrua convencional, y con deficiencias en la entrada de productos de fura de la unión, pero en ningún caso con la agricultura ecológica ni con ninguno de sus principios y actuaciones. Lo de Mulet aprovechando el ruido no por repetido deja de sorprender, penoso. http://www.lavozdegalicia.es/sociedad/2011/07/01/0003_201107G1P36991.htm

    • Agriculturers se encarga de recopilar diversas fuentes de información agrícola, desde todas las visiones que existen en el rubro.Nos interesa que compartan sus opiniones. Los invitamos a buscar en nuestra página los artículos relacionados con agricultura ecológica, productos orgánicos, etc que de seguro encontrarán un centenar de articulos relacionados.
      Saludos

  11. Carlos Botero

    Como se puede publicar tanta idiotez ???? podrian revisar que publican.

    • Agriculturers se encarga de recopilar diversas fuentes de información agrícola, desde todas las visiones que existen en el rubro.Nos interesa que compartan sus opiniones. Los invitamos a buscar en nuestra página los artículos relacionados con agricultura ecológica, productos orgánicos, etc que de seguro encontrarán un centenar de articulos relacionados.
      Saludos

  12. Este articulo es una de las peores groserías que he leído en mi vida… por encimita se nota que fue escrito para salvaguardar los intereses económicos de alguna multinacional productora de agroquímicos y agrotóxicos.

    • Agriculturers se encarga de recopilar diversas fuentes de información agrícola, desde todas las visiones que existen en el rubro.Nos interesa que compartan sus opiniones. Los invitamos a buscar en nuestra página los artículos relacionados con agricultura ecológica, productos orgánicos, etc que de seguro encontrarán un centenar de articulos relacionados.
      Saludos

  13. Antonio Morales Nevado

    Soy Ingeniero Agrónomo, llevo más de 30 años trabajando y asesorando en horticultura, de los cuales 15 en ecológico.
    No puedo creer que gente con un mínimo de preparación diga tantas tonterías y mentiras. Y desde luego demuestran que de campo no tienen ni pajolera idea y de lo otro menos.
    ¡¡¡Qué verguenza!!! Y qué pena.
    Hoy, para todas las plagas y enfermedades que yo conozco, hay productos ecológicos para tratarlas.
    El problema es que si todos lo hicieramos, a las multinacionales de las semillas, fitosanitarios, fertilizantes y otras se les empezaría a acabar el chollo.

    • Agriculturers se encarga de recopilar diversas fuentes de información agrícola, desde todas las visiones que existen en el rubro.Nos interesa que compartan sus opiniones. Los invitamos a buscar en nuestra página los artículos relacionados con agricultura ecológica, productos orgánicos, etc que de seguro encontrarán un centenar de articulos relacionados.
      Saludos

  14. Pingback: Deje de comprar comida ecológica si quie...

  15. Gori lladó

    Articulo penoso, seguro que el autor no ha pisado nunca el campo

  16. Después de leer este lamentable punto de vista no pienso en consultar otros artículos ni volver a este sitio.

  17. El artículo es una retahíla de científicos dando su opinión, dando a entender que lo que dicen es “evidencia científica”, en lugar de “opinión”. Luego presumirán de rigurosos en los medios…

  18. Osvaldo Garcia

    Trabajo 15 años con producción ecológica, sostenible, comercio justo, certificación y relacionados. No comparto para nada lo que indica este artículo. Lamentable, información totalmente falsa.

  19. María Roldán

    Es un artículo lleno de falacias y vagos argumentos, que aparte de no ser ciertos no son los más adecuados. ¿¿Que habrá gente pasa hambre?? Ahora no la hay ¿no?….etc, etc. Aparte del poco contraste real con respecto a la cantidad de producción en ecológico y en “tradicional” reciente, t3engo constancia de otros datos, incluso de experiencia personal que podría decir absolutamente que el nivel de producción puede ser el mismo o incluso mayor cuando han pasado varios años. Con una trayectoria creciente y no como pasa en los suelos de la tradicional, donde sí es creciente…pero a la degradación.

  20. Jonny Palacio

    A mi modo de ver las cosas creo que el “Agronomito” que hizo tal publicación no sabe ni donde esta parado, acaso no se ha dado cuenta de la cantidad de personas que padecen enfermedades terminales por causa de los venenos utilizados en la agricultura? y mas aun todos los niños y niñas que han nacido con mutaciones y mal formaciones genéticas porque sus padres toda la vida han estado en contacto con los pesticidas? Ya se le olvido que la mayoría de estos venenos fueron inventados con el único objeto de asesinar personas en la segunda guerra mundial, le recomiendo que lea bastante, como viene a decir que la agricultura ecológica daña el planeta por Dios que falta de profesionalismo.

  21. la fuente es del diario el pais, habría que ser imbécil para tragarse ese cuento.

Deja un comentario