¿De qué se enferman las plantas?

Así como nosotros nos enfermamos, las plantas también lo hacen y tienen diversas maneras de ‘expresar’ que algo no está bien con ellas.

Las enfermedades de las plantas se caracterizan por ser agentes infecciosos (bacterias, hongos, microplasmas, nemátodos y virus). Por su parte, los agentes no infecciosos están relacionados con los desbalances nutricionales, estrés ambiental y toxicidad química (la que causan los contaminantes del aire y plaguicidas).

Hongos

Algunas de las estructuras que producen se pueden ver a simple vista y sirven en su identificación. Los hongos atacan las plantas y pueden provocar que la planta se infeste en poco tiempo y muera.

Bacterias

Hay cinco géneros principales: Agrobacterium, Corynebacterium, Pseudomonas y Xanthomonas. Entran a las plantas por aberturas naturales y se transfieren de una planta a otra ya que se ‘nutren’ de humedad para comenzar con el proceso de infección.

Virus

Son los organismos más pequeños conocidos como patógenos de plantas. No son capaces de desarrollarse fuera de la planta. Se propagan mayormente por medios mecánicos e insectos.

Hasta el momento no existen químicos efectivos que controlen las enfermedades causadas por virus. El control se debe basar en saneamiento, eliminación de las plantas enfermas y control de los insectos vectores.

¿Por qué se enferma una planta?

Expertos en el cuidado de plantas aseguran que existen tres condiciones para que esto ocurra:

-La planta debe ser susceptible a la enfermedad

-El patógeno que causa la enfermedad debe estar presente para que pueda infectar a la planta

-El medio ambiente debe ser propicio para el desarrollo de la enfermedad.

¿Qué hacer cuando una planta se enferma?

Cuando detectas que alguna de tus plantas está infectada por plagas, parásitos o bacterias, debes retirarla del resto para evitar el contagio y ayudar a salvarlas.

Corta las zonas afectadas e inmediatamente aplica un insecticida o fungicidas, repite el tratamiento luego de 2 o 3 semanas.

Para alejar las hormigas de los troncos de los árboles y arbustos, frótalos con limón.

Cuando tus plantas han perdido follaje o flores, extrae la planta del suelo con abundante tierra en sus raíces, divídelas en varias partes eliminando las más estropeadas y luego planta cada una por separado.

Para las hojas amarillentas o manchas marrones causadas por la falta de nutrientes, incorpora hierro, potasio o magnesio, todos ellos fortalecerán las raíces y reverdecen las plantas. Los puedes encontrar en fertilizantes y el estiércol.

Si tus plantas enfermas presentan hojas cafés solo en las puntas, debes mantener las raíces suficientemente hidratadas, sin que las ahogues. A las plantas del jardín hazles un hoyo para que el agua no se disperse y llegue adecuadamente a las raíces.

FUENTE

Comentario

  1. Muy buenas informaciones

Deja un comentario