Control de plagas en soya

El cultivo de soja puede ser afectado por distintos grupos de plagas. Las de mayor frecuencia de aparición son las orugas defoliadoras, chinches, arañuelas y trips, siendo las orugas y chinches los dos grupos más importantes desde el punto de vista económico. Aunque, en la última década los trips se han vuelto una de las plagas de mayor cuidado para el cultivo de soja. De esta forma, es fundamental su constante monitoreo para evitar su propagación, debido a que incrementan su población en muy pocos días.

Durante el mes de enero de 2020 hubo un ataque muy importante del complejo de orugas defoliadoras en el cultivo de soja tanto de primera como de segunda (con mayor presencia de Spodoptera spp.). Sin embargo, existen bajas probabilidades de que la plaga vuelva a afectar el cultivo de esa manera.

Actualmente, el cultivo de soja está cercano a atravesar las etapas críticas para la generación de rinde, por lo que resulta clave la protección de este frente al complejo de chinches. Los cuadros más adelantados, ubicados principalmente sobre el Sur de Córdoba, el Centro Norte de Santa Fe y ambos Núcleos, se encuentran diferenciando vainas (R3-R4). Es por ello, que se sugiere comenzar a prestar especial atención a partir de R1, momento en el que empieza la etapa de mayor sensibilidad para el cultivo, donde pueden generarse aborto de flores y vainas, sumado al mayor incremento poblacional de chinches. Igualmente, siempre hay que tener en cuenta la zona y el grupo de madurez de la soja.

Según Mariano Luna, Ingeniero Agrónomo del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), referente del sector agropecuario, las recomendaciones para reducir el daño económico se hacen en función de un umbral, el cual es dinámico y se readapta según la especie, distanciamiento de hileras y estado fenológico. A modo de ejemplo, el ingeniero indicó que “Si tomamos en término medio a la chinche verde (que es la del daño más significativo) y una soja sembrada a 35 cm, en R3, R4 que es el período de formación de vaina, el umbral es media chinche por metro lineal. En la etapa de llenado de grano R5, el umbral es de alrededor de 1 chinche por metro lineal. Y en la etapa R6, R7, más de dos chinches y media por metro lineal es el umbral”.

Si se quiere preservar altos rendimientos y calidad de la semilla la solución es monitorear. Y para que ese monitoreo sea óptimo, hay que mirar a la población de chinches desde fin de los estados vegetativos, para poder evaluar de una manera correcta la estructura de población.

FUENTE

Deja un comentario