Consejos para diagnosticar a tiempo las plagas en tomate

Consejos para diagnosticar a tiempo las plagas en tomate

Ante la necesidad de implementar un plan de Manejo Integrado de Plagas Biointensivo (MIPB) sobre la polilla del tomate, mosquita blanca de los invernaderos, minador de las chacras, pulgones, gusano del choclo y gusanos cortadores.

 

platanta-tomate
El taller estuvo a cargo de Natalia Olivares, quien explicó que en el manejo biointensivo de las plagas lo primero corresponde a la identificación de la especie y luego reconocer las plagas y su ciclo de vida.

Dio es que es importante tener información de los diferentes estados de desarrollo de las plagas, reconociendo desde el huevo hasta el adulto. Asimismo, destacó, “le enseñamos al extensionista a definir cuándo el productor debe iniciar una acción de manejo de la plaga y detectarla tempranamente para no tener pérdidas en el cultivo”.
Con el registro, el productor va a conocer el umbral de daño económico en su cultivo, es decir, el nivel máximo de la presencia de la plaga, que justifica el costo de la medida de control. Sin embargo, destaca la profesional, “el umbral de daño económico, es variable. Va a depender del costo del manejo, valor de la producción, el daño producido por la plaga y la reducción de la producción causada por ese daño, entre otros factores”.
Los manejos que puede hacer un agricultor son el biológico, físico, cultural, químico y manejo de resistencia:

 

  • El Control biológico es una forma de controlar la plaga utilizando parasitoides, depredadores y patógenos, lo cual ayuda a reducir el uso de plaguicidas, siendo un método de control limpio. En el caso del control biológico en tomates se cuenta con Encarsia, Tupiocoris, Trichogramma, Chrysoperla, entre los más importantes.

 

  • El Control cultural apunta a modificar las condiciones que favorecen el desarrollo de la plaga, realizando podas, fertilizaciones moderadas, entre otras. Así por ejemplo, en una de las unidades demostrativas se programó el manejo del deshoje de manera que coincidiera con el momento en que la plaga se encontraba en estado de pupa, logrando eliminar la plaga de este módulo productivo.

 

  • El Control físico apunta a reducir las poblaciones de plagas o intenta que la plaga no se establezca completamente en el cultivo utilizando elementos atrayentes, repelentes o excluyentes. En las plantaciones de tomate se consideró el uso de mallas antiáfidos y trampas de color amarillo con material pegajoso en las cabeceras específicamente en dirección del viento.

 

  • En el Control químico se utilizó compuestos químicos, específicamente aceite vegetal, jabón potásico y plaguicidas convencionales sólo si se requería para el control de mosquita blanca, Bacillus thuringiensis y trampas de feromonas para el control de la polilla del tomate.

 

  • El enfoque moderno del Manejo Integrado de Plagas biointensivo incorpora este tipo de técnicas que contribuyen a la regulación de la población de las plagas y al desarrollo de enemigos naturales en los cultivos. Es una estrategia basada en el comportamiento biológico de las plagas y su asociación con la fenología de los cultivos. Por eso, recuerda la especialista, “el agricultor debe tomar acciones dependiendo el momento que estamos haciendo el cultivo y tener la capacidad de discriminar correctamente qué hacer”.

 

  • Natalia Olivares comentó “el agricultor puede incorporar sus técnicas y con este tipo de iniciativas, estamos generando cambios en el agricultor para obtener una producción de hortalizas libre de residuos de plaguicidas y por ende lo más inocua posible”.

 

FUENTE

3 Comentarios

  1. Gabriel leaño

    Saludos, quisiera que comentarán un tema amplio sobre el cáncer en la planta de tomate clavibacter , y donde puedo contactar un experto en la materia, me atacó hectáreas .

  2. Pingback: Control y conocimiento de las plagas del tomate – Trichodex

  3. Pingback: Control y conocimiento de las plagas del tomate | TRICHODEX

Deja un comentario