Conoce el humus de lombriz

El humus de lombriz es un abono natural de gran calidad nutritiva que se genera a partir del estiércol de las lombrices. El humus de lombriz se obtiene de forma original en la naturaleza, pero también de manera manual, cuando las lombrices son atraídas o colocadas en lugares debidamente acondicionados y entre residuos orgánicos como hojas, restos de cultivo, estiércol, cadáveres o cualquier desecho de plantas y animales.

Las lombrices se alimentan de estos residuos, y el resultado es un producto único, libre de semillas activas u hongos;  que no puede ser superado por ninguna otra sustancia. La calidad y cantidad del humus se debe a los microorganismos que coexisten en el intestino de la lombriz. El humus se compone de flora bacteriana que trasmite nitrógeno, potasio y fósforo; también contiene ácidos fúlvicos, los cuales estimula las raíces.

Algunos Beneficios del uso de Humus de Lombriz

  • La gran carga de microorganismos beneficiosos que tiene el humus de lombriz se une con las raíces de las plantas, protegiéndolas de hongos y bacterias dañinas.
  • Cuando se utiliza humus de lombriz para el cultivo de frutos, potenciamos la absorción de los todos los nutrientes requeridos; y el resultado de esto es una mejor floración, una mejor calidad del fruto, mayor cantidad y tamaño, un fruto con mayor valor nutricional y además con un sabor más intenso.
  • Al generar nuestro propio humus de lombriz a partir de los desechos de materia orgánica que producimos nosotros o nuestros animales (y que generalmente terminan en la basura y contaminan nuestro entorno), estamos devolviendo a la tierra lo que le pertenece.

Cómo Producir Nuestro propio Humus de Lombriz

  • Elabora el recipiente que dará abrigo a las lombrices con una cava de anime grande o mediana, a la que le harás varios huecos pequeños por todo su fondo y en la tapa. Monta la cava sobre otra tapa más profunda, donde se recogerá el humus.
  • Colócale a la cava una capa de fibra de coco en su fondo –si no tienes, puedes obviar este paso-; agrega a lo largo una capa de turba previamente humedecida, aproximadamente 5cm de alto. Agrega en el centro una buena cantidad de lombrices californianas, las cuales puedes comprar, o solicitar a alguien que te regale un poco.
  • Coloca a un lado del recipiente un poco de residuo orgánico crudo de tu cocina (no agregues restos de pescado, ni carnes). Tapa y deja en la sombra de tu huerto, jardín o balcón, protegida del sol y de la lluvia por 2 días, sin intervenir.
  • Luego de los 2 días, agrega a un lado del recipiente – para que no moleste a las lombrices – aproximadamente 250 gr de desechos orgánicos y entierra un poco; repite este paso durante 4 días. No agregues demasiado desecho, para que poco a poco las lombrices se adapten.
  • De vez en cuando agrega cáscaras de huevo triturada, para evitar que el humus se ponga ácido. Si observas que la tierra está muy seca, agrega un poco de agua, pero cuida no exagerar el riego. A la semana o semana y media tendrás un poco de tu humus de lombriz listo para usar.

FUENTE

Deja un comentario