Compramos más fruta, sobre todo envuelta en plástico, pero menos preparada

Compramos más fruta, sobre todo envuelta en plástico, pero menos preparada

Nuevos hábitos y tendencia en el consumo, algunos trastocando la tendencia anterior, otros que permanecerán… La pandemia ha traído un mayor consumo de fruta y verdura fresca, entre otras cosas.

Directivos de tres empresas del sector agroalimentario han explicado estas tendencias en un encuentro organizado por el instituto tecnológico alimentario Ainia.

La directora general de Ainia, Cristina del Campo, destaca que en España el Covid ha incrementado un 7% la compra de frutas y verduras, y los representantes de las compañías han matizado cómo se está produciendo este alimento.

Desde Anecoop -cooperativa de segundo grado-, su director general, Joan Mir, explica que el cambio en el modelo de consumo tiene dos factores: por un lado, se busca fortalecer el sistema inmunológico, lo que explica el aumento del consumo de frutas, sobre todo de cítricos, y además “vamos a optimizar nuestra renta, nuestro ticket de compra”, por la situación de incertidumbre laboral. Eso explica que al mismo tiempo se produzca un decremento en el consumo de algunas verduras, de productos exóticos y de snacks, que están disminuyendo sus ventas.

Otra tendencia, que va en contra de lo que se estaba produciendo en los meses anteriores, es la mayor tolerancia a los productos envasados en plástico. El director gerente de Kiwi Atlántico, Carlos Vila,destaca que el aumento en el consumo de kiwi ha sido espectacular, pero que el incremento a granel ronda el 20%, mientras que el producto en cesta con envoltorio plástico ha crecido un 40%. “La gente siente que está más protegido del contagio”, apunta. Con este incremento, asegura que el kiwi, que se recolecta en noviembre, prácticamente ya ha terminado la campaña, en lugar de lo previsto, que era a principios de junio.

Vila comenta también que en sus planes estaba la evolución hacia el plástico compostable, pero “eso va a tener un retroceso, lo del plástico va a quedarse más tiempo”.

También desde Coopman, la cooperativa conquense de segundo grado especializada en ajo, su director general , David Rodríguez, señala que ha aumentado el volumen de pedidos, por el mayor consumo en los hogares, y que no se han podido atender todas las demandas de los clientes. También detecta una tendencia al producto más básico y menos al que encarece la cesta de la compra.

La seguridad eleva el coste

Este directivo apunta además que no se han subido los precios por parte de los agricultores, sino que han aumentado los costes de logística, transporte y procesos. “Hemos tenido que cambiar los turnos y reducir la productividad”, señala. “Estamos acostumbrados a que antes los costes no se repercutían al consumidor y los asumían los agricultores”.

En la misma línea, Mir incide en que “las empresas hemos tenido que instalar medidas de seguridad, hay una serie de costes también en espaciar los turnos”.

FUENTE

Deja un comentario