¿Cómo limpiar la tierra para sustituir cualquier tipo de cultivo?

Expertos recomiendas ciertos cambios antes de sustituir la tierra entre cultivos.

Una de las grandes inquietudes que -por lo general- tienen muchos productores es qué debe tenerse en cuenta para preparar el terreno ante un nuevo cultivo o qué tipo de métodos deben ejecutarse para sembrar un nuevo producto. Y no es gratuita la preocupación pues la omisión de algún proceso puede llevar al traste su terreno.

El ingeniero agronómico Armando Castilla Lozano, doctor en Manejo y Conservación de Suelos de la Universidad Nacional, considera que siempre que se va a cambiar de cultivo es muy importante aprovechar los residuos de la cosecha anterior. “Para ello es importante que estos se piquen, puede ser con una guadaña, por ejemplo, que son implementos que nos permiten poner esos residuos en un mejor tamaño que facilitan su descomposición”. Luego de ello, dice, deben ser incorporados al suelo de forma superficial.

Pero, por encima de todo, Castilla considera importante hacer un diagnóstico físico, químico y biológico del suelo “para que se pueda hacer un análisis de los horizontes, de la profundidad, de la textura para así diagnosticar en qué estado está el suelo”.

A criterio del profesor Víctor Montaña, docente del programa de ingeniería agronómica de la Universidad de La Salle es importante no pensar en una “limpieza del suelo” pues este “no está contaminado. En las sociedades agrícolas no hacemos una intervención tan agresiva”.

Luego de dejar en claro ese aspecto, el experto recuerda que fundamentalmente por mercadeo, ambiente y cultura, los productores año tras año repiten el mismo cultivo. “Por ejemplo, en clima frío, la papa en caliente, el arroz, y esa repetición cada ciclo hace que el suelo pierda nutrientes, pero no es qué se contamine o deba limpiarlo”.

Por ello la recomendación principal es aplicar la rotación dependiendo al tipo de cultivo y a los tiempos establecidos para la cosecha. “Así estoy brindando condiciones para que el suelo se regenere”.

Ambos expertos coinciden en la importancia de consultar a profesionales que puedan brindar soluciones adaptadas a las necesidades de cada productor.

Finalmente, cuando se pasa de un tipo de cultivo a otro, luego de que el segundo ha sido implementado y empezó su fase de producción, también se recomienda la ayuda con fertilizantes pero con más fuerza que si la tierra estuviera en el cultivo número uno, pues requiere de impulso para retomar un funcionamiento correcto.

Tomar muestras de suelo
De acuerdo con el ingeniero agronómico Armando Castilla, es importante que a la hora de tomar decisiones se realicen una serie de muestras de suelo para enviarlos a laboratorio. Esto es para observar a qué grupo funcional pertenece el suelo y diseñar una estrategia antes de sembrar y mejorar el contenido de materia orgánica. También se debe revisar la porosidad para determinar el sistema de banda.

Determinar rotaciones de los cultivos
Hay ocasiones en las que en una estrategia de mercadeo se determina que una rotación es comercialmente viable en un cultivo (pues no todas las veces tienen salida económica) y de encontrar si el cultivo se adapta a las condiciones de un determinado semestre, el productor debe estimar cómo lo rota: por ejemplo, si aplica un descanso entre cultivos, siembra una leguminosa o gramínea.

Asesorías técnicas para la tierra
Víctor Montaña, docente del programa de ingeniería agronómica de la U. de La Salle, considera que en la aplicación de las acciones es importante acudir a un experto pues “un profesional nos da una indicación con la mayor certeza, además que está capacitado en el área. Es importante recordar que cada región tiene condiciones propias que el analista debe entender para dar soluciones adecuadas”.

Deja un comentario