Cómo iniciar el cultivo del palto o aguacate desde semilla

El aguacate, Persea americana, es un árbol originario de México que pertenece a la familia botánica Lauraceae, igual que el laurel. Es un árbol perenne frondoso con hojas brillantes y flores que crecen en racimos. Como el aguacate no es un árbol autopolinizante deberemos cultivar dos o más árboles para que se polinicen entre sí y nos den frutos.

Siembra y multiplicación: podemos sembrar las semillas de aguacate y también reproducirlo a partir de injerto. La siembra se realiza en semilleros protegidos a partir de finales de invierno o principios de primavera. Cuando siembres la semilla, la pepa o hueso del aguacate (que debe estar perfectamente limpia y sin residuo) hazle un corte de unos 2 cm de grosor en el extremo más fino, esto facilitará la germinación. Después se coloca sobre la tierra poniendo la parte más ancha abajo y la parte más estrecha (la que hemos cortado) mirando hacia arriba. Cubre ligeramente con tierra, sin presionar. Riega y mantén la humedad constante durante el tiempo que dura la germinación.

Mantén las semillas a una temperatura aproximada de 20ºC y en unos 30 días empezará a germinar el hueso de aguacate (puede tardar algo más) y un mes después lo trasplantaremos a su lugar definitivo de cultivo.

Otra forma de germinar el hueso del aguacate es poner la zona más ancha sumergida en agua y la parte que termina en punta ponerla hacia arriba. Sólo necesitas tres o cuatro palillos y un vaso o recipiente con agua.

Como es un árbol que no tiene raíces demasiado profundas, se puede cultivar aguacate en macetas o recipientes que tengan unos 50 cm de profundidad en patios y terrazas.

Cuando cultives aguacates recuerda ubicarlos en una zona protegida del viento, porque las flores, ramas y frutos pueden ser vulnerables y disminuye la polinización.

Sustrato: necesitamos suelos con un pH preferentemente neutro, con buen drenaje, algo profundos y sueltos. Aporta humus de lombriz una vez al año y también puedes utilizar decocciones de ortiga y cola de caballo para fortalecerlo.

Clima: aunque el árbol del aguacate se desarrolla bien en climas templados con cierta humedad, puede aguantar temperaturas de 10ºC. Pero la temperatura óptima para el desarrollo del árbol es de 20 ºC. Las variedades mexicanas de aguacate son más resistentes al frío.

Luz: debemos plantar el aguacate en una zona con buena exposición al sol.

Riego del aguacate: es un cultivo que requiere de riegos regulares y sin excesos pero sin carencias, la sequía puede ocasionar que las hojas se caigan mientras que el exceso de agua puede producir la caída de los aguacates. Es importante que vayas observando qué cantidad de agua te va pidiendo el árbol para ajustarla convenientemente.

Poda: se van haciendo podas anuales a partir de los dos o tres años del árbol para retirar las ramas estropeadas o las que estén creciendo demasiado. Recuerda que el árbol del aguacate puede crecer hasta los 20 metros.

Plagas y enfermedades del aguacate: si hay un exceso de agua por riegos o lluvias abundantes y no hay buen drenaje, pueden aparecer hongos. También podemos ver araña roja (ácaros), trips del aguacate y gusanos.

Cosecha: en unos 5 años ya podremos empezar a cosechar aguacates o paltas. Cada año, el rendimiento del árbol es mayor, dando más frutos.

FUENTE

Deja un comentario