Cómo encajan los biocontroles en un programa tradicional de control de plagas

El control biológico no es algo nuevo; hace cerca de 2,000 años en China empezaron a utilizar algunos insectos (hormigas) para controlar a otras plagas. En el año de 1726 Reamur identificó el primer patógeno de insectos y en el año 1827 Hartig sugirió la cría de parasitoides, entre otros casos.

Utilizar agentes de control biológico minimiza el impacto agrícola sobre el medio ambiente y sobre los trabajadores en el campo; no se afecta a la fauna ni al ecosistema que nos rodea. Adicionalmente, el consumidor goza de un fruto con mínimos residuos químicos, haciéndolo un producto mucho más demandado en el mercado.

Otro aspecto importante para el productor es que normalmente el tiempo de desarrollo biológico es bastante menor que el que se necesita para desarrollar una molécula de un agente de control químico.

Adicionalmente, el enemigo natural persiste durante todo el tiempo del cultivo para contraatacar la plaga, reduciendo el número de químicos a aplicar para controlar la plaga.

Finalmente, con la utilización de depredadores, se evita tener que lidiar con el desarrollo de resistencias por parte de la plaga a los plaguicidas.

Una de las grandes fortalezas del uso de los biocontroles es que permite a los agricultores usar productos químicos tradicionales con menos frecuencia, señala Surendra Dara, asesora de cultivos de fresas y vegetales de la Extensión Cooperativa de la Universidad de California. Dara estaba hablando en una sala llena de gente en la conferencia de Biocontrols USA West en Carlsbad, CA, que se celebró este año y que es organizada por Meister Media Worldwide, la casa editorial de la revista Productores de Hortalizas y de American Vegetable Grower, entre otras publicaciones.

Los controles químicos deben considerarse como un último recurso, dice Dara. Así es como funciona:

Paso 1. Elije plantas que sean resistentes al huésped
Se han logrado avances considerables en las variedades resistentes a las enfermedades. También se están buscando otras características que pueden contribuir a disminuir el impacto de las plagas, como el momento de la cosecha. Así que asegúrate de usarlos.

Paso 2. Control cultural
Hay varias opciones disponibles para los productores en esta categoría. Si sabes que enfrentarás una plaga específica, investiga su ciclo de vida para ver cómo tus fechas de siembra pueden ayudarte a evitar fases clave de los ciclos de vida de las plagas. Tus aplicaciones de irrigación o nutrientes también pueden funcionar con o contra el ciclo de vida de una plaga. Finalmente, puedes plantar cultivos de trampa, rotar los cultivos en una parcela y otra técnica que hará que tu campo sea menos hospitalario para la plaga con la que estás luchando.

Paso 3. Control biológico
Los controles biológicos en esta etapa incluyen la conservación de enemigos naturales y la liberación de depredadores y parasitoides.

Paso 4. Control de comportamiento
Este paso puede ser una mezcla de control biológico y físico, con cebos, trampas e interrupciones de acoplamiento aplicadas.

Paso 5. Control físico o mecánico
Dependiendo de la plaga en cuestión, se deben considerar redes u otras opciones de exclusión. En algunos casos, la aspiración ha demostrado ser eficaz.

Paso 6. Control microbiano
Los microorganismos entomopatógenos como hongos benéficos, virus y bacterias pueden reducir las poblaciones a niveles manejables. Los metabolitos microbianos también tienen un papel destacado en la reducción de las poblaciones.

Paso 7. Control químico
Una vez que todos estos métodos hayan reducido significativamente la presencia de plagas, los compuestos químicos naturales o sintéticos tendrán mucha más tracción y serán mucho más propensos a tener éxito.

Artículo escrito por Carol Miller, quien es editora de American Vegetable Grower.

FUENTE

Comentario

  1. Julian Bran Calle

    ESTE SISTEMA DE CONTROL INTEGRADO, ES LO QUE PODEMOS LLAMAR CONTROL BIORRACIONAL ?

Deja un comentario