Cómo el Agro Tech está ayudando a los agricultores de todo el mundo

Hace siglos, antes del advenimiento y la adopción a gran escala de la agricultura mecanizada, el mundo dependía del tedioso trabajo manual para los procesos agrícolas. La producción de alimentos fue sorprendentemente limitada, y con una creciente población mundial, se proyectó la escasez. Sin embargo, hoy en día, en el contexto de la revolución tecnológica, los agricultores han cambiado a un sistema de operaciones más mecanizado y, al hacerlo, han dejado de lado las limitaciones del pasado. La tecnología ahora es la base de las prácticas agrícolas modernas y, a medida que continúa evolucionando, el sector agrícola también está evolucionando para explotar las eficiencias nacientes.

Con cada ola de avances tecnológicos, los innovadores agrícolas desarrollan soluciones aún más novedosas y prácticas para los desafíos agrícolas existentes. Pero, ¿cómo ha afectado la tecnología a la agricultura en los últimos tiempos? Sigue leyendo para averiguarlo.

La tecnología está dando a las naciones en desarrollo una oportunidad de lucha

En los países en desarrollo, donde la desertificación no controlada, las plagas y enfermedades de los cultivos y la persistente falta de infraestructura siguen amenazando a la agricultura, la tecnología proporciona un salvavidas muy necesario para remediar la situación. Países como Nigeria y la India ya tienen sistemas de riego en funcionamiento que mitigan los efectos de la sequía. Por otro lado, la ingeniería genética en combinación con sistemas mejorados de manejo de plagas ha reducido severamente los impactos de las plagas en el rendimiento de los cultivos y ha conducido a la producción de productos agrícolas mejores y más deseables. Como ejemplo, la bacteria Bacillus thuringiensis confiere resistencia a los insectos al algodón y algunos otros cultivos comerciales.

Los agricultores en África también están siendo sensibilizados en el internet de las cosas y, a la inversa, están utilizando estas tecnologías para mejorar sus capacidades de producción y distribución. En Kenia y Nigeria, la empresa tecnológica Hello Tractor está permitiendo a los agricultores (que de otra manera no pueden costearse la mecanización) alquilar tractores a precios favorables utilizando solo sus teléfonos móviles. La tecnología móvil en sí misma se ha convertido en una herramienta ubicua para que los agricultores obtengan información valiosa sobre el manejo de los cultivos, los pronósticos del clima y las políticas relacionadas con la agricultura, al mismo tiempo que les ayuda a conectarse con soluciones financieras y con otros agricultores y comerciantes.

Mejora en la escalabilidad de la agricultura

La tecnología también ha llevado al desarrollo de métodos más sofisticados y eficientes para llevar a cabo prácticas agrícolas. La agricultura mecanizada es casi estándar en los países desarrollados, y ahora con avances significativos en el campo de la robótica y las tecnologías de detección, los robots se están incorporando en el entorno de la granja. En los Países Bajos, hay planes en marcha para desarrollar una cosechadora de robot automatizada que utiliza algoritmos de precisión y un aprendizaje profundo para recoger pimientos dulces. Ya existe una unidad funcional de tal cosechadora robótica capaz de cosechar una fresa cada dos segundos (en comparación con los humanos, que eligen 15-20 por minuto) en los EE. UU.

En la cría de animales, los llamados rastreadores de animales y salvadores de suelos de silicio ya se han desarrollado para ayudar a los agricultores a controlar la salud de sus animales y suelos. Pero a pesar de la novedosa tecnología, en las últimas décadas, la tecnología ha funcionado como la columna vertebral en la que ha existido la agricultura. Desde instalaciones de almacenamiento mejoradas hasta ingeniosas formas de cultivo (granjas de efecto invernadero), ha permitido la producción de más con pocos recursos.

La tecnología ha permitido una mejor gestión de los productos agrícolas

En el pasado, los agricultores vivían muy cerca de los consumidores (compradores) de sus productos. Hoy, en el contexto de la globalización, algunos productos agrícolas se cultivan a miles de kilómetros de donde se consumen. Por ejemplo, la mayor parte del café del mundo se produce en Brasil y Vietnam; Sin embargo, los usuarios de café disfrutan del producto en todo el mundo. La logística y los aspectos técnicos involucrados para hacer que esto ocurra son posibles en virtud de la integración de la tecnología en la agricultura. Las instalaciones de almacenamiento de alta tecnología ahora significan que los productos agrícolas pueden almacenarse por períodos más prolongados, o si la necesidad es por un período indefinido, mediante el preprocesamiento. Además de propagar la productividad y la rentabilidad, estos mecanismos mejorados de almacenamiento reducen el desperdicio, algo que antes era un lugar común en el sector.

Según estimaciones de las Naciones Unidas, para 2050, la población mundial está inclinada para alcanzar los asombrosos 9,1 mil millones. Alimentar a este número de personas implicará aumentar los niveles de producción de alimentos en más del 70%. La tecnología tiene la clave para precipitar esta oleada. Siempre que la tasa de evolución tecnológica se mantenga a la par con la innovación agrícola, se puede esperar una mayor eficiencia, efectividad y productividad del sector.

 

FUENTE

Comentario

  1. Luz Marina Ayala

    me parece muy excelentete este articulo para desarrollarlo en muchos paises para mejorar la productividad de los sectores agricolas que no encuentran salida a cultivar y mantener controladas las plagas

Deja un comentario