Clima extremo expone vulnerabilidad de cultivos

Clima extremo expone vulnerabilidad de cultivos

El mundo está en camino a registrar su invierno boreal más cálido, lo que perturba la producción mundial de cultivos y aumenta el riesgo de inflación alimentaria.
Tailandia ha sido golpeada con su peor sequía en 40 años, Europa fue testigo del invierno más caluroso de su historia, Australia está sufriendo fuertes lluvias y en algunas partes de EE.UU., las temperaturas más cálidas han contribuido a un clima más húmedo.

Para los mercados, las condiciones climáticas extremas, junto con la propagación del coronavirus en todo el mundo, han llevado a precios volátiles. El índice de precios de alimentos de Naciones Unidas, que rastrea los cambios mensuales en los precios globales de los productos alimenticios que se comercializan, subió a un récord de cinco años en enero, antes de caer en febrero, cuando el virus perjudicó la demanda de productos como aceites comestibles y carne.

Pero los eventos climáticos impredecibles, junto con la disminución de la disponibilidad de agua en muchas áreas, serán factores clave para determinar los precios de los alimentos en el futuro, afirma Sonal Varma, economista jefe para India y Asia sin Japón en Nomura Singapore Ltd. “El cambio climático será un impulsor muy importante de los precios de los alimentos en el mediano plazo. Este es definitivamente un riesgo que vale la pena ver a nivel mundial”.

Los últimos tres meses han batido récords de calor para invierno con temperaturas de casi 1,4 grados centígrados más altas que el anterior invierno más cálido, hace solo cuatro años.

Los cultivos de trigo han estado latentes durante un invierno más cálido, lo que impide que las plantas desarrollen su resistencia habitual contra el daño por heladas.

La lluvia incesante de otoño se sumó al clima inestable, lo que mantuvo las plantaciones de trigo británicas en su nivel más bajo en 40 años y también limitó la superficie en Francia. Pronosticadores como Coceral y Strategie Grains ya vinculan la cosecha 2020 de la UE al menos 5% por debajo de la excelente cosecha de la temporada pasada.

Un clima más cálido ha contribuido a campos empapados en todo Estados Unidos. Las siembras de trigo de invierno cayeron a su nivel más bajo en más de un siglo a medida que el grano se hizo más difícil de sembrar. Eso fue especialmente para el trigo rojo suave de invierno, cuyas siembras en estados críticos como Illinois se desplomaron 25%.

Las temperaturas heladas, la lluvia y la nieve que diezmaron las plantas y la cosecha el último trimestre perjudicarían las cosechas de remolacha en Minnesota, Dakota del Norte, Montana, Wyoming y Nebraska. Cerca del valle del Río Rojo, las condiciones fueron las peores en casi cuatro décadas, y los productores dejaron franjas de remolacha y maíz sin cosechar.

“Tenemos una situación muy frágil para nuestros productores”, que no están ganando lo suficiente para cubrir los gastos, dijo Luther Markwart, vicepresidente ejecutivo de la asociación azucarera. La grave sequía en Tailandia redujo drásticamente la producción de azúcar en uno de los mayores exportadores mundiales de edulcorantes.
La producción de azúcar puede caer en 30%, de 10 millones de toneladas a 9 millones, debido al clima seco. “Esta es la primera vez que veo la caña de azúcar morir en los campos por la sequía”, según Nutthapol Asadathorn, director ejecutivo de Thai Roong Ruang Sugar Group.
Clima en China
El clima seco y cálido en algunas áreas del norte de China en mayo golpeó el llenado de granos de los cultivos de trigo de invierno, mientras que las altas temperaturas persistentes en el área también dañaron algunos cultivos de maíz de verano. Un diluvio de clima húmedo y las temperaturas heladas golpearon partes de las praderas canadienses el otoño pasado, lo que detuvo la cosecha y dejó algunos cultivos de trigo y canola varados en el campo. Canadá es el mayor productor de canola del mundo y uno de los mayores exportadores de trigo.

FUENTE

Deja un comentario