Bioetanol con drones

El método diseñado por los científicos permite agilizar la mejora genética de los cereales que se utilizan para producir bioetanol.

Un equipo liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España diseñó un nuevo método basado en la utilización de drones para escoger los cereales más aptos para la producción de bioetanol, el combustible que se obtiene a través de la fermentación de los azúcares de algunas plantas.

Gracias a los avances tecnológicos, es posible convertir los residuos orgánicos, de frutas, plantas, árboles y cualquier materia vegetal en alcohol etílico, mejor conocido como Bioetanol o Biocombustible.

De forma general, se obtiene a partir de la caña de azúcar, del maíz, del sorgo o de otras especies, como la remolacha.

Lo más eficiente que existe hasta ahora,  en términos energéticos y ambientales, es la utilización de la caña de azúcar para la obtención de este biocombustible, proceso que ha sido probado en al menos 66 países.

En América, solo Venezuela, Bolivia, Guyana y algunos países de América central no desarrollan este biocombustible como un sustituto de la gasolina común. Aunque, algunas de estas naciones discuten la posibilidad de establecer alianzas y sustituir gradualmente la gasolina con el etanol de caña.

Ahora bien, el método diseñado por los científicos del CSIC permite agilizar la mejora genética de los cereales que se utilizan para producir bioetanol, ya que el uso de los drones permite caracterizar de una forma rápida y no destructiva las plantas y seleccionar las variedades más adecuadas.

FUENTE

Deja un comentario