Bacterias benéficas: Promotores biológicos de crecimiento para el cultivo de trigo

Bacterias benéficas: Promotores biológicos de crecimiento para el cultivo de trigo

Por Pablo Santos

La creciente demanda mundial de alimentos supone un desafío para los agricultores. Producir más, y de forma sustentable y sostenible es una de las metas a cumplir, para lograr una agricultura eficiente y amigable con el medio ambiente. En éste contexto, las Rizobacterias Promotoras de Crecimiento Vegetal (PGPR) son una alternativa biológica para seguir innovando en cultivos fundamentales, como por ejemplo, el Trigo.

En la rizosfera, el entorno edáfico cercano a las raíces, se encuentra un conjunto importante de de microorganismos entre los cuales hay bacterias y hongos, con diferentes relaciones y efectos para las especies vegetales. Las bacterias que manifiestan acciones benéficas, son conocidas como rizobacterias promotoras de crecimiento vegetal o PGPR (Plant Growth Promoting Rizobacteria), por sus siglas en inglés. A lo largo de años de investigación científica, varios grupos de bacterias han sido eficientemente aislados y multiplicados para el desarrollo de inoculantes para su aplicación en escala extensiva. Entre las bacterias benéficas mas estudiadas para su aplicación en semillas, se encuentran Pseudomonas spp. y Azospirillum spp..

26369

Azospirillum spp. actúa a través del triptófano y el Ácido indol acético haciendo que las raíces de los cultivos produzcan exudados compuestos por auxinas, citoquininas, etc, los cuales trabajan provocando una mayor proliferación de los pelos radiculares. Estos permiten captar más agua y nutrientes dando de esta manera un mayor crecimiento y desarrollo del cultivo, situación que muchas veces produce un aumento del rendimiento. A su vez, ésta bacteria puede fijar nitrógeno en forma libre y suministrar este nutriente al cultivo con el cual convive. En el caso de Pseudomonas fluorescens, por ejemplo, la bacteria puede transformar a soluble, el fósforo insoluble, lo cual permite a las plantas cultivadas poder capturar mayor cantidad de éste nutriente.

Diversos ensayos se han realizado con promotores de crecimiento en trigo, incluso en combinaciones con diversos fertilizantes, en la región pampeana de Argentina. Variados estudios se han llevado a cabo a través de empresas privadas, así como también organismos públicos como el INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria). Azospirillum brasiliensis, permitió obtener un aumento de rendimiento promedio de hasta 427 kg/ha, aplicando en conjunto con fertilización nitrogenada. Al aplicarla junto a dosis de reposición de N, P y S, la inoculación con esta misma bacteria, provocó un incremento en la biomasa radicular y aérea, y en los rendimientos de granos y sus componentes. En forma combinada, Azospirillum brasiliensis y Pseudomonas fluorescens, lograron mejoras de rendimientos del 6,5 %, y al combinarlas con 60 kg/ha de PDA (Fosfato Diamónico) + 100 kg/ha de Urea, los incrementos en rendimiento alcanzaron el 12 %.

En la actualidad, se está investigando arduamente con bacterias del género Bacillus spp. Se puede utilizar como insecticida y fungicida ya que es capaz de producir antibiosis sobre muchos hongos y bacterias que afectan a la planta. La subtilina liberada por B. subtilis actúa sobre la pared celular de los hongos. Actualmente se pueden encontrar en el mercado algunos productos comerciales para controlar hongos y bacterias. Así mismo en Perú, se han estudiado efectos reductores de poblaciones de nematodes, con resultados exitosos. Además se destaca el incremento de inflorescencias en especies florales, como Lilium sp., incrementos de rendimientos del 54 % en Fragaria x ananasa (México), y un aumento mayor al 80 % de materia seca aérea y radicular en Phaseollus vulgaris; esto último según datos de investigaciones llevadas a cabo por el Embrapa (Brasil).

El trigo (25)

Particularmente en el cultivo de trigo, según diversos ensayos llevados a cabos en la Estación Experimental Agropecuaria San Antonio de Areco (INTA), se observó que la inoculaciones en semillas, previo a la siembra, permiten el aumento del crecimiento radical incrementando la exploración del suelo, mejorando el acceso al agua y a nutrientes limitantes para la normal producción de los cultivos. En este sentido, se reducen procesos de pérdida de nutrientes móviles, se atenúan periodos de moderado estrés hídrico y mejora la capacidad de fijación de carbono, aumentando la biomasa y mejorando la fijación de granos. A lo largo de los últimos años una gran cantidad de ensayos experimentales en la región pampeana, demostraron mejoras promedio en los rendimientos, de aproximadamente 7%, con combinación con fertilización nitrogenada y fosforada, aplicándola tanto a la siembra como en fase vegetativa, según sea necesario. En casos excepcionales se han observado incrementos de rendimientos de hasta un 39 %, aplicando B. subtillis, en conjunto con Azospirillum brasiliensi.

Bacillus amilolyquefaciens, otra importante bacteria del género, comparte propiedades biocontroladoras con B. subtillis y, además, según diversos estudios demostró una mejora en cuanto al desarrollo vegetativo de las más variadas especies, en condiciones edáficas de elevada salinidad, como es el caso de de la aplicación en algunas especies del género Prosopis sp., en Chile. Particularmente en trigo, ha demostrado ser una bacteria que mejora las condiciones del cultivo en situaciones de stress hídrico moderado. Tanto en Egipto, como en la región pampeana de Argentina, se ha observado un comportamiento altamente positivo, bajo estas condiciones de balance hídrico negativo.

El cultivo de Trigo, ha sido uno de los más estudiados y beneficiados con el desarrollo comercial de inoculantes compuestos por bacterias benéficas, pero la experiencia demuestra que se pueden llegar a resultados satisfactorios tanto en otros cultivos extensivos, como ser Maíz, Soja, Girasol u Arroz, así como también en cultivos intensivos y/o de valor floral u hortícola.

Como perspectiva global, teniendo en cuenta la creciente demanda mundial de alimentos, resulta preponderante aumentar la productividad. Actualmente una problemática de discusión es el alto costo, tanto económico como ambiental, de los fertilizantes químicos en cultivos extensivos como el trigo. En éste contexto, las Rizobacterias Promotoras de Crecimiento Vegetal adquieren relevancia estratégica, habiéndose demostrado sus efectos positivos en la mayor parte de los casos de estudio. La inoculación con bacterias benéficas, se trata de una técnica en sintonía con una agricultura más sustentable y sostenible.

FUENTE: Agriculturers.com

Deja un comentario