Avanzando con plantas resistentes al cambio climático

El instituto estadounidense de investigación científica “Salk” busca alternativas para hacerle frente a los cambios climáticos; en el marco del la “Iniciativa para el Aprovechamiento de las Plantas” que lleva adelante el instituto, científicos descubrieron un método para diseñar plantas genéticamente para que produzcan raíces más profundas, lo que impactaría favorablemente en el almacenamiento de carbono y las haría más resistentes a las sequías e inundaciones.

Las raíces profundas, de acuerdo a lo investigado,ayuda a que la planta almacene más carbono, ya que el suelo es más estable en mayor profundidad. Se trata de un desafió importante que podría ser la clave para substituir ante los inminentes peligros que atraviesa el planeta por el calentamiento global.

El crecimiento de la raíz depende de la hormona auxina, en ella estuvo puesto el foco de la investigación. El estudio que fue publicado en Cell, detalla que utilizaron una planta de Arabidopsis para identificar el gen específico que controla la cantidad de auxina que llega a la punta de la raíz. Este gen, denominado EXOCYST70A3, está presente en todas las plantas, por lo que la posibilidad de aplicar la misma metodología en otras plantas, es amplia. “Será particularmente útil en muchos cultivos como el maíz, que por su tamaño pueden desarrollar sistemas de raíces profundas”, dijo Wolfgang Busch, autor principal de la investigación.

Al observar en detalle el gen EXOCYST70A3, los investigadores llegaron a la conclusión de que apagando o ampliando la actividad de éste, las raíces que normalmente serían poco profundas, comienzan a enraizarse con mayor profundidad. Las raíces almacenan carbono en carbohidratos que son degradados por microbios del suelo y luego liberados a la atmósfera. Este método colaboraría con la disminución de ese proceso, “la idea no es almacenar más carbono, sino almacenar carbono en partes del suelo en el que es más estable”, generando menos probabilidades de que el carbono vuelva a la atmósfera.

Los sistemas de raíces profundas, pueden ayudar a una planta a sobrevivir con menos agua; ya que el sol seca la capa superficial del suelo pero no los depósitos de agua bajo tierra. A su vez, según Busch “una mayor cantidad de carbono en el suelo, aprovechado por sistemas de raíces,puede ayudar a aumentar el contenido de agua en el suelo y también proporcionar estabilidad al mismo protegiéndolo de la erosión de las inundaciones”.

Las plantas son perjudicadas por cambio climático, pero también pueden contribuir, a través de estos desarrollos,  a frenar las devastadoras consecuencias que trae aparejado el daño al planeta. Las expectativas están puestas en que se invierta en el desarrollo de éste tipo de investigaciones que serán a largo plazo de suma utilidad.

FUENTE

Deja un comentario