Arroz modificado produce más granos y emite menos metano

Arroz modificado produce más granos y emite menos metano

En condiciones óptimas, genera un 0,3% del gas frente al 10% de las plantas control y un 43% más de granos. Tardará hasta 20 años en llegar a los agricultores

No todas las soluciones para mitigar el cambio climático implican que los humanos modifiquen sus hábitos. En un trabajo publicado en Nature, unos investigadores presentan una nueva planta de arroz modificada genéticamente que reduce las emisiones de metano, un gas de efecto invernadero 20 veces más potente que el dióxido de carbono. Pero aún quedan entre 10 años y 20 años para que se ponga a disposición de los agricultores.

El nuevo arroz se diferencia en un solo gen, procedente de la cebada. El gen hace que el arroz produzca menos metano y aumente la producción de granos en un 43% por planta. “Durante tres años de pruebas de campo ha funcionado muy bien”, afirma Chuanxin Sun de la Universidad de Ciencias Agrícolas de Suecia, el principal autor del estudio. Fue especialmente efectivo durante el verano, dice, cuando redujo las emisiones de metano al 0,3%, en comparación con el 10% de las emisiones de las plantas del grupo de control. El nuevo arroz redujo las emisiones de forma menos dramática en otoño debido al descenso de las temperaturas, pero aun así redujo las emisiones de metano a la mitad.

El equipo de Sun introdujo un gen de la cebada al arroz para que almacene más carbón –es decir almidón y azúcar– en los tallos y granos, y menos en las raíces. Pero los investigadores no han podido observar todavía de primera mano que los cambios en el almacenaje de carbón representen la causa de la reducción de metano. Parece plausible puesto que los arrozales producen el gas de efecto invernadero cuando sus raíces filtran carbón a la tierra, donde unos microbios lo convierten en metano. Si se hace disponible una cantidad menor de carbón a los microbios, estos, en teoría, emitirían menor cantidad de metano. Se desconocen de momento los otros efectos que podría tener el nuevo arroz modificado genéticamente sobre las complejas comunidades de microbios que se encuentran en la tierra.

Después de realizar más pruebas a mayor escala y de realizar mediciones más precisas de las emisiones exactas de metano y de la producción del arroz genéticamente modificado, Sun dice que el próximo paso será emplear técnicas tradicionales de cultivo para crear una variedad de arroz que “básicamente es igual científicamente” que el arroz modificado genéticamente, incluido el mismo gen añadido. “Ahora está claro que es un problema de organismos modificados genéticamente (OMG), y no podemos entregar esta variedad directamente a los agricultores. Tenemos que emplear técnicas tradicionales de cultivo para hacer la nueva variedad aceptable para la sociedad para poder suministrar a los agricultores”. Este proceso llevará otros cinco a diez años.

El consumo global anual de arroz es aproximadamente de 150 libras (unos 61,2 kilos) por persona. “Se cree que el cultivo de arroz tendrá que aumentarse” para alimentar a la población mundial al alza, dice el biólogo de microbiología de humedales Paul Bodelier, que sirvió como revisor del estudio. A no ser que cambie algo, también supondrá un aumento en las emisiones de metano. “Cualquier reducción en esta área será muy importante”.

FUENTE: technologyreview.es VÍA biotecnologiasi

Deja un comentario