Aprovechar las nuevas tecnologías y el entorno digital para comercializar sin intermediarios

Las nuevas tecnologías y el entorno digital se dan la mano para crear un mercado alternativo donde el agricultor podrá vender sus productos sin intermediarios y al precio que él decida. La era de internet va a hacer posible desterrar para siempre una de las limitaciones endémicas de la agricultura y por fin el agricultor tiene a su alcance un canal de venta con plena libertad para la fijación del precio que quiere recibir por su cosecha. Al menos, esa es la intención de los fundadores de M2AD, el mercado virtual agrario que “quiere romper barreras y ofrecer al agricultor, por primera vez, un contacto directo con los compradores”, explica Mar Garrido, una de las promotoras de este market place agrario en un entorno B2B.

Este original y pionero mercado digital agrario ha necesitado muchos meses de trabajo frente al ordenador para ponerlo a punto. Programadores y economistas forman el equipo técnico que hace posible este ambicioso proyecto, impulsado por una almeriense que conoce en profundidad los entresijos de la producción y la comercialización de frutas y hortalizas.

Mar Garrido tiene, además del conocimiento adquirido por haber nacido en la tierra del mar de plástico, una dilatada trayectoria como profesional del marketing en varias cadenas de distribución, tanto en España como en Francia. Desde hace años, ha ido observando una concentración cada vez mayor del poder de compra en las grandes cadenas de distribución, al mismo tiempo que el comportamiento del agricultor ha ido cambiando.

“Los agricultores están descontentos y cansados de tantos intermediarios, a la vez que han ido cambiando de actitud y ahora los productores están cada vez más conectados al mundo digital. Esto nos llevó a decidirnos, porque es el momento adecuado para la puesta en marcha de un mercado alternativo que ofrezca, por fin, la oportunidad que el agricultor lleva muchos años esperando”, asegura Mar Garrido, quien hace realidad este proyecto con la ayuda de Card Consulting, su socio tecnológico.

En una primera fase, el mercado digital agrario pondrá a la venta frutas y hortalizas de Almería. Aunque es posible que ya se comercialice sandía antes del verano, el arranque oficial de M2AD tendrá lugar a partir de septiembre, con el inicio de la próxima campaña agrícola. “Queremos empezar por Almería, porque es una zona de producción tan importante que nos garantiza volumen y una oferta de producto muy diversificada”, añade Mar Garrido. No obstante, el objetivo es llegar a otras zonas productoras españolas y, más adelante, ampliar el mercado digital con oferta de productos cultivados en otros países. Inicialmente, se ofertarán seis productos: tomate, pepino, calabacín, pimiento, berenjena y sandía.

La plataforma de venta ha requerido de una compleja programación informática, aunque su interfaz de usuario es completamente intuitiva y muy fácil de usar, tanto para el agricultor como para el comprador. “Hemos puesto mucho esfuerzo para diseñar una experiencia de venta y de compra muy usable, lúdica e intuitiva”, según los promotores. En el fondo, el mercado digital agrario pretende albergar en el futuro a una gran red social de agricultores y convertirse así en un gran punto de encuentro donde se intercambien conocimientos y experiencias y donde cada vendedor pueda conocer los comentarios y puntuaciones de los compradores sobre las diferentes ofertas disponibles, que serán una herramienta básica para definir la reputación virtual de cada productor.

Módulo de gestión

Vender en el entorno digital necesita ser un proceso transparente y que genere confianza entre las partes. Por este motivo, cada agricultor que sea usuario de la plataforma digital tendrá su propio módulo de gestión donde publicará toda la información relacionada con su cultivo, desde la ubicación de la finca mediante geolocalización hasta las prácticas y tratamientos que se han llevado a cabo.

Para poder ofertar un producto, el agricultor deberá contar antes con alguna certificación de calidad, que deberá estar en vigor y publicada en la plataforma. De esta forma, cualquier comprador podrá conocer el estándar de calidad de cada productor, así como los criterios que ha seguido en el manejo del cultivo, ya sea en producción convencional, en integrada o en ecológica.

Con estas medidas de transparencia y rigor, y con una trazabilidad contrastada, los promotores de M2AD están convencidos de que este mercado digital agrario crecerá rápidamente en número de usuarios. De hecho, las grandes cadenas ya se han interesado por esta iniciativa que les va a permitir comprar producto en un momento concreto de la campaña directamente al agricultor y sin intermediarios.

“Hay libertad para fijar los precios. El agricultor decide el precio al que ofrece su cosecha y el comprador puede examinar todas las ofertas disponibles y elegir la que más le convenga, con la ventaja de saber que es un producto fresco que va a llegar a su destino directamente desde el campo, sin pasar antes por ningún centro de distribución”, explica Mar Garrido, directora de M2AD. “No somos los competidores de los canales tradicionales de comercialización, somos un mercado alternativo”, añade.

Tanto el vendedor como el comprador, a través de este mercado digital agrario, obtienen como beneficios su independencia comercial y el poder de decisión en la fijación de precios. Además, hay otros beneficios añadidos, como un previsible aumento de ingresos por vender sin intermediarios, fijando precios de venta superiores al canal tradicional. “El agricultor verá mejorada su rentabilidad y podrá gestionar mejor su producción al anticipar la venta de productos, programando lotes de una manera planificada y organizada”. Para el comprador, el beneficio más importante radica en reducir costes al poder comprar sin intermediarios. El comprador puede además mejorar su rentabilidad con un sistema de recomendación de precios, anticipar la compra de productos programando orden de compra de una manera planificada y organizada y obtener transparencia y flexibilidad en cada operación.

Se buscan inversores

Una vez desarrollada la plataforma comercial on line, los promotores de M2AD buscan ahora a dos perfiles de socios, imprescindibles para que el mercado digital agrario se ponga en marcha. Se necesitan socios compradores y socios productores. El perfil de socio comprador es muy amplio, ya que en M2AD podrán operar tanto mayoristas y grandes cadenas, como empresas del canal Horeca, minoristas o comedores colectivos y empresas de catering.

Los socios productores podrán invertir en la plataforma. Por ello, los promotores de este innovador mercado digital agrario se encuentran ahora en la fase de captación de capital externo. M2AD no es un mercado abierto y tampoco permite que detrás de la oferta de un producto haya una persona anónima o un productor que no esté previamente registrado y con su módulo de gestión completamente operativo.

Se han diseñado dos vías para la participación como inversor. Por un lado, se ha creado la figura del socio fundador inversor, que no participa de la gestión del negocio, y que no tiene que ser necesariamente agricultor. El socio fundador inversor realiza a M2AD un préstamo por valor de 5.000 euros. Posteriormente, la retribución del capital será del 20% el primer año, 15% el segundo año y el 10% al tercer año. A partir del tercer año se renegocian las condiciones o se devuelve el capital inicial. Por otra parte, se ha creado la figura del socio fundador de capital, que realiza una aportación por valor de 10.000 euros a M2AD y obtiene a cambio el 1% del capital social.

En este momento, los contactos con los agricultores de Almería son diarios. Para iniciar el mercado digital agrario se quieren conseguir entre 30 y 40 socios inversores para completar los aproximadamente 300.000 euros de capital social que harán operativo este proyecto.

“Buscamos productores buenos, con inquietudes, que sepan hacer muy bien su trabajo, que sean innovadores y que además tengan cierto volumen de producción”, explica Mar Garrido.

Claramente, M2AD tiene dos unidades de negocio diferenciadas. Por un lado, las operaciones por volumen, cuyo destino serán los mercados mayoristas y las grandes cadenas. Por otro lado, habrá una línea de negocio más orientada a pequeños establecimientos que no requieran grandes volúmenes de compra, como pueden ser restaurantes o fruterías de barrio. Esta dos unidades de negocio marcan también las necesidades logísticas de transporte de este mercado digital agrario, ya que sus impulsores ofrecen transporte adaptado a las necesidades de cada comprador, en función del volumen de compra y del destino de cada operación.

FUENTE

2 Comentarios

  1. Pingback: Aprovechar las nuevas tecnologías y el entorno digital para comercializar sin intermediarios

  2. Pingback: Aprovechar las nuevas tecnologías y el entorno digital para comercializar sin intermediario – IRPA

Deja un comentario