Antibióticos en nuestros cultivos

Antibióticos en nuestros cultivos

Debido a la consciencia generalizada del uso excesivo de antibióticos y el desarrollo de resistencias bacterianas se reclama desde hace tiempo un mayor control de su uso tanto en medicina humana como veterinaria. Lo que es menos conocido es que los antibióticos se usan habitualmente en la producción de cultivos y, según una nueva investigación, se recomiendan con mucha más frecuencia y en una variedad de cultivos mucho mayor de lo que se pensaba anteriormente.

El uso de antibióticos para controlar las enfermedades de las plantas no es nuevo, se han utilizado durante décadas en cultivos como manzanas y peras, después de haberse demostrado que son un medio eficaz para controlar algunas enfermedades bacterianas, sin embargo, el alcance de su uso en todo el mundo ha sido poco estudiado y es en gran parte desconocido.

Una reciente investigación conjunta de la FAO, la OIE y la OMS sobre el uso de antibióticos encontró que el número de países que actualmente controlan el uso de antibióticos en la agricultura es muy bajo en comparación con aquellos que controlan su uso de antibióticos en los ámbitos veterinario y médico.

De los 158 países encuestados, solo el 3% indicó que tenía algún tipo de evaluación periódica de los tipos y cantidades de uso de antibióticos en los cultivos. Esto contrasta fuertemente con los países que cuentan con sistemas de control para uso humano (26%) y salud animal (23%). Esta falta de datos sobre el uso de antibióticos en la agricultura basada en cultivos ha llevado a muchas personas a suponer que las cantidades utilizadas son insignificantes.

La nueva investigación fue un análisis de más de 436.000 registros de clínicas de plantas Plantwise en 32 países entre 2012-2018. Reveló que los antibióticos, algunos de los cuales se consideran críticamente importantes para la medicina humana, se recomiendan para su uso en más de 100 cultivos y, en algunos casos, en grandes cantidades y como tratamientos profilácticos.

El documento, publicado en ‘CABI Agriculture and Bioscience’, estima que anualmente 63 toneladas de estreptomicina y 7 toneladas de tetraciclina (ambos antibióticos de importancia crítica en medicina humana) se rocían en el cultivo de arroz solo en el sudeste asiático. En algunos años y en algunas regiones, casi el 10% de las recomendaciones de arroz presentaron un antibiótico.

Si bien los antibióticos se usan predominantemente contra enfermedades bacterianas, existe una proporción alarmante de recomendaciones que contienen antibióticos contra otros problemas de cultivo en los que el antibiótico no tendrá efecto.

El doctor Philip Taylor, autor principal del estudio, destaca que “hay una proporción considerable de asesores de cultivos que recomiendan antibióticos contra las plagas de insectos, o los asesores no saben que no tendrán impacto en las plagas de insectos o están recomendando antibióticos como medida preventiva contra enfermedades bacterianas”.

Los investigadores encontraron que se recomiendan 11 antibióticos (a menudo combinados) en cultivos cultivados en los países de las Américas, el Mediterráneo Oriental, el Sudeste Asiático y el Pacífico. La variación regional es considerable tanto en cantidad como en clase de antibióticos, pero fue notable que no se registraron recomendaciones de antibióticos en África, a pesar de la gran cantidad de registros de esta región.

“Es muy interesante que no haya registros de África, puede sospechar que esto se debió al precio, pero esa no parece ser la razón”, añade el doctor Taylor.

Aunque las cantidades utilizadas en los cultivos a nivel mundial son relativamente pequeñas en relación con el uso médico y veterinario, este nicho proporciona algunas vías únicas por las cuales podría desarrollarse resistencia en los patógenos humanos.

Se ha demostrado que cuando los antibióticos se mezclan con otros agroquímicos, las bacterias pueden desarrollar resistencia al antibiótico hasta 100.000 veces más rápido. Esto, junto con el consumo de alimentos crudos, puede proporcionar una vía para la producción de bacterias resistentes.

El coautor, el doctor Rob Reeder, explica que “se justifica una mayor investigación sobre la escala del uso de antibióticos en la protección de cultivos, ya que el potencial de interacciones con otros productos de protección de cultivos que podrían promover la resistencia cruzada o la selección para la resistencia a los antibióticos es considerable”.

“Se presta una atención considerable al uso médico y veterinario de antibióticos, pero hay una escasez de datos sobre su uso en la producción mundial de cultivos (advierte). El único uso bien documentado de antibióticos en los cultivos es el de la fruta en los Estados Unidos. Estos datos parece indicar que el uso de antibióticos en la producción de cultivos es más extenso de lo que sugeriría la mayoría de la literatura”.

Según recuerda, “alguna evidencia sugiere que los cultivos son un vehículo potencial para que las bacterias resistentes entren al intestino humano y es un área donde se necesita más investigación”.

La ciencia en torno al desarrollo de la resistencia a los antibióticos todavía se está debatiendo acaloradamente con aquellos que defienden su uso en los cultivos y señalan rápidamente que no hay evidencia comprobada de que la resistencia se haya propagado de bacterias patógenas de plantas a patógenos humanos o animales.

“Se espera que los datos presentados en este documento aumenten el debate sobre el uso de antibióticos contra los patógenos de los cultivos y que la producción de cultivos se incluya bajo el paraguas de una sola salud”, destaca.

FUENTE

Deja un comentario