Ante la crisis se podría acelerar la adopción de tecnologías

Ante la crisis se podría acelerar la adopción de tecnologías

Es probable que la pandemia del coronavirus tenga una influencia amplia y a largo plazo en el sector agrícola. Durante el estado de alarma en el que nos encontramos, la producción de alimentos no se detiene, y el sector necesita ser rápido y adoptar un enfoque inteligente e innovador para mejorar su productividad.

En este escenario, «las nuevas tecnologías se convierten en el gran aliado de los profesionales agroalimentarios para alcanzar estos nuevos objetivos surgidos en la era del Covid-19», declara Manuel Pérez Ruiz, director del Máster en Agricultura Digital e Innovación Agroalimentaria que imparte la Universidad de Sevilla.

Un título que encara su recta final y en el que la crisis sanitaria provocada por el Covid-19 no sólo ha suspendido las clases presenciales, hasta ahora obligatorias, sino que ha «forzado» a incorporar contenido nuevo al curso. Así, de la mano de la Corporación Tecnológica de Andalucía, se ha abordado cómo diseñar un plan de transformación digital en momentos de crisis como la actual.

Una crisis en la que el sector agrario no ha parado su actividad y en la que las nuevas tecnologías de la agricultura de precisión han jugado un importante papel, permitiendo controlar la evolución de los cultivos y del riego de estos a distancia, a través del móvil o del ordenador, evitando los desplazamientos y minimizando así el riesgo de contagios a este virus.

Cambios en el sector

«El tremendo impacto económico, político y social que estamos viviendo supondrá cambios importantes en el sector agrícola y las nuevas tecnologías serán adoptadas con mayor celeridad de manera casi inevitable, buscando incrementar la seguridad de los alimentos que producimos, la trazabilidad y la sostenibilidad», destaca el director del Máster y profesor de la Hispalense.

«Las prioridades han cambiado de un día para otro» añade Pérez Ruiz. Así, «si hace tan solo unos días estábamos pensando en las vacaciones de Semana Santa o en las reivindicaciones de unos precios justos para el sector agropecuario, ahora estamos centrados en el cuidado y la atención de las explotaciones ganaderas y en la producción de alimentos para atender una demanda creciente de los consumidores» destaca el máximo responsable del Máster.

Los alumnos continúan formándose online, a través de la Plataforma Virtual de la Hispalense y se centran actualmente en el último módulo que se imparte, centrado en robótica y 3D agrícola. Esta II edición del Máster cuenta con un 90% de alumnos con la titulación de ingeniero agrónomo y están adquiriendo competencias en aspectos relacionados con la robótica móvil y con vehículos inteligentes, así como con la programación de robots para tareas agrícolas concretas.

Prototipos reales

Nuevas tecnologías como la robótica «van a tener en el sector agrario un impacto directo en cuanto a la mano de obra y a la productividad» señala Manuel Pérez, que explica que los alumnos tienen como mentores a profesionales del ámbito académico, empresarial y del emprendimiento.

Así, Francisco Rovira, director del laboratorio de robótica agrícola de la Universidad Politécnica de Valencia, ha hecho hincapié en el papel de tecnologías como la robótica para solventar algunos de los principales retos que afronta la agricultura actual, como pueden ser el relevo generacional o la necesidad de garantizar el alimento a la creciente población mundial.

Además, aprenden con prototipos reales. Es el caso de un sistema eléctrico integral de recolección de fresas, que permite visualizar la fresa, procesar la imagen, tomar la decisión de recolectar o no, cortar la fresa y desplazarse en el campo de forma autónoma.

Los alumnos también se han familiarizado con equipos de aplicación robóticos dotados con visión artificial y detección en tiempo real de malas hierbas en cultivos como cereal, olivar y maíz. «Este tipo de tecnologías combinadas con flota de vehículos autónomos y aperos inteligentes serán realidad en los próximos 10 años», ha señalado Ángela Ribero, Vicepresidenta Adjunta de Transferencia de Conocimiento del CSIC y docente del Máster.

Este título, cuya tercera edición ha sido ya anunciada y abrirá preinscripción el próximo mes de junio, ofrece a los alumnos las competencias necesarias para implantar y liderar proyectos de digitalización e innovación agrícola, respondiendo a la demanda de este tipo de perfiles. Sin duda, una opción atractiva en estos momentos en los que la formación se ha convertido en una apuesta importante para mejorar un sector que, está demostrando más que nunca, su rol estratégico para la sociedad.

FUENTE

Deja un comentario