Animal microscópico controla plaga del melón

Animal microscópico controla plaga del melón

Colombia. El acaro de la familia Laelapidae es el depredador de los thrips, insectos que atacan cultivos de melón y habichuela. El control biológico reduce costos para los agricultores, contaminación y riesgos para la salud.

El thrips del melón, conocido científicamente como Thrips palmi Karny, es una plaga polífaga y exótica registrada por primera vez en Indonesia en 1925. En Colombia, estos diminutos insectos (miden alrededor de un milímetro) fueron reportados en 1997, en los municipios de El Cerrito y La Unión, en el Valle del Cauca. Sus mayores víctimas, desde entonces, han sido los cultivos de melón, habichuela y pimentón.

El control de los thrips ha presentado grandes dificultades, debido a su alta tasa de reproducción, la variedad de cultivos que ataca, el mal uso de los plaguicidas y la capacidad de resistencia a estos, según experiencias de campo y reportes del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA). A ello se suman los efectos en el medioambiente y los riesgos para la salud, derivados del uso de insecticidas de alto espectro.

Con esta información preliminar y a través del Grupo de Investigación en Acarología, coordinado por la profesora Nhora Cristina Mesa, el estudiante de la Maestría en Ciencias Agropecuarias de la U.N., Rodrigo López desarrolló su investigación.

La cría de thrips se hizo bajo condiciones de invernadero sobre plantas de frijol sembradas en materas.
La cría de thrips se hizo bajo condiciones de invernadero sobre plantas de frijol sembradas en materas.

En consecuencia, luego de varias recolecciones de muestras, la docente determinó que en el Valle había un tipo de ácaro reportado como controlador biológico en España y Bélgica, entre otros países. Así, se llegó a los ácaros de la familia Laelapidae, que, al parecer, son la mejor opción para eliminar los thrips.

En las cajitas que se suele empacar mantequilla, el estudiante adicionó hojas y flores con el objetivo de recolectar durante 10 días muestras de los thrips en sus diferentes estados. Posteriormente, los trasladó al invernadero para reproducirlos en un cultivo de fríjol. Este análisis le permitió determinar que estos bajan al suelo para cumplir su ciclo de vida, otro punto a favor para la acción depredadora de los ácaros.

La recolección se hizo en cajas Petri, usadas en microbiología para hacer cultivos. En el laboratorio y ante la falta de una metodología para su reproducción, el estudiante escogió como sustrato (medio de cría) un concentrado para perros. La idea surgió del análisis que ya había hecho otro investigador con este y otros sustratos como el almidón de yuca y las melazas.

En frascos de cinco kilogramos, con 100 gramos de croquetas para perro, el estudiante hizo aspersiones de agua, día de por medio, para favorecer las condiciones de humedad. Después, dejó desarrollar las crías por 40 días, tras lo cual empezó un conteo para conocer el número de ácaros y croquetas necesarios para montar un pie de cría.

En el cálculo, encontró que una cría de T. Putrescentiae (alimento del depredador) se puede establecer con 100 gramos de croquetas y al menos 100 individuos. Al cabo de 40 días, una croqueta puede tener hasta 537 individuos, lo que implica que en un frasco con capacidad para 228 croquetas se producen hasta 122.436.

Posteriormente, depositó los ácaros depredadores en frascos plásticos que contenían Tyrophagus Putrescentiae. Luego, se hicieron evaluaciones, contando durante 40 días, en intervalos de 10, el número de organismos presentes en las 30 croquetas de cada frasco.

La cría de thrips, entretanto, se hizo bajo condiciones de invernadero sobre plantas de fríjol sembradas en materas. Después de observar que se habían empezado a multiplicar y que había una cantidad suficiente, se evaluaron sus diferentes estados con el ácaro depredador. El tiempo de evaluación fue de 10 horas, durante las cuales se revisó el consumo cada dos horas. Así se estableció que la pupa es el estado predilecto para alimentarse.

FUENTE: agenciadenoticias.unal.edu.co

Deja un comentario